CONTRADICCIÓN

La contradicción es la confirmación de una incompatibilidad manifiesta entre dos o más proposiciones o realidades. Desde las contradicciones de la Biblia (101 según la leyenda) hasta las dos concepciones del mundo (la metafísica y la dialéctica) tan estudiadas y tantas veces repetidas primero por Lenin y después por Mao, pasando por el origen puro y duradero de la contradicción en la polémica entre Aristóteles (todo lo que viene de Platón es mentira) y Platón (Aristóteles tiene razón) respecto a este dicho, se ha demostrado que la contradicción es, además, un arte. El de afirmar lo contrario de lo que se está diciendo y además razonarlo.

Pongamos algunos ejemplos que todos hemos utilizado algunas veces:

Alguien afirmó muy cívicamente (Euclides) que la contradicción es sinónimo de hipocresía, aunque son palabras distintas que significan lo mismo.

El cantautor guatemalteco Ricardo Arjona expresaba en la letras de una de sus canciones: “Dime que no y estaré todo el día pensando en una estrategia para un sí”. Atribuida a San Francisco de Sales es la curiosa contradicción de las moscas: las moscas no son peligrosas por su violencia. Las moscas son peligrosas por su número. Giulio Andreotti hizo famosa una frase que encierra una contradicción que supone un ejemplo emblemático de la ambición: el poder desgasta, sobre todo, cuando no se tiene.

En la vida real encontramos contradicciones en todas partes. En primer lugar entre el deber y el querer, en la comunicación social, en los anuncios de cosas que ya han ocurrido, en el reconocimiento de capacidades que no existen o en el esfuerzo por conseguir aquello que nunca tendremos.

Quisiera destacar las contradicciones que, considero, han marcado el desarrollo social en las últimas décadas:

Hay cientos de contradicciones que pueden aplicarse a tantas cuantas circunstancias y situaciones vivamos. Sin embargo, es importante no confundir la contradicción con la paradoja, que es una extraña idea opuesta a lo que se considera verdadero en opinión general, o una proposición en apariencia falsa que encierra todo el sentido común.

La pregunta es: ¿Vivimos en una contradicción o en una paradoja? En lo más profundo la pregunta sería: ¿Estímulo o reflexión?

Como colofón, se debería citar al rey de todas las contradicciones por su hiperrealismo. Hiperrealismo histórico y hoy más vivo que nunca. Sería Paul Lafitte quien asegura que “Un tonto pobre siempre será tonto, mientras que un tonto rico siempre será rico”.


Suscribirse a comentarios Respuestas cerradas, se permiten trackback. |

Comentarios cerrados.


Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies