Coolhunting: cazando tendencias para innovar

#virtualreality #autonomousvehicle #bigdata #drone #sharingeconomy #peopleempowerment #3dprint #crowdsourcing #crowfunding #handcrafted #downshifting #pop-upstores #storytelling…

Tendencias, tendencias y más tendencias. Nuestra sociedad está llena de tendencias en todos los ámbitos, político, social y económico.

Como los antiguos exploradores y conquistadores en la búsqueda de un país legendario famoso por sus incalculables riquezas (El Dorado), el gran reto que ahora tienen las empresas es detectar los indicios de cambio que se producen en las motivaciones, gustos y preferencias de los clientes o usuarios, con la intención de utilizar esta información para innovar.

El nuevo Dorado, es saber detectar a tiempo esos cambios en sus fases más inci­pientes, interpretar adecuadamente qué factores favorecen su emergen­cia y determinar qué impacto tendrá la tendencia sobre la organización.

Todo ello se consigue aplicando técnicas sociológicas, antropológicas, culturales, artísticas y de investigación de mercado, que se aglutinan en una disciplina llamada Coolhunting.

Nacida en los años 90 en Estados Unidos, en el sector de la moda y que ahora se utiliza en todo tipo de sectores empresariales. Por lo tanto, no es una disciplina nueva, aunque algunos de sus enfoques son totalmente nuevos, sobre todo con la aparición de la la web 2.0.

El entorno del coolhunting (background) es el escenario que se  investiga, en el que se desarrolla una innovación, una tendencia o una moda. Pero qué diferencia hay entre estos tres términos.

Para entender bien este concepto, debemos de tener en cuenta cuál es la curva de la innovación y los diferentes perfiles de los consumidores en relación a la adquisición de esa innovación.

Geoffrey Moore, tomando como base las investigaciones del antropólogo Everett Rogers, propuso cinco grupos en función de su actitud y comportamiento frente a la innovación:

Imagen5

Actualmente, la misma profesión de coolhunter se considera una tendencia, que en un futuro pasará a ser una moda, cuando las empresas incorporen, de forma habitual, un coolhunter en su organización.

Profesionales con un alto conocimiento del contexto en el que se desenvuelve el consumidor, con capacidad de observar los indicios de cambio que se están produciendo y de analizar las conexiones entre esos indicios en busca de patrones de comportamiento, describiendo las tendencias emergentes y sus implicaciones sobre el negocio de una organización.

Resumiendo, una mezcla casi perfecta de estrategia, inteligencia competitiva, técnicas de marketing, gran dosis de creatividad y mucho trabajo de “patearse la calle”. Inés Skotnicka


Suscribirse a comentarios Comentarios | Trackback |

Enviar comentario

Debe identificarse para enviar comentarios.


Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies