Tomarse vacaciones en septiembre

“La mejor parte de las vacaciones no es descansar, sino ver al resto de compañeros ocupados trabajando”

Kenneth Grahame

No vacaciones-2se escapará a nadie el punto de masoquismo que tiene hablar de las vacaciones cuanto casi todos las hemos disfrutado ya, y quedan muchos meses hasta el próximo verano.

Tradicionalmente, el mes vacacional por excelencia ha sido agosto, y aunque ahora se trocean más las vacaciones, el grueso se sigue produciendo en verano y entre julio y agosto especialmente. Pero desde hace tiempo pienso que tomarse las vacaciones en septiembre si trabajas en una oficina, es una magnífica idea.

Evidentemente, esa es una decisión que no siempre se puede tomar, bien por necesidades del trabajo, porque el empleador no lo permita o bien por condicionantes personales y familiares (cuándo toma vacaciones la pareja, los períodos vacacionales de los niños, cuando son las fiestas del pueblo a las que no podemos faltar….).

Sin embargo, esperar al final del verano tiene vacaciones-1indudables ventajas, no sólo por los aspectos operativos (mejores precios, menos aglomeraciones, menos calor, etc), sino por los aspectos meramente profesionales, entre los que destacaría:

Eso sí, si llama el jefe cuando estemos en agosto en la oficina, es conveniente ser algo menos sincero que la compañera de Dilbert, por el bien de nuestro futuro profesional.

¡¡Feliz vuelta de vacaciones!!

vacaciones


Suscribirse a comentarios Respuestas cerradas, se permiten trackback. |

Comentarios cerrados.


Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies