El salario emocional está de moda

“Lo difícil no es ganar dinero sin más. Lo difícil es ganarlo haciendo algo a lo que valga la pena dedicarle la vida”

Carlos Ruíz Zafón

Un salario-emocional-2tema de máxima actualidad entre los responsables de la gestión de los recursos humanos es el denominado salario emocional, probablemente impulsado por la presión que ejercen los millennials al incorporarse paulatinamente al mercado de trabajo. Una definición podía ser “toda aquella compensación no monetaria que una empresa ofrece a sus empleados” y que, por su propia naturaleza, es más difícil de cuantificar e incluso de concretar que la monetaria. Se enmarcaría dentro de lo que se denomina el Contrato Psicológico, el conjunto de compromisos que el trabajador espera de la organización donde trabaja, además de los que son explícitos, y viceversa.

Este tipo de retribución emocional busca que el colaborador esté a gusto en la empresa y que, por tanto, esté más motivado, con más compromiso con la organización y eso se traduzca en una mayor productividad. Así, gana la empresa por un mayor rendimiento de sus trabajadores, por reducir el absentismo laboral y por aumentar su capacidad de atraer y retener el talento, y ganan estos colaboradores por mayor felicidad en el trabajo y menor nivel de estrés. Además, es un tipo de salario muy rentable, ya que los estudios indican que la percepción de los trabajadores por euro invertido es más positiva que cuando hablamos sólo de dinero.

Con el objetivo de que los empleados se sientan parte del proyecto empresarial, se ponen en marcha una serie de políticas, como por ejemplo:

salario-emocional-1Aunque el concepto es relativamente nuevo y ha cobrado popularidad por su implantación por los gigantes tecnológicos de Silicon Valley, en realidad se trata de envolver bajo esta denominación actividades que muchas empresas ya estaban desarrollando. Para ponerlo en marcha, lo primero es alinear el programa con los objetivos estratégicos, ser realistas, contrastar con los beneficiarios sus preferencias y desarrollarlo de forma paulatina evaluando los resultados que se van obteniendo. Y, por supuesto, tener una actitud más sincera y creíble que la del jefe de Dilbert

 

salario-emocional-dilbert


Suscribirse a comentarios Respuestas cerradas, se permiten trackback. |

Comentarios cerrados.


Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies