Héroes y villanos

Según pasa el tiempo, año tras año, las empresas van adquiriendo formas especiales de comportamiento. En casi todos los casos existen normas no escritas que definen lo que se puede y no se puede hacer. Aquello que define la personalidad de la organización. Es la cultura de empresa. Inmaculada Martín Rojo lo define como la filosofía que inspira la manera de actuar.

4. dirección personas 640x412px

Una definición tradicional de cultura de empresa y que se encuentra en todos los textos, páginas etc. sin que tenga una atribución concreta dice: Unión de hábitos, normas y valores que son compartidos por la organización y sus personas que permite interactuar en los entornos y califican el hacer y no hacer de la empresa.

La cultura de empresa está marcada por elementos muy variados entre los cuales el capítulo de símbolos adquiere importancia sobresaliente. Entre los símbolos el primero, sin duda, la marca y después las personas. La historia de la organización ha señalado a algunas de estas personas que se han destacado por su actitud y sus resultados sean de la naturaleza que fueren. Esas personas han definido también el prestigio, el conocimiento, la evolución, el recuerdo y mucho más no sólo en la memoria de los stakeholders, sino en la sociedad en general. Son los héroes o villanos que han dado vida a una parte importante del devenir de la empresa.

Los héroes han estado siempre unidos al concepto de la guerra. Nada más lejos en este momento. Los héroes empresariales son aquellos directores que especialmente sensibles a las necesidades de su entorno han establecido una visión (generalmente de éxito) dirigiendo la organización hacia ella. Les han llamado exploradores visionarios, genios del management o simplemente la persona adecuada para ese momento y ese lugar.

Los verdaderos héroes empresariales generan confianza, estímulo y sobre todo transformación. Dan impulso a la empresa, la posicionan y crean un nuevo futuro fortaleciendo los procesos y resultados. El profesor Germán Vargas dice que contagian la esperanza, recorren el camino de la crisis hacia la prosperidad.

¿Quiénes son los héroes de nuestra organización? ¿Quién en las décadas pasadas ha hecho aquello que nos permite seguir hoy vivo? Son personas con nombre y apellidos, aun recordadas, queridas y emuladas. La empresa sin héroes es una empresa huérfana.

Los villanos se asemejan a las personas aprovechadas, a los gerentes que han caminado en la senda del error, de los excesivos riesgos, de la improvisación y han dado al traste con negocios e iniciativas. La ciencia ficción los identifica con los malvados, la realidad también. La literatura piensa que los villanos son pobres de espíritu, traidores y egoístas, la realidad también.

Cuando la organización detecta un villano tiene que activar todos sus leucocitos para aislarlo. En breve tiempo puede destruir el futuro y convertir la esperanza en pobreza y destrucción. En todas las organizaciones los héroes y villanos se recuerdan y se recitan sus hazañas.

Si eres directivo hazte la prueba: ¿qué eres? Si trabajas en una empresa pero no eres directivo, piensa, ¿quiénes son los héroes y los villanos de mi organización? Si eres autónomo normalmente serás las dos cosas.


Suscribirse a comentarios Respuestas cerradas, se permiten trackback. |

Comentarios cerrados.


Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies