Organizar una comida de trabajo

“Lo importante no es lo que se come sino cómo se come”

Epicuro

Las comidas de trabajo, largas y abundantemente regadas con alcohol, parecen cosa del pasado y probablemente les sonarán a chino a los profesionales más jóvenes. Cada vez se celebran menos, especialmente después de la crisis, tanto por restricciones presupuestarias de las empresas como por los cambios en los horarios de trabajo, con una creciente tendencia a reducir el tiempo disponible para almorzar.comida-1

Pero, a pesar de su “mala prensa”, las comidas de trabajo tienen su utilidad, especialmente en actividades en las que es crucial poder establecer relaciones personales cercanas y en ambiente de confianza con profesionales externos, como clientes, proveedores relevantes, potenciales aliados….. Se trata de poder armonizar ante una buena mesa una cita seria propia de una reunión de trabajo con el acercamiento humano, lo formal con lo informal.

Si queremos invitar a un cliente a comer para reforzar este tipo de relaciones personales, recomiendo tener en cuenta los siguientes aspectos:

Al fin y al cabo, las empresas las gestionan personas y esta puede ser una vía excelente para estrechar las relaciones. Eso sí, deben cuidarse mínimamente la etiqueta y los modales para que no acabe siendo una estrategia contraproducente.

comida-humor


Suscribirse a comentarios Respuestas cerradas, se permiten trackback. |

Comentarios cerrados.


Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies