Cómo saber si tu jefe te miente

“De vez en cuando di la verdad para que te crean cuando mientes”

Jules Renard

Paul Watzlawick, una de las figuras claves de la psicología del sXX,  estableció una serie de axiomas sobre la comunicación, entre los que destacan:

Cuando mentira-2entran en contradicción ambas modalidades, se crea un patrón de comunicación muy confuso. Referido al mundo laboral, una de las mayores fuentes de conflictos con los jefes se produce cuando lo que percibimos de sus mensajes se contradice con su lenguaje corporal y no digamos con su comportamiento.

La comunicación no verbal tiene una importancia enorme en nuestro proceso de comunicación, hasta el punto de que diversos estudios (por ejemplo, del psicólogo Albert Mehrabian) concluyen que sólo el 7% de la información recibida se atribuye a las palabras en sí, el 38% a la voz (entonación, proyección, etc) y el 55% al lenguaje corporal (gestos, posturas, movimientos de los ojos, respiración…..)

Por ejemplo, a través de su lenguaje corporal, podemos saber si nuestro interlocutor está diciendo la verdad, a no ser que sean muy expertos en la ocultación de sus emociones. Algunos signos que nos pueden indicar la existencia de mentiras en el mensaje recibido son:

Evidentemente, cada uno de estos signos por separado puede ser completamente inocente, pero hay que estar muy atento a si aparecen varios y, especialmente, si los que aparecen no responden al patrón de conducta habitual de nuestro interlocutor.

Pamela Meyer lo explica de una manera mucho más claro en esta charla Ted sobre “Cómo descubrir a un mentiroso”

 

 

Creo que nos iría a todos mejor en el trabajo si por lo menos redujésemos las mentiras que nos contamos unos a otros, aunque a veces el exceso de sinceridad puede ser muy peligroso.

mentira-humor


Síndrome visual informático

“Los ojos son el punto donde se mezclan alma y cuerpo”

Christian Friedrich Hebbel

El fatiga-visual-1jueves coincidí con mi buena amiga Mercedes, que se había tomado un descanso porque le dolían los ojos de haber estado trabajando un buen rato con el ordenador. No sé si era consciente de que probablemente padecía del denominado Síndrome Visual Informático (SVI), que es una afección temporal como consecuencia de tener que enfocar la vista en una pantalla durante períodos prolongados e ininterrumpidos de tiempo y que, según un estudio del Instituto Nacional de Salud y Seguridad Laboral de EEUU, padece el 90% de la gente que pasa más de tres horas al día ante el ordenador (también afecta a los jugadores de videojuegos o a los que utilizan de manera prolongada smatphones o tablets).

Al trabajar ante una pantalla, los ojos deben realizar un gran esfuerzo, que acaba degenerando en este SIV, cuyos más habituales síntomas son:

Y, a largo plazo, puede provocar daños irreparables en las células de la retina, aunque es cierto que no afecta a todos por igual y no siempre con tanta gravedad.

Según la doctora Rubio, experta en Medicina Laboral, podemos tomar una serie de medidas para ayudar a reducir el impacto de la SVI en la salud visual, impidiendo que se convierta en una dolencia crónica:

Conviene cuidarse la vista porque sólo tenemos dos ojos que deben durar toda la vida. Seguro que nadie quiere acabar como Rompetechos, el famoso personaje de Ibáñez.

fatiga-visual-humor


La pelea por el aire acondicionado

“En agosto frío en rostro”

Refrán

Aunque aire-2ya está terminando la temporada veraniega, todavía colea una de las peleas más típicas en la mayoría de las empresas: la temperatura del aire acondicionado. A riesgo de generalizar, es una disputa muchas veces de género, que enfrenta a hombres y mujeres. Las mujeres se quejan de que la temperatura de la oficina en verano es excesivamente fría porque se programa por hombres de acuerdo con su vestimenta (traje y corbata incluso en verano), mientras que los hombres tienden a argüir que los edificios inteligentes mantienen estable la temperatura a lo largo del año, pero las quejas femeninas sólo se manifiestan en verano porque llevan ropa mucho más ligera.

Para aire-1medir el confort térmico se pueden utilizar diferentes sistemáticas. Una muy conocida es el Método Fanger, desarrollada en 1973 por el experto danés del mismo nombre, que es un procedimiento que contempla diferentes variables que influyen en la valoración del ambiente térmico en un entorno laboral (nivel de actividad, características de la ropa, la temperatura seca, la humedad relativa, la velocidad del aire…)

Sin embargo, según un estudio publicado en la revista Nature Climate Change en 2015, el problema es que las mujeres requieren proporcionalmente temperaturas menos bajas que los hombres para desarrollar su actividad laboral en verano (25º frente a 22º) por su metabolismo basal, pero los estudios sobre los que se basan todas las mediciones para la optimización de la climatización de los centros de trabajo están basados en hombres de unos 4o años y 70 kilos. Y, aparte de este sesgo, la mayoría de los gerentes son hombres y regulan la temperatura en función de su percepción.

Por tanto, aire-3puede que las mujeres tengan razón en esta pelea. La única solución sería el consenso, cosa harto difícil en espacios abiertos en los que no se pueda realizar una climatización zonificada. Una alternativa sería regular la temperatura general a 25º y poner ventiladores en aquellas zonas que requieran menos calor. Y además, se conseguiría un importante ahorro energético al no tener que alcanzarse registros tan bajos.

Otra alternativa sería ir variando dicha temperatura, lo que no sólo sería más democrático, sino que puede tener efectos muy beneficiosos para la salud. En un artículo denominado Healthy excursions outside the thermal confort zone, el profesor holandés Wouter van Marken (coautor del estudio mencionado más arriba) sostiene que subir y bajar varias veces al día el termostato dejándolo algunas horas al día más fresco de lo normal, ayudaría a combatir la obesidad y la diabetes tipo 2.

Por último, empiezan a aparecer prendas que controlan la temperatura corporal en relación con el entorno y se adaptan para mantener el confort. Un ejemplo sería la empresa Cognowear, cuyo primer producto se dirige expresamente a mujeres que pasan frío en su trabajo debido al aire acondicionado.

En cualquier caso, este es un conflicto que se repite año tras año y al que convendría buscar una solución consensuada sin necesidad de tener que recurrir a los Cascos Azules.

aire-humor


¿Iremos hacia jornadas de trabajo más reducidas?

“El trabajo es el refugio de los que no tienen nada que hacer”

Oscar Wilde

En reducir-jornada-1anteriores ocasiones he comentado los muy cuestionables horarios laborales que tenemos en España y la obsesión por tener mucha presencia en el puesto de trabajo sin tener en cuenta la productividad. Pero todos estos problemas pueden verse eclipsados por un riesgo mayor: las predicciones de una gran cantidad de expertos sobre la masiva desaparición de puestos de trabajo de todo tipo como consecuencia de la intensificación de la robotización y la automatización.

En este contexto, no pocas voces abogan por repartir el insuficiente trabajo que quedará entre los trabajadores a base de reducir la jornada laboral, normalmente sin disminuir el salario. Hasta la fecha, varios experimentos se han puesto en marcha, con un éxito limitado, entre los que destacaría:

Todas estas medidas nacieron inspiradas en el famoso libro “The end of work” del economista estadounidense Jeremy Rifkin, que en 1995 planteó como inevitable la reducción de la jornada laboral y/o de la semana laboral, como mecanismo de reparto del trabajo existente, ante el constante aumento de la productividad en las sociedades desarrolladas.

Puede que la solución no sea la reducción de la jornada de trabajo sino la disminución del número de días que se trabaja, u otra fórmula similar, pero, a mi juicio y, lo que es más importante, a juicio de expertos e instituciones mucho más reconocidas (OIT, Carlos Slim, Richard Branson.…) en el contexto actual y en el que se avecina por la acelerada robotización, no va a haber más remedio que ir a modelos de reparto del trabajo.

Además, la reducción del tiempo de trabajo ayudará a la conciliación entre vida personal y laboral, aunque siempre habrá gente que no lo quiera en absoluto.

reducir-jornada-humor


¡¡A por las vacaciones!!

“En unas buenas vacaciones no tienes nada que hacer y tienes todo el día para hacerlo”

Robert Orben

Tengo la sensación de que existe una tendencia a catalogar cualquier situación de estrés bajo la etiqueta de síndrome, como si se describiera una enfermedad cuyas causas no estuvieran del todo claras. En este contexto, acabo de toparme con el último ejemplo, el “síndrome prevacacional“, con el que se define la sensación de verse desbordado por los preparativos de las vacaciones, tanto por la necesidad de cerrar temas en el trabajo como por el propio estrés por la organización las mismas.

Realmente, creo que se trata de una situación estresante sin especial trascendencia, que se puede prevenir no apurando los plazos, planificando las tareas a realizar, priorizando por urgencia y orden de importancia y delegando en nuestra gente.

Las vacaciones deben ser el gran momento del año para recargar pilas, pero también pueden ser una buena ocasión para reflexionar sobre nuestra vida profesional. Por ello, he recopilado algunas charlas Ted que, además de divertidas, ponen el énfasis en aspectos que habitualmente no nos cuestionamos.

Comenzamos con Larry Smith y su hilarante charla sobre “Porqué no vas a lograr tener una gran carrera”, donde repasa las excusas que pone la gente para no seguir sus pasiones.

En una perspectiva diferente aunque no contradictoria, Terry Trespicio desmitifica la necesidad de tener una única pasión de por vida a la que hay que buscar a toda costa.

Por último, una muy interesante charla de Laura Vanderkam sobre la gestión del tiempo libre, no sólo el vacacional.

Deseo que las vacaciones veraniegas sean fantásticas para todos, y espero retomar esta ventana de comunicación con mis lectores a comienzos de septiembre.

Y si alguien siente que tiene el síndrome prevacacional, que tenga en cuenta que bastante gente está en mucha peor situación, como el pobre de Dilbert aguantando al impresentable de su jefe.

dilbert-vacaciones


Ventajas de la conciliación

“El arte del descanso es una parte del arte de trabajar”

John Steinbeck

Ya he comentado en alguna ocasión sobre los horarios de trabajo sin sentido que sufrimos en España, lo que provoca que trabajemos unas cuantas horas más que nuestros vecinos europeos, con mucha más exclusividad hacia la actividad profesional pero con un menor rendimiento.

No se pueden separar los planos laboral y personal y ambos conciliacion-1tienen que estar equilibrados. Si se produce un desequilibrio hacia nuestra actividad profesional, es resto de facetas de nuestra vida se verán afectadas, incluyendo también nuestros resultados en el trabajo.

Este es un tema que preocupa de forma creciente a la sociedad. De hecho, y según una encuesta de Randstad, más de la mitad de los trabajadores están insatisfechos con su horario de trabajo y el 45% sitúa la conciliación como una de las 5 razones más importantes a la hora de elegir una empresa en la que desarrollar su carrera profesional.

Las empresas pueden facilitar una serie de medidas voluntarias para posibilitar la conciliación de sus empleados (las que establece la ley como bajas por maternidad o similares se dan por supuestas), como:

La puesta en marcha de este tipo de políticas que favorezcan la conciliación laboral y familiar tiene indudables ventajas desde mi punto de vista:

Pero, ¿debemos dejar el asunto de nuestra conciliación en manos de compañías que están diseñadas para extraer lo máximo de nosotros? La opinión de Nigel Marsh, consultor australiano y experto en este campo, es que debemos tomar las riendas nosotros mismos, y lo ilustra con cómo debe ser un día equilibrado

En mi opinión, tiene que haber un balance entre lo que ofrece la empresa y nuestra propia actuación para conseguir la máxima conciliación, Pero si la empresa pone en marcha algún programa que posibilite la conciliación, mejor que esté convencida de ello si quiere tener éxito

conciliacion-dilbert


Cosas que hace la gente en la oficina

“El tiempo es la cosa más valiosa que una persona puede gastar”

Theophrastus

Ya he perdida-1manifestado en diversas ocasiones que no tengo nada claro que la oficina sea el mejor lugar para trabajar. El ambiente es poco propicio en general y las distracciones, comenzando por mis “queridas” reuniones, son casi constantes. Pero, además, en las oficinas se tiende a valorar la actividad de los empleados por el número de horas que está en su puesto de trabajo y no por su rendimiento durante ese tiempo.

Todo ello genera un entorno en el que prima el presentismo y, por tanto, en el que se pierde mucho tiempo y la productividad es muy mejorable. Y, ¿qué hace la gente en lugar de trabajar? Una encuesta realizada por la empresa CareerBuilder en 2015 y que incluyó a más de 2000 responsables de RRHH de todo tipo de industrias y sectores, destacaba las siguientes actividades como las más frecuentes en lugar de trabajar, y que no son especialmente sorprendentes:

Más chocantes que estos habituales ladrones de tiempo, son algunas de las contestaciones que los encuestados dieron a las preguntas sobre qué cosas han pillado haciendo a sus empleados durante el tiempo de trabajo. Mis favoritas son:

Algunas de estas, o parecidas, las he vivido bien en empresas donde he trabajado o en casa de clientes. La más kafkiana que recuerdo fue un torneo de tenis que se organizó en el pasillo de una muy conocida empresa de comunicación donde estaba realizando mi trabajo como consultor. No sólo se desarrollaba en horas de trabajo, sino que participaron unos cuantos jefes y me vi obligado a arbitrar algunos partidos sin dar crédito a lo que estaba viviendo.

Obviamente, se trata de excepciones, aunque, a veces,  parece que en las oficinas se realizan concursos a ver quién pierde el tiempo de la manera más estúpida.

perdida-dilbert


Adaptar la plantilla a la transformación digital

“El cambio es ley de vida. Cualquiera que sólo mire al pasado o al presente, se perderá el futuro”

John Fitzgerald Kennedy

La llamada transformación digital cambio-1está modificando de forma acelerada cómo discurre la actividad profesional y empresarial, en adaptación a un cambio radical de los clientes. La mayoría de las empresas está acometiendo o lo debería empezar a hacer ya, un proceso para conseguir dicha transformación digital y, en ello, las personas y la existente cultura de la compañía están siendo los principales obstáculos para poder realizar el cambio con la rapidez que exige la situación, evitando el riesgo de verse expulsados del mercado.

Si queremos que los empleados sean parte de la solución y no del problema, probablemente lo más lógico sería empezar por acercar a los colaboradores a la realidad digital y a las implicaciones que tiene en el funcionamiento de las empresas, antes de acometer el resto de cambios. Algunas áreas en las que las empresas podrían actuar con programas y políticas específicas son:

Y recordar siempre que una transformación digital no es hacer lo mismo de siempre, pero con ordenadores.

cambio-humor


Algunos trucos para parecer muy listo en las reuniones

“Un comité debería tener tres miembros, dos de los cuales habrían de estar siempre ausentes”

Sir Herber Beerbohm

reunion-3

En alguna entrada anterior, he manifestado mi muy escaso entusiasmo sobre las reuniones, una de las mayores causas de pérdida de tiempo en las empresas. Incluso, en una compañía en la que trabajaba, inicié una cruzada para abolirlas, con un resultado nulo. Dado que tenía que asistir a tan tediosa obligación, me hubiera venido muy bien haber leído un libro muy divertido y útil escrito por la escritora y humorista Sarah Cooper, titulado “100 Tricks to appear smart in meetings“. En una charla en Google explica el origen de su libro (un artículo que publicó con sus primeros 10 consejos y que tuvo un enorme éxito) y comenta algunos de estos. De entre tantos trucos, me parecen especialmente brillantes los que recojo a continuación:

Lo ideal sería poder saltarse la reunión, pero si debemos asistir, qué hay de malo en intentar sacarle provecho. Estos y otros trucos similares, usados adecuadamente, harán que nuestra imagen en la empresa suba muchos enteros, aunque no debemos pasarnos de “listillos”.

reuniones-dilbert


El humor en el trabajo

“Ríe, y el mundo reirá contigo; llora, y el mundo, dándote la espalda, te dejará llorar”

Charles Chaplin

humor-3Muchos estudios confirman que un positivo entorno de trabajo es una de las principales razones de la plena involucración de los colaboradores y se valora incluso por encima del salario recibido. El sentido del humor es un arma muy efectiva en la creación de dicho ambiente positivo. Hace unos años, los doctores Lee Berk y Stanley Tam de la Universidad de Loma, constataron como la risa frecuente disminuye la hipertensión, reduce las hormonas del estrés, aumenta la flexión muscular, desencadena la liberación de endorfinas y, en general, produce una sensación general de bienestar físico y emocional.

Eduardo Jáuregui en su libro “Alta diversión. Los beneficios del humor en el trabajo“, identifica de qué manera se puede beneficiar una organización del fomento del humor positivo:

Hace poco tiempo se introdujo en psicología un nuevo concepto FQ (Fun Quotient o Coeficiente Humorístico) para valorar la capacidad humorística de las personas que cada vez más empresas están teniendo muy en cuenta a la hora de considerar a una persona para un puesto de trabajo. Igualmente, se empiezan a poner en marcha programas de formación empresarial dirigidos a facilitar que los empleados ejerciten su sentido del humor por su efecto positivo sobre el rendimiento profesional, tanto individual como grupal.

Sin embargo, en la aplicación del sentido del humor hay que tener un cierto cuidado, ya que lo que para unos puede ser muy gracioso, para otros puede interpretarse como una falta de respeto. En cuanto la gracia se transforma en burlarse del otro, se convierte en un arma muy destructiva. Por eso me he intentado centrar en lo que podemos denominar humor positivo y constructivo.

El sentido del humor es una actitud ante la vida y, en mi opinión, conviene rodearse de gente que lo ejercite, aunque sólo sea por lo agradable que es tener al lado a personas que sonríen con facilidad. Y el binomio trabajo con sentido del humor es no sólo posible sino más que aconsejable, como se puede apreciar en la siguiente charla TED: “Humor y ciencia: una mezcla posible”

El trabajo es una parte importante de nuestra vida, y no podemos dejar que nuestro sentido del humor sólo se ejercite los fines de semana o en vacaciones.

humor-humor



Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies