Los directores eficientes y la creación de valor para los accionistas.

 

 

Una organización en la que los seres humanos que la integren no estén implicados en el proyecto organizativo y sin una filosofía en común, suele ser víctima de la ineficacia y de la insatisfacción laboral y probablemente esté condenada al fracaso.

El ser humano es fruto de la interacción de creencias, valores, deseos, necesidades y motivaciones y todas estas concluyen en una conducta, una forma de percibir la realidad y acomodarse a ella.

Ante un proceso de cambio organizacional o de reconversión de actitudes, el papel del gerente debe ser el de liderar el cambio mismo, convirtiéndose en un visionario, un estratega y un excelente comunicador e inspirador de todos aquellos aspectos que involucren a la organización el desarrollo de nuevas tecnologías y el auge cada vez mayor de la llamada “revolución de la información”, ha propiciado cambios acelerados en las estructuras organizacionales, al mismo tiempo que condiciona un nuevo perfil global para el gerente, en donde sus principales características personales deben incluir una mayor capacidad de adaptación a nuevas circunstancias, una mentalidad internacional y excelentes condiciones de aprendizaje y comunicación, además de contar con principios elementales como ética, honestidad y justicia, cuya valoración es de carácter universal.

Si bien la habilidad para comprender y dirigir todos los procesos de la organización es vital para desarrollar un liderazgo efectivo, el gerente moderno no sólo debe dominar el aspecto técnico, logístico, estratégico y financiero en su conjunto.

La mayoría de los presidentes de las grandes compañías no toma una decisión trascendental sin haber escuchado a su director general financiero. Poco a poco, estos expertos en finanzas han ido aumentando sus cuotas de poder y su función, en estos momentos, está íntimamente ligada a la estrategia empresarial.

Cualidades y comportamientos de los directores eficientes.

Una descripción breve de las cualidades y comportamientos que caracterizan a los directores eficaces -cualidades que se han puesto de manifiesto en muchas investigaciones-, son las siguientes:

1. Los directores eficientes tienen una visión clara de lo que pueden ser sus escuelas, y motivan a todo el personal a trabajar en la materialización de esa visión.

2. Tienen expectativas elevadas tanto sobre el desempeño como del trabajo.

3. Observan y ofrece una retroalimentación positiva y constructiva, con el propósito de solucionar los problemas y mejorar.

4. Fomentan la utilización eficaz del tiempo y diseñan procedimientos para reducir al máximo las interrupciones.

5. Emplean creativamente los recursos materiales y humanos.

6. Dan seguimiento y evalúan continuamente el rendimiento colectivo, y emplean la información para guiar la planificación.

De la Dirección Financiera “tradicional” a la Dirección Financiera “actual”.

En una concepción “tradicional” de los cometidos de un director financiero, su papel fundamental es el de ser un buen administrador y controlador de los recursos de la empresa, y  el perfil humano y profesional que se trata de encontrar podría resumirse en tres cualidades:

a) Ser una persona de plena confianza de la dirección general, que actúa como mano derecha de la alta gerencia, seria, discreta, ordenada y conocedora de asuntos confidenciales que los otros miembros del equipo directivo no deben saber.

b) Su función se revaloriza en momentos de crisis, ya que es la persona encargada de obtener recursos financieros cuando hay problemas de liquidez, instaurar medidas de contención del gasto cuando la rentabilidad no es la deseada y, en todo caso, actuar de  “apagafuegos”  ante problemas internos.

c) Intentar resolver situaciones conflictivas sin deterioro del jefe.

Resulta imprescindible una activa participación de la dirección financiera en temas como los siguientes:

La creación de valor

La creación de valor para el accionista es un concepto ampliamente relacionado con la reciente teoría de las finanzas corporativas. La creación de valor para los accionistas esta fuertemente influenciada por la teoría de la eficiencia informacional de los mercados y la teoría de la determinación de los precios de los activos.

La creación de valor para el accionista puede observarse desde una doble perspectiva: perspectiva interna, de la compañía, observable para todas las compañías; y perspectiva externa, del mercado, sólo observable en compañías cotizadas. Desde la perspectiva interna se asume que se crea valor para el accionista cuando la tasa interna de retorno de los flujos de caja libre de todas las inversiones, excede el costo promedio del capital.

El valor creado para el accionista durante un período  de tiempo determinado es necesario conocer el valor de las acciones al inicio y al final del periodo de estimación.

La doble perspectiva de la creación de valor.

Como se genera valor a los accionistas?

  1. Reduciendo el activo neto.
  2. Mejorando la Productividad.
  3. Desarrollando nuevos proyectos con una rentabilidad superior al coste de financiación.
  4. Reduciendo la rentabilidad esperada por los accionistas, reduciendo la prima de riesgo.

 

Nayelly Lazala

 

Fuente: Creación de valor, Diaz de los Santos.

Gestión Basada en el Valor, Gonzalo Viloria.


Suscribirse a comentarios Respuestas cerradas, se permiten trackback. |

Comentarios cerrados.


Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies