IoT en el comercio electrónico

Durante esta última semana, desgraciadamente, hemos oído hablar de los “botones, que los mandatarios de EEUU y Corea del Norte, tienen en su escritorio y de cuál de los dos mortales botones es más poderoso y grande.

Este preocupante conflicto, me ha servido de inspiración para hablar de otros botones más interesantes, los botones inteligentes o también llamados click&go, basados en la interconexión de objetos con Internet (Internet de las cosas o IoT).

Pero empecemos desde el principio.

Antes del año 2.000, sólo existía un canal único de venta o Single Channel: la tienda física.

Con el comercio electrónico, apareció la venta multicanal: venta por canales diferentes pero aislados.

La siguiente evolución ha sido el Cross Channel, donde se producen las primeras sinergias entre los canales físicos y digitales.

Actualmente, el objetivo es llegar a la Omnicanalidad (Omnichannel), donde los canales se difuminan poniendo al cliente en el centro (Customer Centric), para ofrecerle una experiencia de compra completa y unificada.

En la Omnicanalidad, el cliente es único en todos los canales, permitiendo que la oferta y la compra estén personalizadas. Además, la cadena de suministro es mucho más flexible y optimizada integrando a todos los canales.

Por tanto, la Omnicanalidad ofrece muchos modelos de servicios, entre ellos:

El siguiente paso hacía la omnicanalidad, han sido los botones inteligentes, que permiten solicitar el envío de un producto o servicio con un solo clic.

El botón Seur OneClick, permite sin necesidad de registrarse o llamar por teléfono, avisar a Seur para que recoja sus paquetes con solo apretar un botón.

El botón de Cabify, permite simplificar el proceso de solicitud de un coche con conductor. Desde el dispositivo, el usuario puede escoger el tipo de vehículo e imprimir el ticket en el que aparece el nombre y teléfono del conductor, así como el modelo y matrícula del vehículo que le ha sido asignado.

Otro ejemplo es Click&Pizza, es la forma de pedir tu Telepizza a domicilio en un solo paso. Tal y como ellos mismos indican “con el botón Click & Pizza sólo necesitas tres segundos para hacer tu pedido a domicilio”.

El último en aparecer en España, ha sido el Dash Button de Amazon, un pequeño dispositivo wifi que se conecta a nuestra red doméstica y está asociado a una marca concreta, con el que podemos comprar  de forma instantánea. Están disponibles para marcas de las siguientes áreas de productos: belleza, alimentos y bebidas, salud y cuidado personal, hogar y oficina, niños y bebés y mascotas.

Como muchas de las nuevas tecnologías, tiene sus partidarios y detractores.

La OCU, ha observado una serie de desventajas, entre ellas necesitar un botón distinto para cada producto, vincular a los consumidores a una marca y disgregar las compras en múltiples pedidos.

Otras voces hablan de fomentar de forma desenfrenada el consumismo y el problema medioambiental:

Si bien es cierto que el IoT acabará por implantarse en el comercio electrónico, parece que esta forma de compra aún no ha encontrado el mecanismo correcto para aportar el valor necesario al consumo racional y sostenible.

En este camino parece estar trabajando Amazon, con el servicio Dash Replenishment (DRS) que permite pedir productos automáticamente cuando se están agotando a través de dispositivos conectados.

Este servicio ofrece a los clientes la posibilidad, por ejemplo, de que su lavadora realice automáticamente un pedido de detergente cuando queden pocos cacitos, o de que su impresora nunca se quede sin tinta.

Veremos cuál será el futuro de estos botones, sin duda alguna, mejores que los botones nucleares que tienen en sus manos Trump y Kim Jong-Un.


La perfecta combinación entre negocio y tecnología Big Data

Una de las tendencias empresariales de las que más se habla en este momento es el famoso Big Data.

En EOI planteamos el conocimiento de Big Data, desde un aspecto global de transformación empresarial donde la estrategia y la tecnología están totalmente conectadas para aportar valor a todo tipo de organizaciones, optimizando la gestión empresarial y/o ayudando a generar mayores ingresos.

En programas como Master en Business Intelligence y Big Data (Online), trabajarás con las herramientas tecnológicas de BigData y tendrás la oportunidad de aplicar estas herramientas para gestionar un proyecto empresarial real de Big Data.

La tecnología Big Data al servicio de la estrategia empresarial.

¡Un gran reto! ¿Te animas?


Cómo medir la innovación. Las métricas de la innovación

“La innovación y su medición es la única competencia medular que necesitan todas las organizaciones.”

Peter Drucker

La innovación sostenida es producto de una cultura innovadora: conjunto de actitudes, experiencias, valores, normas, suposiciones y creencias adoptadas en una organización. Pero desafortunadamente, estos elementos son muy resbaladizos y difíciles de medir.

Reconociendo este problema, los profesores Joe Weintraub y Jay Rao de Babson College-Boston, han creado una metodología para hacer realidad la innovación y conocer la efectividad de la misma por medio de una serie de indicadores.  En este sentido:

1. identificaron los «bloques» constitutivos de la cultura innovadora y sus componentes, a los que denominan «factores» y «elementos», respectivamente.
2. desarrollaron una herramienta práctica y sencilla, para medir la fuerza de los bloques de la cultura innovadora. A esa medida la han denominado “i-Q” (innoquotient).

Según esta metodología, la cultura innovadora descansa sobre una base de seis bloques: recursos, procesos, resultados (lado “izquierdo-cerebro”) y valores, conducta y clima (lado “derecho-cerebro”).  

Estos bloques están dinámicamente vinculados. Por ejemplo, los valores de la empresa tienen un impacto en los comportamientos de las personas, en el clima del lugar de trabajo y en cómo se define y se mide el éxito.

imagen-1

Recursos: explica cómo se apoyan los esfuerzos de innovación. Este bloque, a su vez, tiene tres factores principales: personas, sistemas y proyectos. De éstos, las personas son críticas.

• Procesos: describe el curso de la innovación en una empresa. El proceso tiene tres factores: ideación, concreción y realización.
Aunque muchas empresas demuestran una gran destreza en la construcción e implementación de procesos de innovación, muchas no logran dar el siguiente paso importante: construir las infraestructuras humanas y sociales que esos procesos necesitan para operar eficazmente.
Los buenos procesos de negocio son muy importantes, pero son simplemente mecanismos que requieren sistemas humanos complementarios.

• Resultados: describe cómo la producción de innovación se define, se mide y se recompensa. En este esquema, el éxito puede ser captado en tres niveles: externo, empresarial y personal.
A nivel empresarial, se calcula regularmente el éxito como el porcentaje de los ingresos anuales generados por los productos lanzados.
Por otro lado, la forma en que los recursos humanos miden su éxito personal es tan importante, pero menos frecuentemente considerada. Si una empresa obtiene buenos resultados en cada medida de innovación, pero su personal no está contento o motivado, la cultura de innovación en la organización irá disminuyendo.

• Valores: impulsan las prioridades y las decisiones, que se reflejan en cómo una empresa gasta su tiempo y dinero.
Las empresas verdaderamente innovadoras gastan generosamente en ser emprendedoras, promoviendo la creatividad y el aprendizaje continuo.

Conducta: describe cómo actúan las personas en la causa de la innovación.

Clima: un clima innovador está marcado por la simplicidad, la colaboración y la confianza entre las personas. Un clima saludable fomenta el entusiasmo, desafía a las personas a asumir riesgos en un entorno seguro, fomenta el aprendizaje y el pensamiento independiente.

Al desglosar los resultados de la encuesta, la dirección puede obtener una imagen clara y respaldada por datos numéricos de dónde la cultura innovadora es fuerte y débil. Puede enfocarse en áreas específicas donde la mejoría es más necesaria.

Los resultados desagregados de la encuesta también proporcionan oportunidades de aprendizaje. Los puntajes altos en una u otra unidad pueden indicar las mejores prácticas que los gerentes en unidades menos eficientes pueden estudiar y emular.

 

En 2014, el Comité de la Asociación Española de calidad (AEC)  consideró necesario medir la cultura de la innovación en España, poniendo en marcha el Estudio sobre Cultura de la Innovación en España, pionero a nivel mundial, con el apoyo institucional de los Ministerios de Economía y Competitividad e Industria, Energía y Turismo y de sus Partners impulsores (AENOR, Airbus Group, Merck, Fundación Pons, Repsol y Thales), utilizando esta metodología de los 6 bloques.


La “sencilla” razón por la que una startup tiene éxito

“Todos tenemos un plan, hasta que te pegan en la cara” Mike Tyson

Muchos de los que hemos emprendido alguna vez un negocio, entendemos perfectamente esta frase.

Crear una empresa con éxito es el objetivo de todo emprendedor, pero sólo 1 de cada 12 nuevas empresas tiene éxito.

Bill Gross, fundador de la incubadora Idealab, que ha lanzado al mercado más de 100 compañías, analiza en esta ponencia TED cuáles son los factores que realmente importan para el éxito de una startup.

Gross recolectó información de cientos de compañías y clasificó cada compañía en cinco factores clave:

Primero, analizó compañías exitosas de Idealab, como Citysearch, CarsDirect, Goto, Netzero, Tickets.com, y después compañías que no tuvieron éxito como Z.com, Insider Pages, Mylife, Desktop Factory, Peoplelink.

También analizó compañías, fuera del ámbito de Idealab, con éxitos desmesurados, como Airbnb, Instagram, Uber, Youtube y Linkedin, así como grandes fracasos como Webvan, Kozmo, Pets.com, Flooz y Friendster.

De esos 5 factores, el timing o momento fue el primer factor que explicaba la diferencia entre éxito y fracaso, con una puntuación de un 42%: ¿Está la idea muy adelantada y el mercado no está preparado? ¿es demasiado tarde?

El equipo/ejecución, ocupo la segunda posición con un 32% y la originalidad de la idea fue el tercer factor con un 28%.

Gross analiza estos resultados en Airbnb“muchos inversionistas no invirtieron en esta startup porque pensaron que nadie iba a alquilar un espacio en su casa a un extraño, pero la gente demostró lo contrario. Una de las razones de su éxito, aparte de un buen modelo de negocio, una buena idea y una gran ejecución, fue el momento. Airbnb surgió justo en la cima de la recesión cuando la gente necesitaba dinero extra y eso quizá ayudó a la gente a vencer la objeción a alquilar su hogar a un extraño”.

Como ejemplo de fracaso, Gross describe a Z.com, una compañía de entretenimiento en línea: “estábamos muy emocionados, teníamos suficiente dinero, un gran modelo de negocio, hasta contratamos talento de Hollywood para unirse a la compañía, pero la penetración de banda ancha era muy baja en 1999-2000. Era muy difícil ver contenido de video en línea y la compañía finalmente cerró en 2003”.

“La mejor manera de evaluar el tiempo es ver cuidadosamente si los consumidores están realmente listos para lo que se ofrece. Y ser realmente honesto, no negar ninguno de los resultados que vean”.

Por todo ello, un proceso ordenado de creación de una startup, debe ser el punto crítico para detectar posibles problemas, antes de lanzar la empresa en el mercado. Evidentemente, ello no garantiza el éxito de una empresa, pero ayuda a reducir los fracasos y sobre todo a anticiparlos.

Ese proceso ordenado debe de realizarse en tres fases:

#1: Observación-Ideación-Diseño: el primer paso es realizar una investigación cualitativa para detectar oportunidades o comprender el problema/necesidad a resolver a través de la comprensión del contexto y de los individuos implicados en el mismo (design research). Tras el trabajo de campo y recopilación de la información, generaremos ideas teniendo presente a las personas en el centro de la solución (design thinking) y diseñaremos las primeras hipótesis del modelo de negocio (business model canvas) basadas en las oportunidades y/o los dolores detectados en el cliente.

#2: Prototipado-Validación: una vez diseñado el modelo de negocio, lo importante es prototipar y validar o pivotar las hipótesis, hasta llegar a un modelo de negocio que permita desarrollar la startup con mayor garantía de éxito.

En esta fase, es muy importante el análisis de métricas de los diversos experimentos, para obtener conocimiento validado en el mercado.

#3: Planificación-Lanzamiento: esta etapa tiene un enfoque ejecutivo, donde se planifica y ejecuta el plan que anteriormente se ha diseñado y validado. Se trata de planificar cómo se va a desarrollar la empresa (cálculos de los costes de inversión y rentabilidad, diseño del plan de marketing y comercial, desarrollo del plan de operaciones, búsqueda de inversores…).

new-piktochart

 


Coolhunting: cazando tendencias para innovar

#virtualreality #autonomousvehicle #bigdata #drone #sharingeconomy #peopleempowerment #3dprint #crowdsourcing #crowfunding #handcrafted #downshifting #pop-upstores #storytelling…

Tendencias, tendencias y más tendencias. Nuestra sociedad está llena de tendencias en todos los ámbitos, político, social y económico.

Como los antiguos exploradores y conquistadores en la búsqueda de un país legendario famoso por sus incalculables riquezas (El Dorado), el gran reto que ahora tienen las empresas es detectar los indicios de cambio que se producen en las motivaciones, gustos y preferencias de los clientes o usuarios, con la intención de utilizar esta información para innovar.

El nuevo Dorado, es saber detectar a tiempo esos cambios en sus fases más inci­pientes, interpretar adecuadamente qué factores favorecen su emergen­cia y determinar qué impacto tendrá la tendencia sobre la organización.

Todo ello se consigue aplicando técnicas sociológicas, antropológicas, culturales, artísticas y de investigación de mercado, que se aglutinan en una disciplina llamada Coolhunting.

Nacida en los años 90 en Estados Unidos, en el sector de la moda y que ahora se utiliza en todo tipo de sectores empresariales. Por lo tanto, no es una disciplina nueva, aunque algunos de sus enfoques son totalmente nuevos, sobre todo con la aparición de la la web 2.0.

El entorno del coolhunting (background) es el escenario que se  investiga, en el que se desarrolla una innovación, una tendencia o una moda. Pero qué diferencia hay entre estos tres términos.

Para entender bien este concepto, debemos de tener en cuenta cuál es la curva de la innovación y los diferentes perfiles de los consumidores en relación a la adquisición de esa innovación.

Geoffrey Moore, tomando como base las investigaciones del antropólogo Everett Rogers, propuso cinco grupos en función de su actitud y comportamiento frente a la innovación:

Imagen5

Actualmente, la misma profesión de coolhunter se considera una tendencia, que en un futuro pasará a ser una moda, cuando las empresas incorporen, de forma habitual, un coolhunter en su organización.

Profesionales con un alto conocimiento del contexto en el que se desenvuelve el consumidor, con capacidad de observar los indicios de cambio que se están produciendo y de analizar las conexiones entre esos indicios en busca de patrones de comportamiento, describiendo las tendencias emergentes y sus implicaciones sobre el negocio de una organización.

Resumiendo, una mezcla casi perfecta de estrategia, inteligencia competitiva, técnicas de marketing, gran dosis de creatividad y mucho trabajo de “patearse la calle”. Inés Skotnicka


“Busco voluntarios para un viaje peligroso”

Soy una apasionada de la literatura de viajes. Uno de mis grandes héroes es Ernest Henry Shackleton y su incleíble epopeya con el Endurance en el Polo Sur.

En el año 1907, Shackleton insertó un anuncio, dirigido a voluntarios dispuestos a conquistar el Polo Sur.

“Busco voluntarios para un viaje peligroso. Se ofrece: sueldo exiguo, frío intenso y se garantizan largas horas en absoluta oscuridad.
Un regreso incierto. Honores y reconocimiento en caso de finalizar el viaje con éxito.”

En el siglo XXI, la innovación se ha convertido en ese viaje peligroso y necesario que toda organización debe de plantearse. Y cuanto mayor es la incertidumbre, más debemos esforzarnos por planificar y tratar de anticipar posibles dificultades, como hizo Shackleton en su conquista al Polo Sur.

Una travesía complicada exige mucha preparación y no perder nunca de vista su objetivo. En este sentido, cabe apuntar varios elementos a desarrollar:

La innovación es ese gran viaje que hay que recorrer, adaptándolo a la estrategia, necesidades y objetivos de cada empresa. No se trata de comprar un modelo o una metodología e implantarlos en nuestra compañía, sino que es necesario adaptar ese viaje a nuestras necesidades.

  1. La innovación como proceso estratégico de la empresa. La alta dirección debe ser el impulsor máximo.
  2. Evaluar la cultura de la empresa. Determinar los aspectos facilitadores y las barreras de la gestión de la innovación. Generar un plan de acción que potencie un clima positivo de colaboración e intercambio de conocimientos.
  3. Comenzar con diversos proyectos, pero con la visión global de un proceso.
  4. Comunicar a toda la organización qué entiende la empresa por procesos de innovación y qué se espera de las personas.
  5. Las personas gestionan la innovación. Reconocer y premiar su implicación en la generación y transmisión de conocimientos. Gestionar el talento, potenciando la confianza, la coherencia, el optimismo y la apertura a nuevas ideas y valorar las competencias y habilidades de las personas.
  6. Fomentar un entorno de aprendizaje continuo. Donde exista tolerancia a los fallos y la responsabilidad sea compartida.
  7. Generar procesos de innovación abierta. Invitar a clientes, proveedores e incluso competidores a las redes de conocimiento de la empresa.
  8. Medir el grado de avance de la gestión de la innovación. Medición que sirva para generar aprendizaje y conocimiento y replantearse cambios o mejoras en el modelo de gestión de la innovación.

untitled-infographic-copy (2)

La innovación no es un juego corto. Es el arte de jugar el juego largo.
“Busco voluntarios para un viaje peligroso, pero apasionante.
Honores y reconocimiento en caso de finalizar el viaje con éxito”.


“Sentir que es un soplo la vida…”

Si hoy Carlos Gardel tuviera que escribir su famoso tango “Volver”, probablemente no hablaría de 20 años sino de un espacio de tiempo mucho más corto.

Analizando un estudio de Digi-Capital sobre capitalización bursátil de las compañías de internet, de las 102 empresas que aparecen en la pirámide, todas tienen menos de 20 años y la gran mayoría, menos de 10 años.

En otro informe, realizado por el profesor de la Universidad de Yale, Richard Foster, sobre las sociedades que integran el índice bursátil de las 500 empresas más valiosas que cotizan en EEUU (S&P 500), se llega a las siguientes conclusiones:

0114_DisappearingActs

Imagen3

Pero esto no ha hecho más que empezar, la disrupción tecnológica de la nueva era corporativa, “asesina” sectores, empresas y modelos de negocio, que se sustituyen por otros a una velocidad de vértigo. Los grandes cambios que afectan a toda la humanidad suceden con una frecuencia cada vez mayor.

CountdowntoSingularityLog

El ritmo actual de avance tecnológico no tiene precedentes en la historia. Vivimos en un mundo exponencial. La mejora exponencial de las tecnologías digitales está impulsando a la mejora exponencial de la innovación.

El potencial de las tecnologías exponenciales se amplifica cuando se combinan de forma innovadora, uniéndose en plataformas abiertas y ecosistemas (innovación abierta), que reducen la inversión y el plazo de ejecución necesario para impulsar la próxima ola de innovación. La inteligencia artificial, la robótica, la nanotecnología…, van a producir cambios disruptivos que alteraran muchos sectores, para crear una serie interminable de nuevos modelos negocio, productos, servicios, empresas y nuevas tecnologías.

WavesofInnovationgraph_003

“Sentir que es un soplo la vida que 20 años no es nada…”

(toda una eternidad)


Menos “thinking” y más “doing”

Es indudable que metodologías como Lean Startup, Customer Development y Design Thinking, están de moda y el riesgo de que algo esté de moda es no aplicarlo de forma correcta y quedarse sólo en lo “divertido”.

Como decía Amalio Rey en su post Design Thinking para prevenir riesgos: “Me interesa más que los participantes vivan el proceso de recogida de evidencias sobre el terreno, que el festival de post-it en que se convierten a menudo los talleres de DT“.

Esa es la clave: “…para tener éxito, los creadores del negocio necesitan transformar las hipótesis, saliendo a la calle, preguntando a los clientes si las hipótesis son correctas y rápidamente cambiar aquellas que estuvieran equivocadas…” Steve Blank “El manual del emprendedor“.

El objetivo de todas estas metodologías es ayudar a encontrar modelos de negocio deseables, factibles, rentables y escalables, mediante una serie de herramientas enfocadas en la experiencia del usuario, en los procesos colaborativos y en el prototipado rápido y desarrollo ágil.

Muchos de los que nos dedicamos a mentorizar proyectos, tenemos claro que el plan de negocio, es una herramienta de análisis predictivo de la realidad, es un trabajo “inside the building”, que no sobrevive al primer contacto con esa realidad. Pero también debemos de tener claro, que igual de predictivo puede ser pintar y llenar de pos-it una serie de herramientas (business model canvas, mapa de empatía, value proposition canvas…), sin tener un contacto directo con el cliente/usuario, sin validar las hipótesis en el mercado, dando por supuesto el encaje problema-solución, el encaje producto-mercado, porque se han diseñado de “forma perfecta”, un número suficiente de herramientas. Nada más lejano al objetivo de estas metodologías: el “aprendizaje validado”.

La finalidad última es crear empresas o desarrollar proyectos en las organizaciones ya creadas, con más probabilidad de éxito. El objetivo no es DISEÑAR/PENSAR que nuestro modelo de negocio es el qué quiere el cliente, sino BUSCAR/HACER el modelo de negocio qué quiere el cliente.   

Por eso es importante que centremos todos los esfuerzos en “outside the building”, la parte menos divertida y más difícil. A muchos emprendedores no les gusta la perspectiva de salir a hablar con los clientes, las excusas son múltiples: “tenemos estudio de mercado que avalan nuestras hipótesis”, “hemos hecho entrevistas a amigos y les ha encantado”, “hemos realizado muchas encuestas por mail”, “hemos hablado con expertos”…

Hagamos que se trabaje más sobre los aspectos importantes y complicados de todo este proceso, sin eludir las dificultades, dando importancia a la observación, investigación y entendimiento del problema para encontrar soluciones deseables y para ello hay que encontrar al cliente/usuario, conocer sus tareas (jobs), entender cuáles son sus necesidades, alegrías y fustraciones y trabajar colaborativamente con él.

Cómo se diseña, ejecuta y se analiza una entrevista. Qué experimentos realizamos para poner a prueba las hipótesis. Qué métricas utilizamos. Hemos validado el problema, hemos validado nuestra solución, qué iteraciones tenemos que hacer.

Llenar las paredes de post-it está muy bien y es muy divertido, pero enseñemos  más a BUSCAR/HACER y menos a DISEÑAR/PENSAR, enseñemos a “salir a la calle” para validar las hipótesis y convertirlas en hechos.

Menos thinking y más doing


El genio del Siglo XXI

elon-musks-spacex-to-reveal-mars-colonial-transporter-later-this-year-1

“Si algo es importante para ti debes hacerlo, incluso cuando está en tu contra” Elon Musk

Sin lugar a dudas, si Julio Verne y Elon Musk hubieran sido contemporáneos, el protagonista de aquellas maravillosas novelas de ciencia ficción, hubiera sido Musk.

Mientras la inmensa mayoría de los mortales, vamos viendo como el mundo se va transformando, convirtiéndonos en usuarios de los avances tecnológicos, unos pocos van inventando, diseñando, creando y perfilando las líneas del futuro.

Decía el informático estadounidense Alan Key: “La mejor forma de predecir el futuro es inventarlo”. Indiscutiblemente, una de las personas que actualmente está inventando ese futuro es el sudafricano de 44 años Elon Musk, considerado el genio tecnológico del siglo XXI.

En 1995 Musk, con tan sólo 20 años, comenzó a construir ese futuro, cuando creo Zip2, una plataforma que ofrecía guías urbanas para internet. Zip2, se vendió por 334 millones de dólares.

En 1999 fundó X.com, portal de finanzas online, fusionándose en el año 2000 con Confinity, que había lanzado su producto estrella PayPal, comprada por eBay por 1.500 millones de dólares, de los cuales Musk recibió 165 millones de dólares, con tan sólo 30 años.

A partir de ese momento, Musk ha dedicado todo su tiempo y su dinero a solucionar los problemas más desafiantes de la humanidad. Hazañas tecnológicas que van a suponer un cambio disruptivo en muchos sectores, como la energía, la automoción y el espacio, que impulsaran cambios tecnológicos en otros negocios. Esto no ha hecho más que empezar.

En 2002 Musk creo SpaceX, con 100 millones dólares de su fortuna personal. Después de varios años, el cohete Falcon 9 de SpaceX, diseñado por él mismo, se convirtió en el primer vehículo espacial privado en poner un satélite en órbita.

Pero sus sueños espaciales, van aún más lejos, Musk quiere llegar a Marte, antes incluso que la NASA: Voy a poner un hombre en Marte en diez años”. Su idea es bombardear los polos de Marte con armas termonucleares, no con un fin bélico, sino como una forma de calentar el planeta y que pueda ser habitable para una futura colonización humana.

La nueva locura de Musk, ha sido el diseño de un tren supersónico, bautizado Hyperloop, pensado para viajar a través de un tubo de cristal, que será capaz de conectar San Francisco con Los Angeles, separadas por 560 kilómetros, en menos de 35 minutos.

Otro sector que está revolucionando es el de la automoción. En sólo 7 años, Tesla motors, fabrica los coches eléctricos más exitosos del mundo. También es uno de los líderes en el desarrollo de vehículos sin conductor.  La compañía ya está trabajando en la tecnología de piloto automático y predice que podría estar disponible en 5 años.

En el sector energético ha abierto un nuevo mercado, que está haciendo temblar a las compañías eléctricas de todo el mundo. Con la batería Powerwall, pretende que millones de hogares se desconecten de la red eléctrica en los próximos años.

Modelos de negocio disruptivos y estrategias empresariales innovadoras. En 2014 Tesla Motors, liberalizó todas las patentes para acelerar el mercado, el anuncio lo hizo el propio Musk en su post titulado “All our patent belong to you”.

Además Tesla cuenta con un “Plan maestro secreto”: vender coches eléctricos de alta gama (en 2014 Tesla vendió 50.000 unidades), para financiar la alta inversión de esta nueva tecnología que permitirá, en un futuro próximo, reducir el precio para democratizar el producto en el mercado masivo.

¿Cuántos sueños le quedan aún por cumplir para seguir cambiando el mundo?. Seguro que muchos.

“The first order of business is to try. You must try until your brain hurts”

Elon Musk


Lideres del cambio

MASTER ADE CON ESPECIALIDADES

En octubre empezamos un nuevo curso, cargado de muchas ilusiones y expectativas.

Quiero dar la bienvenida a todas aquellas personas, que tienen ganas de pensar y alcanzar nuevos retos.

Este programa va dirigido a todos aquellos que quieran romper las fronteras del aprendizaje, trabajando el conocimiento, que sigue siendo muy importante para aprender, pero también experimentando y haciendo (learning by doing), donde el proyecto empresarial, será el eje del proceso de aprendizaje, utilizando metodologías muy innovadoras (lean & agile business design).

Además, queremos impulsar los valores y habilidades, fomentando el pensamiento creativo y positivo, el liderazgo, el trabajo en equipo y la sostenibilidad. Todo ello en un entorno de aprendizaje digital (e-learning), donde el profesor ha dejado de ser el protagonista y la conectividad y la colaboración van a desempeñar un papel fundamental, donde personas con distintos puntos de vista, experiencias y conocimientos vamos a compartir nuestras ideas, creando nuevos entornos de conocimiento de inteligencia colectiva y emocional.

En definitiva, espacios de colaboración abierta como oportunidad para aprender mejor, desde una visión internacional y global, en donde alumnos de nacionalidades distintas, compartirán y conocerán culturas, entornos sociales y económicos diferentes.

Además, podrás seleccionar una especialidad, para profundizar en tus conocimientos: negocios internacionales, marketing digital, innovación y experiencia de cliente y supply chain management.

Imagen1

Nuestra vocación es formar y crear espacios de innovación y emprendimiento, donde se pongan en práctica conceptos como creatividad, design thinking, open innovation, claves para transformar y mejorar las organizaciones y la sociedad en general.

¡Bienvenidos a esta que ya es vuestra casa, bienvenidos a EOI!

Imagen7



Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies