El líder y sus características de buen motivador.

 

 

 

Desarrollar una actitud positiva en los empleados es una tarea que supone un proceso gradual, acumulativo y sostenido. Esto no es una tarea fácil, la desmotivación puede venir de manera instantánea y en solo segundos se va abajo el trabajo de muchos meses.

No hay recetas de conductas que nos permitan decir que los empleados responderán positivamente antes determinadas situaciones ya que la motivación va relacionada con la interación que el personal desarrolle con su jefe y de la valoración y aceptación mutua que se de entre ellos.

Entre las herramientas que como líderes de equipo debemos desarrollar para fortalecer las actitudes y motivación de los empleados podemos mencionar:

Comunicación: Establecer una relación abierta, respetuosa y constructiva, dar a sus empleados la información que necesiten.

Confianza: Creer que las personas son capaces de hacer las cosas bien antes de que nos lo demuestren. Es apostar por los demás y aceptar que tienen su propia responsabilidad que sabrán poner en juego y no absorber con nuestra responsabilidad la suya.

Imagen de previsualización de YouTube

En pocas palabras “Desarrollar un liderazgo basado en la confianza en su equipo”

Exigencia: Cuando se confía y se cree en las personas se está seguro de que llevarán a cabo su tarea de la mejor manera posible y se les exige lo mejor de sí mismos.

Respeto y Lealtad: Tratar a los demás como esperamos que nos traten a nosotros. No se respeta a una persona si no se la valora. Cuando se valora a una persona, se la escucha, se tiene tiempo para ella, no se abusa de su confianza, no se la crítica en su ausencia, no se la humilla en público, no se atribuye uno el éxito de sus ideas o realizaciones.

Disponibilidad y Asequibilidad: Un jefe no accesible, que mantiene las distancias, que siempre está tan ocupado que no tiene tiempo para hablar con su gente, que obliga a sus empleados  a que vayan a él y no va él donde están ellos, demuestra poco interés por las personas o una actitud defensiva. Mientras que un líder que fomenta el contacto, se preocupa  e interesa por todo aquello que puede preocupar e interesar a los que trabajan con él, tiene más oportunidad de lograr la satisfacción en su equipo de trabajo.

Imparcialidad y Justicia: Evitar el favoritismo haciendo que todos se sientan especialmente estimados y atendidos.

Coherencia: Es más importante para nuestros empleados lo que hacemos que lo que decimos. Si ellos detectan que nuestra conducta no  apoya nuestras ideas por muy correctas que estas sean, nos catalogarán por nuestros actos.

Reconocimiento: Indiscutiblemente este factor es una fuente de motivación para el personal, esto lo invita a ilusionarse y a empeñarse en realizar sus labores con dedicación, esmero y compromiso, ya que siente que sus labores son valoras y apreciadas por su colaborador.

Despertar entusiasmo: esto lo logramos ilusionando a las personas con retos laborales difíciles, pero asequibles, transmitir confianza en la consecución de los resultados, animar cuando el empleado fracasa. Todas las personas necesitan saber que se les estima y valora en su trabajo.

Estrategias para la Motivación de los Equipos.

La Participación.

Es  una de las más eficaces para motivar y estimular el desarrollo personal y profesional de las personas. Esta muy vinculada a la del enriquecimiento del trabajo, así como a la práctica de la delegación de funciones por parte del mando y al trabajo en equipo.

Un líder que motiva a su gente, permite que éstos invadan su campo de  actuación, en lugar de limitar el  de ellos con un exceso de control o intervención.

Damos participación a nuestros empleados cuando:

Conservar y Desarrollar la Autoestima.

La persona que siente que puede realizar un trabajo estará motivada para hacerlo, en consecuencia, el mando que consigue que sus empleados se sientan competentes, aumenta la motivación de los mismos para hacer bien el trabajo.

Establecer Objetivos.

Esta técnica motivacional desarrollada por LOCKE, sostiene que la motivación y el rendimiento se incrementan cuando los sujetos se han fijado unos determinados objetivos de tarea o cuando los objetivos son difíciles pero plenamente aceptados, y cuando tiene información puntual sobre su rendimiento.

Todo empleado se siente más comprometido con un trabajo cuando conoce la finalidad del mismo.

Reforzar Comportamientos.

El refuerzo es una de las principales técnicas para motivar a los empleados. Su utilización se basa en la  teoría de que el comportamiento es función de sus consecuencias; es decir, se tiende a repetir aquellas conductas cuyas consecuencias son agradables para el sujeto que las ejecuta, y se tiende a evitar las que son desagradables.

El refuerzo positivo, consistente fundamentalmente en un elogio o un gesto de aprobación por parte del líder ante el resultado del trabajo de los empleados, puede servir para aumentar la satisfacción de  éstos con el mismo y contribuye a que las personas continúen trabajando al nivel de rendimiento deseado.

El refuerzo negativo, bien sea una reprimenda o un gesto desaprobador, debe utilizarse con mucha precaución, porque en general provoca una conducta defensiva en el empleado, así como hostilidad, enojo y pérdida de la motivación.

Los Planes de Desarrollo Profesional y de Carrera.

Pretender asegurar la constante innovación de una organización mediante el desarrollo de las potencialidades profesionales del personal, para los individuos es un proyecto de realización futura que, aún cuando no supone un compromiso inamovible, sí supone un compromiso de cara al desarrollo profesional futuro.

La Formación Técnica y Humana.

El desarrollo y mejoramiento continuo de las aptitudes, conocimientos y actitudes de los empleados son esenciales para la motivación de éstos y para el progresivo desarrollo de la organización.

Recuerda que el liderazgo consiste en hacer que los demás hagan, y delegar  en ellos el poder para hacer las cosas pero nunca toda la responsabilidad, es fundamentar motivar  y hacer independientes a las personas para la consecución de logros asignados dentro del equipo de trabajo y ayudarlos a desarrollar y realizarse en el ámbito personal y laboral.

Cuando alguien evoluciona, también evoluciona todo su alrededor.

Imagen de previsualización de YouTube

 


Suscribirse a comentarios Respuestas cerradas, se permiten trackback. |

Comentarios cerrados.


Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies