El arte de preguntar

Teresa Amabile, reconocida psicóloga experta en creatividad considera que hay tres componentes implicados en el proceso creativo y que deben solaparse:

  1. Por un lado habla de la necesidad de tener destrezas relevantes en el área de conocimiento donde pretendemos ser creativos. Por ejemplo, si tenemos que resolver un problema de química, cuanto más sepamos de química mucho mejor.
  2. También nos habla de la importancia de la motivación intrínseca de los individuos.
  3. Y además comenta la necesidad de tener destrezas relevantes para la creatividad.

En este post quisiera resaltar la importancia de una habilidad, que quizás no le damos la importancia que tiene. Me refiero a algo tan simple en apariencia como es la formulación de preguntas. A veces nos obsesionamos con técnicas de creatividad más o menos complicadas, con metodologías de participación, etc y nos olvidamos que el saber preguntar o hacerse preguntas a uno mismo en la dirección adecuada pueden ser la llave a la solución de los problemas que pretendemos resolver. Las preguntas son fundamentales para el planteamiento de un problema, para su exploración y en ocasiones son la chispa para que surjan las ideas más brillantes. Las preguntas son más importantes que las respuestas.

Alex Osborn, creador de la técnica del brainstorming afirmaba que la pregunta era la más creativa de las conductas humanas. También podríamos recordar a Albert Einstein que hablaba de la importancia de no dejar de hacerse preguntas y que la formulación de un problema, era más importante que su solución.

Para estrujar un problema y averiguar sus potencialidades debilidades y limites hay que saber utilizar con cierto arte el  “Quién“,  “Qué“, “Dónde“, “Cuándo“, “Por qué” y el “Cómo“. El arte de preguntar es una habilidad básica que está presente en mayor o menor medida en todas las técnicas de creatividad.

Los autores Dave Gray, Sunni Brown y James Macanufo en su libro Gamestorming, hablan de la importancia de formular buenas preguntas en el proceso creativo, diferenciando cinco tipos de preguntas:

  1. Preguntas de apertura, que tienen como principal propósito la mayor producción de ideas.
  2. Preguntas para navegar, que entre otras cosas nos sirven para saber si vamos por el buen camino.
  3. Preguntas para inspeccionar, cuyo resultado son principalmente la observación y el análisis.
  4. Preguntas para experimentar las ideas que hayan surgido.
  5. Preguntas de cierre, que al contrario que las de apertura que deben provocar el pensamiento divergente, nos deben servir para la convergencia y selección de las ideas mejores.

Todos los grandes innovadores se caracterizan entre otras cosas por su capacidad de cuestionamiento y su habilidad para realizar preguntas en busca de la solución a sus problemas.

Normalmente las buenas soluciones o descubrimientos suelen ser el resultado de preguntas fantásticas  realizadas por individuos con grandes conocimientos en la materia involucrada y por supuesto con una gran motivación en su labor.

 


Suscribirse a comentarios Respuestas cerradas, se permiten trackback. |

Comentarios cerrados.


Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies