La pausa del café

“El café es un bálsamo para el corazón y el espíritu”

Giuseppe Verdi

Parar cafe-1para tomar un café o infusión es una tradición en el trabajo de oficina que muchos directivos ven como una merma de la productividad que no pueden suprimir del todo, aunque querrían, porque la legislación establece unos tiempos de descanso mínimos.

Sin embargo, diversas investigaciones señalan el importante valor que estas pausas de 15 minutos pueden tener para las organizaciones. Así, un estudio de 2010 (que se adjunta debajo) realizado por el Laboratorio de Comportamiento Humano del Instituto Tecnológico de Massachusetts (MIT) cifraba en un 8% el incremento en la productividad que se obtenía como consecuencia de realizar una pausa coordinada para tomar café, no sólo por el efecto estimulante de la cafeína sino, especialmente, por la interactuación y comunicación con otros compañeros. El efecto positivo se multiplicaba si se habilitaba una sala o espacio específico junto a la máquina de café o cafetería de la empresa.

productivity-through-coffe-breaks-mit

El estudio se refería a pausas cortas en las que no se abandona el centro de trabajo y durante las que se charla con compañeros y se socializa y no a los desayunos largos, tan habituales en determinados sectores o empresas, en los que la desconexión es demasiado prolongada y, al final, se acaba perdiendo ritmo de trabajo.

cafe-3Hace varios años, otras investigaciones realizadas por Pernille Stroebaek de la Universidad de Copenhague  y por un equipo de la Facultad de Psicología de la Universidad Autónoma de Madrid, también concluyeron que las pausas de media mañana o tarde cumplían con importantes y beneficiosas funciones psicológicas y sociales en los centros de trabajo.

Por si fuera poco, un país con tanto éxito y tan envidiado profesionalmente como Suecia mantiene una tradición denominada “fika”que se refiere al momento en que se hace una pausa, normalmente por la tarde, tomando un café o té acompañado de un bollo y que se aplica de forma generalizada en sus empresas. Y seguro que algo de influencia tiene en que los trabajadores y directivos suecos sean de los menos estresados del mundo según la consultora Grant Thorton.

Algunas de las ventajas de estas pausas ante la máquina del café pueden ser:

Así que los adictos al café (no es mi caso, por cierto) están de enhorabuena, aunque los expertos recomiendan no sobrepasar la dosis de tres tazas al día por sus contraindicaciones. Y para las empresas, no sólo conviene no demonizar el coffe-break, sino que puede ser una buena idea habilitar un espacio en las oficinas para propiciarlo, por supuesto sin excesos.

Una serie de televisión especialmente divertida (“Camera café“), reflejaba toda la vida que se genera alrededor de la máquina del café, como en este episodio, aunque realmente era difícil identificar cuándo trabajaban los protagonistas.


Suscribirse a comentarios Respuestas cerradas, se permiten trackback. |

Comentarios cerrados.


Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies