RSC Y BENEFICIO EMPRESARIAL

RSC Y BENEFICIO EMPRESARIAL

Actualmente existe un cambio de perspectiva en el mundo empresarial, y más concretamente entre los stakeholders.  Estos demandan con mayor interés un cambio de paradigma en las organizaciones, por el cual la generación de beneficios de forma exponencial no debe ser su único objetivo, sin importar los daños colaterales que estos pudieran llegar a provocar, sino que estos además deben provenir en parte como efecto de la sostenibilidad a l/p y del progreso social.

Debe existir la necesidad de integración de la triple cuenta de resultados; económicos, sociales y medioambientales, con costes estructurales sostenibles que permitan la generación de beneficios socialmente responsables en las economías donde operan.

Esto implicará la elaboración de Planes Estratégicos enfocados hacia un progreso social, eficiencia económica, responsabilidad  y transparencia como ventajas competitivas.

Es la RSC  junto con los grupos de interés y agentes externos los que pueden llegar a otorgar otra serie de percepciones o vínculos que agreguen valor, y en consecuencia rentabilidad a las Compañías.

LA RSC y sus elementos como ventaja competitiva deben involucrar a las diferentes áreas de la Compañía, implementando acciones con objetivos comunes y de cumplimiento riguroso y monitorizado.

Asimismo, es fundamental que las Compañías lleven a cabo en sus procesos acciones responsables, que supongan una reciprocidad entre lo que la sociedad les está prestando y lo que ellos a cambio les proporcionan, obligándoles a ejercer mayor análisis y valoración de las actuaciones y comportamientos medioambientales, éticos y sociales.

Las acciones de RSC deben ir orientadas hacia la creación de “valor compartido”: La sociedad en general demanda retos por parte de las empresas, y estas deben saber ser flexibles y adaptables a ellos.

El futuro de la rentabilidad de las empresas, evoluciona inexorablemente hacia:

– Generación de la riqueza basada en la optimización de los recursos naturales.

– Disminución de emisiones contaminantes en los procesos productivos y productos finales.

– Mayor conciencia social.

Este nuevo pensamiento debe establecer una interfaz entre las empresas y los problemas sociales, que permita crear nuevos planes hacia una conciencia social. Este enfoque social debe ir de la mano de ONGs e Instituciones.

La sociedad avanza a un ritmo ineludiblemente rápido, las empresas deben saber adaptarse a ese avance de conocimientos de las Comunidades en donde desarrollan su actividad.

El itinerario hacia el enfoque de responsabilidad económica y social, debe formar parte de nuestra cultura, debe nacer de las instituciones, de las empresas, debe iniciarse de lo local hacia lo regional, siendo ejemplo en cada desarrollo que se quiera llevar a cabo en cualquier ámbito de la vida.

En definitiva, considero que las Compañías deben ampliar su portfolio organizacional, incorporando áreas de conocimiento social y medioambiental, pues será la sostenibilidad del planeta y su futuro quienes determinarán su evolución hacia un progreso íntegro.

UN SALUDO

JAIME DORADO SANTOS

 

 


Suscribirse a comentarios Respuestas cerradas, se permiten trackback. |

Comentarios cerrados.


Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies