SISTEMA DE GESTIÓN INNOVADORA

Por: Brunilda Santana Holguín

“Una idea no será nunca una innovación hasta que no esté ampliamente adoptada e incorporada en la vida diaria de las personas”. Art Fry, creador del famoso pos-it para 3M Corp.

Las empresas modernas deben sobrevivir en un mundo que cambia a cada segundo. Para mantenerse a flote, deben ser altamente competitivas y adaptarse a los cambios continuos y emergentes. Pero no solo deben ser eficientes y cumplir con las mínimas normas de gestión; también, deberán ser más innovadoras (si es que lo han sido en algún momento), con una cultura organizacional consecuente con los cambios que se generan en el entorno de la empresa.

La cultura organizacional compartida será, entonces, uno de los componentes primordiales para satisfacer al cliente a través de un vínculo de compromiso que se aventure más allá de la venta de un producto o servicio o de cubrir una demanda determinada en el mercado.

De ahí que la importancia de un sistema de gestión de innovación empresarial, es vital para que esa organización se mantenga a la vanguardia y en constante crecimiento.

El cliente evoluciona y exige nuevas respuestas a sus necesidades. Al conocer las necesidades de los clientes, sus gustos, sus hábitos y sus preferencias, las empresas podrán agregar el máximo valor añadido a sus productos o servicios ofertados, permitiéndole esto aportar mayores satisfacciones a ese cliente y, en consecuencia, la empresa podrá ser diferenciada de entre las homólogas que compiten en el mercado.

Lorena Martínez Villaverde (2006) explica que “Una empresa innovadora es una empresa que tiene equipos de trabajo comprometidos, voluntad empresarial que asume riesgos y, sobre todo, mucho trabajo duro diario resolviendo problemas, satisfaciendo necesidades, siendo creativos, mejorando productos y servicios y, por encima de todo, personas que sean capaces de romper el miedo al cambio. Estas características son las que permiten a algunas empresas sorprender al mercado, a la competencia y ser líderes en el mercado y líderes en innovación”.

La misma autora refiere en su libro “Gestión del Cambio y la Innovación en la Empresa. Un modelo para la innovación empresarial”, tomando como referencia a Pavón e Hidalgo (1997), que “el proceso de innovación tecnológica se define como el conjunto de las etapas técnicas, industriales y comerciales que conducen al lanzamiento con éxito en el mercado, de productos manufacturados o la utilización comercial de nuevos procesos técnico. “La capacidad de innovar constituye un recurso más de la empresa, al igual que sus capacidades financieras, comerciales y productivas, y debe ser gestionado de una manera rigurosa y eficiente”.

Cultura Corporativa e Innovación

Martínez Villaverde (2006) destaca el rol que juega la cultura corporativa en la innovación. “La cultura corporativa es lo que identifica la forma de ser de una empresa y se manifiesta en las formas de actuación ante los problemas y oportunidades de gestión y adaptación a los cambios. Se exterioriza en forma de creencias y talantes colectivos que se transmiten y se enseñan a los nuevos miembros como una manera de pensar, vivir y actuar”.

Esto significa, entonces, que las empresas hoy en día, deberán introducir en su cultura corporativa, “los rasgos de una cultura innovadora”, ya que ésta cultura será la que les permitirá transformar los avances de la tecnología en procesos innovadores y en productos de calidad superior a los que están disponibles en el mercado. Esto, a su vez, abre las puertas a las empresas para insertarse y competir en mercados globales y cubrir sus costes con buenos dividendos.

“La capacidad de innovación es uno de los factores claves para las empresas que quieren competir en un mercado cada vez más internacional y global. Pero para poder optar a esa capacidad, las empresas deben invertir en conocimiento, estructura, investigación y, en muchos casos, no supone una garantía de éxito si no va acompañada de una buena estrategia, una estrategia que les permita decidir, desde un principio, quiénes quieren ser: los líderes tecnológicos, aquellos que siguen a los líderes, los que los imitan o, incluso, los que compran las licencias de las patentes para poder optar a su tecnología, agregó Martínez Villaverde.

Las 5 características que comparten las empresas innovadoras

Antonio Flores, Consejero Delegado de la consultora estratégica en innovación Loop Business Innnovation, y Presidente del grupo Competitive Network (CN), define cinco características que comparten las empresas, los grupos y las personas innovadoras. He aquí estos cinco puntos esenciales de la innovación empresarial:

1. Viven en la incomodidad
La persona innovadora está constantemente desplazándose hacia lo desconocido. La exploración le atrae, busca idear y explotar nuevos conceptos y oportunidades; gestiona la incertidumbre con naturalidad porque sabe que en la incertidumbre se generan las oportunidades.

2. Siempre en el punto de salida
Buscan seguir adquiriendo nuevo conocimiento. Lo contrario representa quedarse obsoletos. Saben que cuanto más avanza hacia lo desconocido más necesitas seguir avanzando, porque el conocimiento siempre genera necesidad de conocer más. La visión del innovador es que no hay un fin claro, sino que se avanza conquista a conquista, desde una actitud de “punto de salida”.

3. Filtros y generadores de conocimiento
Las personas, grupos y empresas con actitud innovadora actúan como filtro de conocimiento, no como replicantes. Esto les permite posicionarse de manera privilegiada respecto a los demás, ya que el filtro (o interpretación) que uno aplica al mundo no se puede copiar. El resto del mundo opta por la uniformidad del conocimiento, que anula la excelencia; mientras que la aplicación del conocimiento genera otro distinto.

4. Aplicadores de conocimiento
No sólo filtran y generan conocimiento, sino que además lo aplican y aportan valor. Su mentalidad es humanista y transversal y no les resultan ajenos conceptos como escucha activa, hibridación, creatividad y síntesis.

5. Necesitan relacionarse

El innovador necesita relacionarse con el resto del mundo porque el mundo es su materia prima. Por supuesto, busca siempre a otros innovadores y en especial la complementariedad, consciente de sus carencias y del potencial de la colaboración. Aspira a crear espacios y un ecosistema de innovación.

Fuentes:

Martínez Villaverde, Lorena. “Gestión del Cambio y la Innovación en la Empresa. Un modelo para la Innovación Empresarial. Ideaspropias Editorial. Ira. Edición, Vigo, España, 2006.

Flores, Antonio. “Las 5 características que comparten las empresas innovadoras”. RRHHDIGITAL. http://www.rrhhdigital.com/ampliada.php?id=66699


Suscribirse a comentarios Respuestas cerradas, se permiten trackback. |

Comentarios cerrados.


Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies