Solo con la unión de un grupo, se crea valor. Caso España!

 

No me gusta mucho hablar de Política, pero bueno, visto lo visto, creo que es hora de expresar mi opinión al respecto. No solo por los tiempos oscuros que corren, sino porque ya va siendo hora de que la gente abra los ojos a lo que significa el no nacionalismo, porque para mí el nacionalismo es ser español, ya que solo hay una única nación, la cual es libre para todos sus habitantes y que, además, es lo suficientemente grande como para poder hacer de todo donde se quiera o alejarte de lo que menos te guste. Por lo que señores y señoras, ya está bien de tanta bola al tema del independentismo. Ya está bien.

Me hace mucha gracia que la gente piense antes en sus pájaros mentales que en lo que llevarse a la boca. Porque vivimos en un tiempo en el que es difícil que algo entre en la boca, pero parece que es muy sencillo escupir todo aquello que nos viene a la mente, sin meditarlo tan siquiera, guiándonos a través del sectarismo, de lo establecido por nuestro alrededor o de lo políticamente de moda.

¿Qué se gana con una independencia? NADA ¿Qué se pierde entonces? TODO. Expliquémonos. Se pierden siglos de historia asociados a una porción de tierra para empezar desde cero ya que nadie te va a abalar ya que tu único sustento era pertenecer a un grupo mayor y más numeroso. Imaginémoslo de la siguiente forma, adoro los símiles, por lo que utilizaré uno:

Somos una persona muy inteligente, la más inteligente del grupo es más, pero estamos en una empresa que lleva en el mundo de la tecnología desde el inicio, es pequeña eso sí, pero tiene mucho peso e importancia en el sector. Nosotros consideramos que nuestros compañeros son inferiores y que por ello no debemos ayudarles en nada, sino que debemos forzar su caída y enseñarles lo torpes que son, eso sí, me siguen llevando e coche a casa a la salida del trabajo y espero una buena cara todas las mañanas. Llegado el día, me sobra dinero  decido sacarme el carnet de conducir, pienso que ya no les necesito, y por lo tanto intento sobresalir, no solo por mis méritos y por mi inteligencia, sino a costa del fracaso de mi grupo. Al cabo de los meses, me quedo solo. Me doy cuenta de que las plazas de aparcamiento en la empresa son compartidas, rotan o simplemente son elegidas al azar, cosa que no me gusta, ya que considero que mi inteligencia es superior a la de esa “escoria” que me rodea y que lo único que hace bien es entorpecer mis ansias de grandeza. Así que , como no me gusta esta situación, en la que debo compartir con los demás algo que creo que por derecho de nacimiento me pertenece, me salgo del grupo y me aventuro en lo que creo es lo mejor para mi sin lugar a duda, faltaría más.

Pues bien, presento mi dimisión y decido fundar mi propia empresa. Mi primer fin se ve frustrado a corto plazo, ¡¡Que sorpresa!! ¡¡ Esto sí que no me lo esperaba!!! No hay plazas de aparcamiento para autónomos! No tengo el derecho de un espacio propio por ser una empresa nueva y pequeña, será que el polígono donde resido, llamado “Centro tecnológico Europeo” es una localización sectaria y envidiosa de mi poder.

A medio plazo, el declive continua, Me doy cuenta de que no puedo pagarme el sueldo y debo vender mi coche, por qué será??? Es que acaso la gente no sabe que yo era el listo y que era quien mejor lo hacía? Parece que no, que no les interesa el más listo, sino el que lleva toda la vida haciéndolo y transmite una serie de valores al producto que yo no tengo… ¡¡Qué triste estoy!!

Pero lo peor está por llegar, cuando a largo plazo, me doy cuenta de que no soy tan listo como creía ni tan inteligente como parecía, y            que no soy capaz de desarrollar yo solo el Software nuevo porque no se “soldar” las piezas clave. Ese trabajo tan sumamente insignificante que hacía aquel al que yo tenía que ceder mi plaza de aparcamiento, el imbécil incompetente que me llevaba a mi casa en coche todas las tardes… pues resulta que yo, con mis 180 de CI no soy capaz de hacerlo. ¡¡Qué desastre!! “Bildu mío, y santísima Mas”. ¿Por qué me has abandonado?

Y no solo eso, parece ser que esos inferiores a los que tanto me costaba respetar, me hacían ser lo que yo era… y por mi solo no me valgo de nada… ¡Pero qué estoy diciendo, no puede ser, eso JAMÁS será asi… NNNOOOOOoooooo!!!

Pues si amiguitos. La unión hace la fuerza, la experiencia hace el legado y el respeto crea el futuro. No creas nunca, EN TU VIDA, que el hecho de que te toque hacer el trabajo que aporta ingresos a una empresa significa que eres el mejor o el imprescindible, porque como el operario que solo genera gastos, le dé por no “soldarte” la pieza, puedes vender todo lo que te dé la gana… que te lo vas a comer con “pan tumaca”.

Nadie es imprescindible, uno se hace imprescindible para un equipo por el trabajo del equipo, y todos los miembros son necesarios, y no se trata solo de solidaridad, sino de darse cuenta de que sin ellos, TÚ NO SERÍAS NADA. Punto.

Dejo esto aquí, con un claro matiz político escrito a modo empresarial, porque un país no es más que una empresa grande y con muchos empleados, no se os olvide nunca.

 


Suscribirse a comentarios Respuestas cerradas. |

Comentarios cerrados.


Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies