Holocracia, la gestión sin jefes

“Si no tienes jefes, tienes muchas más posibilidades de ser feliz que si te mandan”

Eduardo Punset

¿Cuántas veces no hemos pensado e incluso expresado en voz alta, que nuestra empresa funcionaría mejor sin jefes? Ese deseo más o menos oculto, de cambiar cómo se gestionan las empresas, tiene un nombre: holocracia. Podemos definirla como un sistema de organización empresarial sin jerarquías establecidas, en el que la toma de decisiones se distribuye de forma horizontal en equipos auto-organizados. Algunos elementos esenciales de esta forma de organización y gestión, son:

Es un sistema de gestión relativamente reciente, que en 2007 se definió por Brian Robertson, creador de la empresa HolycrazyOne para su desarrollo y expansión, aunque probablemente su referente más claro sea el libro Reinventing Organizations de Frédérik Laloux. Ha sido adoptado por numerosas organizaciones sin ánimo de lucro, pero también por empresas mercantiles, como por ejemplo:

Sus entusiastas remarcan una serie de ventajas de esta forma de organización empresarial:

Sin embargo, los críticos a este sistema, que son numerosos, destacan una serie de inconvenientes que no se deben obviar:

 

No sé si se trata de una moda o si este sistema se podrá ir generalizando, pero responde a la tendencia empresarial de aplanar las estructuras y de empoderar a los trabajadores. Si tiene éxito, seguro que la gestión empresarial se volverá aún más apasionante y los chistes sobre jefes, como el del genial Forges, empezarían a dejar de tener sentido.

Buenos-Jefes

 

 

 


Suscribirse a comentarios Respuestas cerradas, se permiten trackback. |

Comentarios cerrados.


Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies