El Departamento de RRHH como aliado

“La tecnología reinventará los negocios, pero las relaciones humanas seguirán siendo la clave del éxito”

Stephen Covey

La función de RRHH en las empresas, tiene una doble naturaleza que genera hasta una cierta esquizofrenia en sus gestores:

Muchas veces, prima en la plantilla la percepción de la primera naturaleza respecto de la segunda. El Dpto de RRHH es quien despide, sanciona, controla, obstruye cambios, desconoce el negocio y está demasiado cerca de los intereses de la dirección. Es el enemigo interno.

De hecho, cuando se pide a los trabajadores que hagan un ranking de la calidad de las funciones dentro de la empresa, la de RRHH suele aparecer en los últimos lugares. Hasta se llega a plantear si tiene sentido mantener un departamento de este tipo en el entorno actual, como muy bien reflexiona la profesora del IE Cristina Simón.

No es de extrañar que esta imagen tan negativa trascienda el mundo empresarial y se manifieste en el teatro (El Método Gronholm, por ejemplo), cine (como la pélicula francesa Recursos Humanos) o en cortometrajes como este, finalista de la X edición del Festival Jameson Notodofilmfest

Pero las funciones de este departamento son muy amplias y, puede convertirse en un aliado del trabajador en su vida dentro de la empresa. De hecho, en muchas organizaciones, la dirección general espera que recursos humanos ayude y sirva de apoyo a otras áreas o líneas de negocio, y también a las personas de la organización.

Algunos aspectos en los que se puede recurrir al departamento de recursos humanos, serían:

 

Si lo que se plantea a recursos humanos es un conflicto de cualquier tipo, sobre todo con el jefe pero también con el equipo, es conveniente hacerlo en positivo, buscando la mejora del rendimiento o de la eficiencia de la empresa o del área concreta, y no como una queja personal.

Por supuesto, todas estas recomendaciones generales deben matizarse en función de las características de la empresa de que se trate, y del departamento de recursos humanos con que cuente, dado que si se trata de una mera correa de transmisión de la dirección para el control, es mejor no involucrarlos en nada. No vaya a ser que nos encontremos con alguien como Catbert, el malvado director de RRHH de Dilbert.

dilbert_catbert


Suscribirse a comentarios Respuestas cerradas, se permiten trackback. |

Comentarios cerrados.


Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies