#12 Cómo llegar a buen puerto

Jaime Beltrán

—Director de Desarrollo de Negocio del Puerto de Huelva

Jaime Beltrán

El Puerto de Huelva se ha convertido en un importante motor económico para este país gracias al aumento exponencial en su tráfico de mercancías y el impacto que el mismo está provocando en la economía local y nacional.

La actual pujanza es fruto de un cambio en el planteamiento del negocio portuario, que ha sabido no solo aumentar sus usos tradicionales, sino incorporar al mismo tiempo una estrategia de diversificación empresarial.

Es oportuno resaltar el decisivo papel que el departamento de Desarrollo de Negocio, bajo la dirección de Jaime Beltrán, está jugando en esta exitosa transformación, sin olvidar que todos los equipos de la Autoridad Portuaria de Huelva están implicados en este cambio de visión estratégica.

La evolución profesional de Jaime Beltrán hacia puestos de dirección y gestión es atípica, si nos atenemos a su formación como doctor ingeniero industrial. Desempeñó funciones como auditor de sistemas de gestión para AENOR, su progresión como responsable de un departamento técnico en el Instituto Andaluz de Tecnología, especialmente dedicado a proyectos en logística y transporte, le implicaba manejar recursos humanos y económicos cada vez mayores.

Fue entonces, en 2015, cuando Jaime Beltrán se dio cuenta de que necesitaba mejorar su preparación para adaptarse a sus nuevas y crecientes responsabilidades. El Master Executive MBA de EOI le aportó las herramientas y los conocimientos necesarios para elaborar planes de negocio de alta dirección y liderar equipos de alto rendimiento.

Como cabía esperar, los valores personales de Jaime también han sido esenciales en su éxito profesional. Es clave su arraigada necesidad de aprender constantemente: “Creo que el mundo evoluciona a tal velocidad que tienes que adaptarte a ese cambio que se genera y necesitas tener esa motivación por aprender”.

Pero para poder avanzar en ese camino de aprendizaje, “es muy importante ser constante y tener un objetivo claro de a dónde quieres apuntar. Y que ese objetivo sea realista y acorde con tus capacidades y tu historia”.

Jaime Beltrán no cree en la figura del líder que actúa y decide en la soledad del despacho, sino que reivindica que el único camino para la obtención de resultados es el que se origina gracias a la compenetración del trabajo en equipo. “Para mí el integrarme y el ser integrador es uno de los factores que más valoro y que más me definen”, afirma. Por eso no duda en apoyar la promoción de sus compañeros para que desplieguen sus capacidades en la máxima potencia.

“Creo que es fundamental equilibrar y balancear todos los aspectos y no se es menos profesional por dedicarle tiempo a tu familia.”

La realización profesional de Jaime no sería posible sin una saludable conciliación familiar. “Creo que es fundamental equilibrar y balancear todos los aspectos y no se es menos profesional por dedicarle tiempo a tu familia”.

En este sentido, la determinación por hacer el MBA, con el sacrificio de tiempo y dedicación a los suyos que suponía, fue fruto de una decisión consensuada en su hogar.

La actividad original del puerto de Huelva desde el siglo XIX estuvo marcada por ser la salida natural a la producción de la cuenca minera de la provincia, a la que posteriormente se ha sumado su vertiente industrial, con la instalación de empresas como la refinería de CEPSA, Enagás y la industria del cobre, entre otras. Esto ha supuesto que la gestión del tránsito de graneles líquidos energéticos y graneles sólidos –minerales y agroalimentarios– haya sido la ocupación tradicional. Esta funcionalidad, lejos de decaer, ha ido en aumento.

Junto a esta consolidación de tráficos tradicionales, hay que añadir su diversificación hacia la mercancía contenerizada, acorde con el Plan Estratégico del Puerto, al que Jaime y su equipo están contribuyendo considerablemente. La búsqueda de la competitividad de un puerto en el mercado global del tráfico de mercancías está unida a su encaje dentro de las grandes redes logísticas, en las que debe encontrar su razón de ser para aumentar las expectativas de negocio. En realidad, las que compiten entre sí son las cadenas logísticas, que tienen en los puertos su nodo de transferencia marítimo-terrestre.

Por tanto, “para poder ofrecer a dichas cadenas logísticas globales un paso de su mercancía por el puerto lo más competitivo posible, es necesario que las autoridades portuarias desarrollen una estrategia de mercado que permita anticiparse y aprovechar sus oportunidades y ventajas competitivas”, explica Jaime.

A punto de hacer balance sobre el resultado del plan estratégico en su primera fase, el análisis de los resultados refleja su cumplimiento con holgura. Este ha sido el caso de una de las apuestas del departamento de Beltrán por el tránsito de carga en contenedores mediante la consolidación de las líneas regulares importexport. En ese ámbito se llegó a los 60.000 contenedores en 2017 respecto a los 11.000 del año anterior, lo que da una idea de la penetración en las redes logísticas.

El desarrollo de negocio que ejecuta con excelencia Jaime Beltrán no es ajeno a una tendencia global, asumida por la Autoridad Portuaria, de convertirse en un smartport. No obstante, el camino para llegar a buen puerto mediante la incorporación de la tecnología y la transformación digital a la inteligencia de negocio debe basarse en cuatro pilares clave: eficiencia operacional, basada en exigencias en calidad, coste y tiempo, la seguridad de las personas y de las mercancías, así como la sostenibilidad económica y su impacto social.

Pero, además, el respeto al medio ambiente y la reducción de su impacto ambiental es vital para un puerto que se encuentra ubicado en el entorno del parque natural de Doñana y del paraje natural de las marismas del Odiel.

El decidido compromiso de convertirse en un referente mundial como puerto verde –green port- se está reconociendo a través de diversas certificaciones, justificadas por actuaciones pioneras en diversos campos de la tecnología ambiental.