Importancia de los Costes en la Gestión Empresarial

El coste es el gasto económico que representa la fabricación de un producto o los gastos para la prestación de algún determinado servicio, esta formado por el precio de la materia prima, la mano de obra directa y la indirecta más el costo de amortización de la maquinaria y edificio.

                                            

El buen manejo de los costes es uno de los aspectos más importantes dentro de las empresas, para tomar buenas decisiones, obtener un producto o servicio de calidad, gastando el menor dinero posible, ofrecer precios razonables a nuestros clientes, mejorar ante la competencia, y obtener mayor rentabilidad e ingresos, es indispensable para toda empresa tener un control de los costes.

Una empresa obtiene ventaja competitiva en costes cuando puede comercializar un producto o servicio a precio inferior que el resto de las empresas y permite a las empresas ganar dinero si lo explota correctamente.

El cálculo de los costes es indispensable para una correcta gestión empresarial, ya que si se establecen precios de ventas sin determinar si este cubre nuestro precio de ventas no se obtendrá la rentabilidad necesaria para que el negocio prospere. La determinación de los costes de nuestros productos o servicios nos ayudara a determinar le rentabilidad de los mismos a partir de la comparación con los precios del mercado. La rentabilidad comercial de los productos o servicios de una empresa pasan necesariamente por adecuar los costes de los mismos.

El análisis y gestión de los costes empresariales permite conocer como, donde, cuando, en que medida y porque paso, lo que facilita lograr los objetivos operativos y una mejor administración del futuro, ya que la reducción de los costes implica saber su cuantificación y distribución. Disponer de un sistema de cálculos de costes e información de los costes de nuestros productos y servicios va a facilitar la toma de decisiones de una forma racional. Mientras que si no tenemos de una forma clara nuestras informaciones  se promueven las actuaciones precipitadas y sin planificación basadas en la simple intuición y esto en pocas ocasiones conducen a las empresas al éxito.

 

Los objetivos principales de una buena gestión del coste son: fijar los precios de los productos, conocer los verdaderos precios de los productos, conocer la productividad de la mano de obra, conocer los índices de productividad del negocio, conocer los márgenes de productividad de los productos o servicios, mantener tasas de rendimiento razonables según los objetivos de la empresa y corregir las variaciones de los estándares y planes de le empresa.

Además de saber la rentabilidad global de los capitales invertidos y los costes unitarios en cada producto o servicios, es muy necesario saber los rendimientos de las demás actividades, es decir necesitamos un sistema de contabilidad interno que refleje y represente los flujos entre los departamentos internos que permita conocer como los distintos elementos productivos de la empresa se van incorporando al valor del producto. Se debe tener información analítica que desglose los detalles económicamente razonables de las diferentes partes integrantes del coste de los productos o servicios ofrecidos por la empresa.

Para mejorar y reducir los costes la gestión desempeña un rol relevante, deben de estar en la búsqueda constante de: mejora de los procesos, innovaciones tecnológicas (tanto en procesos como en productos), una adecuación, selección y asignación de recursos. Además la dirección de la empresa debe implicar a todo el personal en procesos de reducción de costes, promoviendo comportamientos de búsqueda continúa de alternativas más económicas, el comportamiento ante los costes debe representar una cultura en la empresa y la dirección es la responsables de fomentar y promover en toda la organización acciones activas ante los costes y la reducción de los mismo.

                                        

Al hablar de costes debemos mencionar también el punto de equilibrio: este es el punto donde los ingresos son iguales que los costos, es el punto donde no existe ni utilidad ni perdida. Para hallar nuestro punto de equilibrio es necesario definir nuestros costes, clasificarlos, hallar el coste unitario, comprobar los resultados y luego analizar para poder determinar a partir de que cantidad de ventas empezamos a generar utilidades y saber a partir de que nivel de ventas puede ser recomendable cambiar un coste variable o fijo y determinar si es factible para la empresa  continuar con un determinado producto o servicio.

Algo que se debe tener muy presente en la correcta gestión de los costes es que la mejora de los costes no debe alterar la calidad de los servicios o productos ofrecidos.


Suscribirse a comentarios Respuestas cerradas, se permiten trackback. |

Comentarios cerrados.


Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies