Flint, la crisis del agua y el colapso de la democracia

Todos dependemos del agua, sin agua la vida no sería posible. Podríamos decir que agua es sinónimo de vida, es un recurso necesario que debería ser propiedad de todos y de nadie. Aquí se muestra un ejemplo de cómo el liderazgo irresponsable pone en riesgo a los ciudadanos de la ciudad de Flint por una decisión en contra de los valores democráticos y de los derechos humanos.
En abril de 2014 el gobernador republicano de Michigan, Rick Snyder, tomó la decisión de cambiar la fuente de suministro de agua potable como medida de recorte presupuestario. La ciudad de Flint se había visto afectada desde hacía unos años por la espantada de la industria y el empobrecimiento de la región tras la crisis de 2008. Flint dejo de abastecerse de la red de Detroit para extraer agua del río Flint, lo cual no tendría ninguna importancia si no fuese porque el rio Flint era conocido por su contaminación, y nunca antes se habían suministrado de las aguas del río por su incapacidad para tratarla adecuadamente. Las aguas del río Flint contenían una gran variedad de contaminantes biológicos que tratados de forma inadecuada provocarían la corrosión de las viejas tuberías, haciendo que el plomo se filtrase en el agua. Durante meses y a pesar de las quejas de los vecinos sobre la calidad y salubridad del agua, los ciudadanos de Flint fueron envenenados mientras la administración capeaba las presiones con informes falsos que garantizaban la calidad del agua.
El agua era turbia, espumosa, olía y sabía mal pero los siguientes informes encargados por el gobernador seguían revelando lo mismo, al agua era buena. Los ciudadanos continuaron sin creer que el agua era adecuada para el consumo y los escándalos se fueron sucediendo, presencia de bacterias E.Coli y erupciones cutáneas en niños que terminan asociándose a la presencia de los prohibidos trihalometanos.
La repercusión de esta crisis del agua hace que organismos federales tomen cartas en el asunto y se encarguen nuevos informes. La Agencia de Protección Ambiental confirma en sus informes la presencia de plomo, pero éste tardaría unos 3 meses en ver la luz, ¿el motivo? intereses políticos que intentaban frenar una crisis que ya había estallado y que cada día tenía más víctimas. Uno de los últimos informes y que nadie fue capaz de tapar fue el informe procedente del Hospital Infantil de Flint y que revelaba la presencia de plomo en la sangre de los niños.
Niños, adultos, mujeres embarazadas…, toda la población consumió agua contaminada con el plomo procedente de las tuberías produciéndose un auténtico desastre. El envenenamiento por plomo afecta sobre todo a la población más vulnerable, los niños. Provoca graves secuelas en el desarrollo del cerebro de los niños, afectando a su cociente intelectual y provocando problemas de comportamiento entre otras secuelas que se irán conociendo con los años. 8600 niños menores de 6 años pueden haberse visto afectados y deben ser evaluados para hacer frente a esta crisis.
A raíz de estos informes y gracias también a la prensa nacional e internacional las autoridades de Michigan se vieron obligadas a admitir la evidencia, pero ya era tarde. La conexión de nuevo a la red de Detroit no sería una solución al problema. Ahora era necesario sustituir toda la red de tuberías de Flint para asegurar la eliminación del plomo. El 16 de Octubre de 2015 Flint se suministraba de nuevo del agua de Detroit.
Si nos remontamos unos meses atrás, esta historia cobra todavía más relevancia. Varios estudios determinaron el coste del proceso de potabilización del agua, 100$ diarios durante 3 meses habrían evitado la presencia de plomo en el agua. Esto significa que la crisis podría haberse prevenido por 9000$. Pero esta medida fue rechazada continuando con las medidas de ahorro del gobernador Snyder y sus políticas de austeridad. Otro elemento más que podría haber ayudado en la prevención de esta crisis es el caso de General Motors. General Motors tiene una de sus fábricas en la ciudad de Flint y algunos meses atrás trasladó al gobernador su queja por la corrosión que el agua estaba ocasionando en sus vehículos. El Gobernador lamentó muchísimo este “inconveniente” y mostro un gran interés por tomar medidas para que esto no volviese a ocurrir. Probablemente el temor a que General Motors abandonara la ciudad en busca de otra ubicación para su fábrica hizo que no le temblara el pulso a la hora de solucionar el problema. Se destinaron 400.000$ para que la fábrica de General Motors fuera abastecida de nuevo por la red de Detroit. Así, mientras la fábrica lavaba sus coches con agua limpia y tratada los ciudadanos de Flint continuaron bebiendo agua envenenada. Intereses políticos y económicos que priman sobre el bienestar social y que además favorecen la desigualdad.
El 5 de Enero de 2016 la nueva alcaldesa declara el estado de emergencia y el presidente de los Estados Unidos, Barak Obama, firma un decreto de emergencia para poner en marcha planes de ayuda. Serán necesarios millones de dólares para reconstruir la vida de los vecinos de Flint, pero la confianza de los ciudadanos será difícil de recuperar.
Esta catástrofe pudo haberse evitado en varios momentos, la irresponsabilidad de los dirigentes en un país en desarrollo puede poner en peligro la cobertura de las necesidades más básicas afectando así al desarrollo humano, económico y social, y haciendo temblar los cimientos de la democracia. Muchos han calificado esta crisis como “el colapso de la democracia” Las decisiones políticas que no tienen en cuenta el bienestar de las personas van más allá de una crisis. La estabilidad política y económica debe asegurar el desarrollo creando el entorno idóneo para ello. La democracia es la principal herramienta para conseguirlo y los líderes pueden ser el principal elemento que lo consolide o que lo destruya. Una de las principales estrategias del gobierno conservador de Snyder fue la ley del gestor de emergencias. En el año 2011 se modificó esta ley que prácticamente otorgaba poderes ilimitados a gestores no elegidos por los vecinos sino que eran nombrados por el gobernador en momentos de dificultades financieras convirtiendo a los ayuntamientos en espectadores de sus decisiones. ¿No es esto una vulneración de los valores democráticos? No podemos obviar el nivel sociocultural de la población de Flint, con un índice de analfabetismo cercano al 30% y más del 40% de la población viviendo bajo el umbral de la pobreza, tiene además uno de los índices más altos de delincuencia de los EEUU. Estas condiciones junto con las políticas de austeridad, la falta de inversión social y la ausencia de voluntad política dieron lugar a esta crisis y al incremento de la desigualdad social y la injusticia. “La desigualdad y la vulnerabilidad crecientes son los enemigos a combatir para conseguir que el desarrollo sea sostenible” (PNUD)


Suscribirse a comentarios Comentarios | Trackback |

Enviar comentario


XHTML: Puede utiliza las etiquetas: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

*


Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies