Morena de ojos verdes

Ni los más clásicos Humphrey Bogart, Cary Grant, Robert Mitchum o Gregory Peck, ni los más contemporáneos: George Clooney, Brad Pitt, Leonardo di Caprio o Hugh Jackman podrán seducir a la preciosa morena de ojos verdes. Lo de antes pasó y lo de ahora no es verdad. Seducir es demasiado sofisticado y necesita demasiado tiempo. Un arte que ha quedado relegado en el siglo XXI, o mejor dicho, que se ah transformado en el siglo XXI.

Actualmente, la morena de ojos verdes se llama Comunicación, se llama resultados, se llama popularidad, se llama éxito…en lo más profundo también se llama soledad, resignación o miedo.
Para seducir a la morena de ojos verdes, se llame como se llame, es necesario pensar. Cuando pregunta, ¿y usted piensa? muchas veces me responden: “Sí, yo pienso en la ducha o conduciendo…”. ¡Qué error! Pensar es ante todo una necesidad. Un ejercicio diario. Pensar ante un papel en blanco y con un bolígrafo en la mano. Pensar sin desfallecer, porque lo normal es que hoy o mañana no saquemos nada en claro después de pensar y pensar. Pero un día, y no lejano, pensaremos algo vital para la empresa, para la familia o para mí. Algo útil que me permitirá, por fin, conquistar a la morena de ojos verdes.

Muchos piensan que si Lennon viviera sería Primer Ministro, que si China aceptara la cultura occidental desaparecería el bacalao en salazón, que si lo niños índigos se independizaran realmente volverían los gremios o los guetos. Hay personas que se “pasan pensando” y son capaces de conducirnos a lo absurdo. Bien pensado un poco de lo “absurdo” tampoco nos sentaría tan mal. Cuando la humanidad ha dado un avance intelectual realmente importante, ha empezado por admitir lo que en aquél momento parecía absurdo. Quizá lo absurdo sea la mejor manera de conquistar a la morena de ojos verdes.

Quisiera dejarle un recado para los próximos días: trate de conseguir alguno de sus sueños, piense, póngale pasión y actúe, defina, establezca la estrategia, reaccione, no se quede parado y vaya a por ello.
Y si es usted quien al final de la jornada ha seducido a la morena de ojos verdes, no nos lo cuente, guárdeselo y será siempre dueño de ese sueño.


Suscribirse a comentarios Respuestas cerradas, se permiten trackback. |

Comentarios cerrados.


Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies