Cómo dar un buen feed-back

“No digas lo que piensas, pero piensa lo que dices”

Gabriela Mistral

feed-back-1Feed-back es uno de esos “palabros”  que se han colado en el argot cotidiano de, entre otros campos, el mundo empresarial y profesional. Aunque pudiera utilizarse su equivalente en castellano (retroalimentación) lo verdaderamente relevante no es cómo llamarlo sino su enorme potencial como palanca para la mejora profesional, pero hay que saber darlo de forma adecuada (y recibirlo también, claro) para poder maximizar sus beneficios.

Aunque puede haber diferentes tipos de feed-back, me refiero sobre todo a la opinión o evaluación del desempeño de una persona o grupo de personas que da un interlocutor como retorno sobre la realización de un trabajo o tarea, y es la base de un proceso en el que las personas adquieren, comparten y generan conocimiento.  A través de este feed-back se deben revelar los puntos positivos en dicha realización, pero también aquellos a mejorar, es decir, tiene que ser constructivo tanto en el halago como, especialmente, en la crítica.

En el mundo profesional, debe ser un proceso más metódico, objetivo y estructurado que en otros contextos. Algunos consejos para mejorar la capacidad de dar un adecuado feed-back podrían ser:

Con un poco de atención y algo de práctica, se puede ser muy efectivo dando feed-back, aunque la tarea es mucho más compleja si tienes la sensibilidad del jefe de Dilbert

feed-back-dilbert

 


Suscribirse a comentarios Respuestas cerradas, se permiten trackback. |

Comentarios cerrados.


Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies