ESTRATIFICACIÓN SOCIAL VS. DESARROLLO SOSTENIBLE

La seguridad y la responsabilidad corporativa son temas que pueden ser utilizados por las empresas que tienen intención de llegar a mercados con menor poder adquisitivo. En la Pirámide Económica Mundial, la base corresponde a casi la mitad de la población total mundial. Por tanto, la masa pobre es un segmento importante en términos cuantitativos, porque representa un gran número de consumidores latentes que podría convertirse en potenciales compradores. De ahí que los programas de la empresa dedicados a satisfacer necesidades de una comunidad en particular, focalizados en la seguridad y en el bienestar ciudadano, pudieran generar empatías y provocar la valoración de una marca. Claro está, esto aunado a una efectiva estrategia de precios, pues debemos recordar que estamos dirigiendo las ventas a un segmento de escasos recursos.

En los países ricos, el salario mínimo no es un problema que afecte las decisiones de compra de los consumidores ni la calidad de los productos. En nuestros países, los bajos salarios dificultan obtener bienes y servicios de calidad o con características similares a los adquiridos por el estrato más alto. Algunos sociólogos coinciden en que la clase media es la predominante. Kharas (2010) explica que el concepto clase media varía entre una y otra persona. En sentido general, se designa a las personas que “sin llegar a ser pobres, tienen condiciones de vida no muy distantes de la pobreza” y que “sin llegar a ser ricos, tienen un nivel de vida considerado como acomodados”. El mismo autor expone que “…la noción de clase media sugiere la capacidad de llevar una vida confortable y disfrutar de viviendas, salud y oportunidades de educación para los hijos, seguridad laboral, retiro y vacaciones, aunque sin llegar a niveles de opulencia” y abarca un amplio espectro de ocupaciones profesionales y oficios. No obstante, la brecha entre clase media y baja es tan sensible, que no descartamos la posibilidad de que un individuo de clase baja pueda adquirir productos y servicios similares a los que consume la clase media y, en algunos casos, la clase alta. Esto se ha visto claramente en el área de las telecomunicaciones. El consumidor, sin importar su clase social, adquiere móviles de última generación por el simple hecho de que estos equipos otorgan una imagen de prestigio y solvencia. Entonces, es posible que la estratificación social no juegue un papel tan fundamental a la hora de tomar una decisión de compra, pues entrarán en juego otros elementos de carácter psicológico. Lo importante es saber cómo llegar a esos blancos de público, con los cuales hay que utilizar estrategias más agresivas de venta.

El rol de la empresa moderna no se circunscribe simplemente a la generación de productos y servicios. La responsabilidad social corporativa, ámbito de nuestro estudio, es uno de los ejes principales en el ejercicio de la gestión empresarial, que asegura la pertinencia y sostenibilidad de ese conglomerado empresarial. Y no solo se trata de cumplir leyes y normas establecidas, porque ambas son obligatorias y no constituirían ningún tipo de aporte o valor agregado. Se trata de implementar programas específicos y permanentes de cara a la mejora de las condiciones de vida del entorno y de las comunidades en las que opera la empresa, incluyendo la conservación de los recursos naturales y la protección del medio ambiente. Esto se logra con un programa efectivo y eficiente de Responsabilidad Corporativa.

 

 


Suscribirse a comentarios Respuestas cerradas, se permiten trackback. |

Comentarios cerrados.


Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies