Postura y estado de ánimo

“Una buena actitud y postura reflejan un estado mental adecuado”

Morihei Ueshiba, artista marcial japonés

Existe un consenso generalizado entre sociólogos, psicólogos, psiquiatras y otros científicos del ramo, en que el popular dicho “la cara es el espejo del alma” es absolutamente cierto. La expresión de nuestro rostro y también la postura física que adoptamos, es un reflejo de nuestro estado de ánimo, directamente relacionado con emociones y sentimientos. Cómo nos encontremos afecte a nuestra fisiología, y cambiar dicha fisiología puede afectar los procesos bioquímicos de nuestro organismo, de manera positiva o negativa  (gracias de nuevo, Dra Rubio).

Es decir, una persona cabizbaja, cargada de hombros y que va arrastrando los pies, refleja tristeza, fracaso, abatimiento, pesimismo…., pero, además, estas posturas que adoptamos empeoran el cuadro emocional. Y lo mismo, pero en sentido contrario, ocurre con los estados de ánimo positivos y las correspondientes posturas que tendemos a adoptar.

Libro Amy CuddySobre esta base, la eminente psicóloga social de Harvard Amy Cuddy realizó una muy interesante investigación cuyos resultados plasmó en el libro “Presence” y en una charla realizada en el marco de TED, la muy recomendable comunidad para la difusión de nuevas ideas en diferentes campos, especialmente en ciencia y tecnología en sentido amplio. El impacto de esta conferencia fue tal, que desde su emisión en 2012 ha sido vista por más de 30 millones de espectadores, convirtiéndose en la segunda charla más popular de la historia de TED. Merece la pena revisar esta conferencia que describe de forma muy amena y didáctica, como podemos cambiar nuestro estado de ánimo a través de la postura que adoptemos.

Lo que viene a decir, es que el lenguaje no verbal, la postura que adoptamos, cambia de manera significativa lo que pensamos y sentimos sobre nosotros a través de generar sustanciales cambios hormonales. Apertura 1Adoptar durante no más de 2 minutos posturas de apertura (brazos abiertos, hombros hacia atrás, sacar pecho, cabeza bien arriba…), incrementa notablemente y durante un cierto tiempo, nuestro nivel de testosterona (la hormona de la dominación) a la vez que disminuye nuestro nivel de cortisol (la hormona vinculada con el stress). Y esta situación hormonal es propia de líderes poderosos y efectivos, de personas optimistas y seguras de sí mismas.

Por tanto, ante una situación que puede ser potencialmente complicada (realizar una presentación, tener una entrevista profesional, visitar a algún cliente….), bastaría con adoptar una postura apropiada en el baño o en algún otro lugar en privado, durante un par de minutos, para sentirnos en mucha mejor disposición para afrontar el reto. La profesora Cuddy va más allá y señala que esos cambios transitorios pueden llegar a ser definitivos simplemente a través de una adecuada postura utilizada de forma frecuente, aunque su investigación se centró sobre todo en los cambios hormonales inmediatos.

Es un tema realmente fascinante, y he podido experimentar personalmente su eficacia, aunque, para ser justos, debemos reconocer que Charles Schulz lo anticipó hace tiempo.

Postura-Charlie Brown


Suscribirse a comentarios Comentarios | Trackback |

Enviar comentario


XHTML: Puede utiliza las etiquetas: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

*


Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies