Cobrar menos y tener más tiempo libre

“¿Quieres ser rico? Pues no te afanes en aumentar tus bienes sino en disminuir tu codicia”

Epicuro de Samos

Es tiempo-3difícil ponerle valor al tiempo y mucho menos al que nos dedicamos a nosotros mismos. No creo que el trabajo sea una maldición divina en cuya práctica no se puede ser feliz, pero siento más que acertada la tendencia de muchos nuevos profesionales que ponen en valor su vida personal y piensan en su bienestar global y no sólo en sus carreras profesionales.

Es probable que los millennials contestaran de forma afirmativa a la pregunta de si prefieren tener más tiempo libre a cambio de cobrar menos y que actuaran en consecuencia, pero no tengo tan claro que si se plantea a otras generaciones estén dispuestos a asumir los sacrificios económicos que implicaría.

Existen mecanismos legales, aunque de alcance limitado, para poder hacer este cambio de tiempo por dinero, que se pueden activar. Los más fáciles y habituales son:

Ninguna de estas opciones es la panacea, ya que el reingreso no está asegurado y, muchas veces, la carrera profesional se resiente al optar por una de ellas. Quizás el permiso no retribuido podría ser la opción mejor, pero depende de la voluntad de la empresa que puede o no concederlo.

Ante tiempo-1esta situación, algunas empresas están dando pasos para facilitar una deseable conciliación sin renunciar a parte de la retribución, centrándose en el denominado salario emocional, ofreciendo horas a la semana para asuntos propios, excedencias remuneradas para determinados niveles en la organización, fomentando el teletrabajo u ofreciendo permisos de varios días al año para participar en actividades de voluntariado.

Aunque ahora parezca muy difícil, creo que en poco tiempo veremos mucha más flexibilidad en la contratación, lo que permitirá que cada cual pueda encontrar el adecuado equilibrio entre las horas destinadas a trabajar y el salario a recibir, de manera que se pueda responder individualmente a la cuestión que trato en este post con acciones concretas. Y así no tener que aguantar situaciones como las de la empresa de Dilbert, sin posibilidad de eludir jornadas maratonianas si no se desean.

tiempo-dilbert


Suscribirse a comentarios Respuestas cerradas, se permiten trackback. |

Comentarios cerrados.


Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies