¿Quién paga los servicios que proporciona el bosque?

stijn-te-strake-125328Cada una de las personas que habitan nuestro planeta consume anualmente el oxígeno que producen aproximadamente 10 árboles. Esto implica, sin lugar a dudas, que las sociedades en cuyos países no hay árboles están en deuda con las que sí los tienen. Por ejemplo, América latina o el África tropical proporcionan ingentes cantidades de oxígeno a los países productores de petróleo del Golfo Pérsico, que se enriquecen con la venta de un recurso que además deteriora el entorno y todo ello sin pagar nada a aquellos que les proporcionan con qué respirar.

Si descendemos a nivel nacional, o incluso regional, nos encontramos con el mismo caso. Los habitantes de las ciudades consumen el Oxígeno que producen las zonas forestales sin dar nada a cambio. El sector forestal permite que las ciudades se desarrollen y crezcan ante la indiferencia, cuando no desprecio de los responsables públicos.

Este ejemplo debería bastar para convencer a aquellos que nos administran y que se diesen cuenta de la importancia de los bosques y en consecuencia actuasen valorando y compensando a sus titulares por el servicio que prestan a la sociedad. Pero con ser importante este aspecto no podemos olvidar otros muchos que, sin ánimo de ser exhaustivos, pasamos a enumerar a continuación:

Por estas y por otras muchas más razones, el monte debería ser objeto de un tratamiento muy especial por parte de las Administraciones Públicas que reconociese explícitamente los servicios que presta a la sociedad y en consecuencia los valorase y retribuyese. Del mismo modo que el contamina paga o incluso repara, el que crea valor debería ser recompensado. Esto significa que no debe bastar con tratamientos fiscales favorables, que también, sino que además se tendría que pagar por el O2 generado, el CO2 secuestrado o el agua captada.

Sin embargo, hoy en día se da la paradoja de que no sólo no se recibe apenas nada a cambio de los beneficios producidos, si no que se discute, incluso, su titularidad. Todo el mundo se cree con el derecho de penetrar en los espacios forestales y extraer sus recursos gratuitamente, sin embargo y sólo por poner un ejemplo, a nadie se le ocurriría entrar en una huerta y hacerse con las lechugas o los tomates que se están cultivando, sin tener, al menos, el sentimiento de no estar obrando bien.

¿Por qué se penaliza a aquellos que tienen el coraje de invertir en naturaleza?  De seguir las cosas así, nadie invertirá en el medio forestal, los bosques se abandonarán y el poco capital que queda en ellos se irá a la bolsa o al ladrillo. ¿Es eso lo que queremos? O mejor dicho ¿Es eso lo que necesitamos?

Tweet about this on TwitterEmail this to someoneShare on Google+Share on LinkedInShare on Facebook


Suscribirse a comentarios Respuestas cerradas, se permiten trackback. |

Comentarios cerrados.


Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies