Embarazo, crianza y tecnología

De cómo la innovación tecnológica ha contribuido al cambio en la crianza de nuestros hijos

Una de las decisiones más importantes en las vidas de las  personas es la de querer convertirse en padres. No hay nada de mentira en aquello de que la llegada de un niño lo cambia todo y esto es algo que no ha cambiado a lo largo de los años. Lo que sí ha cambiado, y no poco, son las herramientas tecnológicas de las que ahora disponemos para facilitarnos, en cierta medida, la ardua tarea que supone la crianza.

La tecnología ha desarrollado un papel muy importante  tanto en el seguimiento del embarazo como en el momento del parto.

Quizás uno de los mayores avances de los últimos años sea la imagen en tiempo real, la imagen 4D. Hace tan sólo 30 años era inimaginable pensar en la posibilidad de ver qué es lo que ocurría dentro del vientre materno desde el momento de la fecundación, ver la formación del feto paso a paso desde que era tan sólo un embrión hasta sólo un poco de tiempo antes de su llegada  al mundo. La imagen 4D es una técnica tan precisa que permite seguir el movimiento del corazón con el fin de detectar posibles malformaciones u otros problemas. Pero no sólo es para esto para lo que sirve, no hay que olvidar que también permite a los padres ver a su futuro bebé y les permite imaginar de una forma más real sus rasgos y formas.

image1     image2

Y como decía antes, la tecnología también ha tenido un papel no menos importante en el momento final de la gestación, en el momento del parto. Es el momento más anhelado por los padres pero va sujeto a muchos miedos e inquietudes por parte de ambos y también lleva implícitos nuevos dolores y molestias de la futura mamá. La libertad de movimiento en esos momentos hace más llevaderos los dolores que indican la llegada del bebé y favorecen la reducción del tiempo de alumbramiento pero esto está en completa contradicción con la monitorización tradicional que requiere de la permanencia en la cama de la paciente. Los equipos de monitorización de última generación han conseguido aplicar tecnología sin cables que permiten  un seguimiento tanto del estado de la  madre como del  bebé.  De esta forma, a medida que estos equipos se vayan incorporando al parque de tecnología médica de los hospitales, tanto mejor será la  experiencia del  parto para las futuras mamás.

Pero el embarazo y el parto son sólo unos de los ámbitos en los que las innovaciones tecnológicas se abren camino para prestar su ayuda a los padres. Otro de estos ámbitos es la lactancia. La Organización Mundial de la Salud  recomienda una  lactancia materna exclusiva hasta los seis meses de vida por todos los beneficios que aporta al bebé (y a la madre) y continuar dándole pecho al menos los dos años siguientes. Sin embargo, en España el permiso de maternidad dura 16 semanas y se plantea entonces la disyuntiva de cómo continuar con la lactancia como forma de alimentación si hay que incorporarse al trabajo. También aquí ha puesto su huella la tecnología con extractores de leche tanto manuales como eléctricos que facilitan a la madre la tarea de continuar amamantando a su bebé sin la necesidad de estar cerca de él. La habilitación de salas de lactancia en las empresas  ha contribuido notablemente a favorecer la extracción y almacenamiento de la leche materna en un ambiente higiénico, tranquilo, cómodo y con los materiales necesarios para tal fin. Quisiera aprovechar aquí para hacer hincapié en el papel que están jugando las nuevas tecnologías en el resurgimiento de la Lactancia Materna. Este proceso de recuperación empezó en el momento en el que  madres, matronas y algún que otro pediatra que empezaron a crear grupos de lactancia. Y después  apareció Internet y más tarde la Internet 2.0 y en este momento, personas que actuaban ya en este movimiento tuvieron la capacidad de difundir sus  conocimientos con el mismo alcance que las grandes instituciones. Hay algunas iniciativas en Internet que están haciendo a gran escala la labor que antes había correspondido a los grupos de Lactancia: los foros en los que las madres pueden encontrar otras madres con las que compartir sus experiencias cuando en su entorno cercano no tienen con quien hacerlo y las webs en las que se pueden encontrar, por ejemplo, información sobre la compatibilidad de los medicamentos con la lactancia materna (e-lactancia.org). Y todo esto que acabo de contar, aunque parezca un detalle secundario, salva montones de lactancias.

La innovación en este terreno no sólo corre a cargo de la tecnología. La forma de transportar a los bebes también ha sufrido modificaciones poniendo a nuestra disposición portabebés de materiales flexibles y cómodos que permiten al porteador mantener libres  las manos para poder realizar otras tareas mientras nuestro bebe descansa apaciblemente  junto a nosotros. Igual que en el caso de la lactancia las TICs han contribuido a la rápida difusión en su utilización a través de webs  donde explican cómo utilizarlos adecuadamente.

image3

La gran preocupación de los padres es la educación de sus hijos y ésta abarca diversas áreas, entre otras, el desarrollo de habilidades para un mundo que se halla en constante transformación.  La incorporación de herramientas propias de las nuevas tecnologías se ha convertido en una necesidad puesto que el mundo de nuestros hijos es digital desde el inicio, a diferencia del nuestro que se ha ido transformando poco a poco y es por esto por lo que esta tarea no siempre es fácil para los padres. Tanto que a veces podemos llegar a preguntarnos qué y cómo podemos enseñarles a nuestros hijos en este terreno. Aquí no nos vale el recurso de nuestra experiencia puesto que en la infancia de los padres de más de 30 años nunca existieron ni las tablets, ni las redes sociales, ni los smartphones….así que se trata de reducir esta distancia puesto la prohibición o limitación excesiva del uso de internet o de las redes sociales puede resultar incluso contraproducente ya que este, nos guste o no, es el medio en el que se desenvuelven las nuevas generaciones. El medio es el que es y hay que adaptarse lo que  implica hacer un esfuerzo por aprender y conocer los usos, riesgos y beneficios que aporta desde la perspectiva de los niños. Jugar es una de las actividades más importantes para los niños, no sólo por su componente divertido, sino porque mientras juegan aprenden a comportarse en situaciones reales. Así que unirse a sus juegos es una buena manera de acceder a ellos y reducir esa brecha digital de la que hablábamos. Pero ya no basta con jugar al balón o las muñecas… ahora el espacio de juegos también es digital.

 

        image5

 

Referencias

 

 


Suscribirse a comentarios Respuestas cerradas, se permiten trackback. |

Comentarios cerrados.


Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies