Principios Lean en la Economía Digital

Econmia digitalEn un reciente informe elaborado por McKinsey, The Lean Management Enterprise, se hace referencia a una serie de conceptos que me parecen interesantes para reflexionar. Podemos decir que los principios Lean tienen como principal objetivo combinar la flexibilidad y la calidad del trabajo manual con los costes reducidos de la producción. Cuando hablamos de Lean, hablamos de Just in Time y todo lo que conlleva el control de la calidad de los procesos involucrados en la producción, así como los métodos para reducir los costes asociados al exceso de inventario y mejora continua.

En la actualidad, los principios Lean han estado jugando un papel clave en gran variedad de industrias más allá de la fabricación, que ahora debe adaptarse a las nuevas tecnologías y mercados cambiantes en la Era de Internet. En la transición de las empresas desde la era industrial a la economía digital, la Filosofía Lean está presente en casi todos los aspectos de sus operaciones, estrategia, organización y cultura. La idea central Lean como maximizar el valor del cliente y reducir al mínimo los residuos, es particularmente aplicable a nuestro tiempo. Las organizaciones deben entender mejor lo que los clientes realmente valoran, organizar sus actividades de manera eficiente y ofrecer los productos y servicios adecuados. Esto se puede resumir en mejorar continuamente el valor del cliente y la eficiencia basada en la retroalimentación del mercado real.

En la economía industrial, las empresas se han organizado principalmente en torno a estrategias push, que incluyen previsiones de detalle, planes operativos y procesos estándares para identificar los recursos necesarios para satisfacer la demanda de forma anticipada. El reto principal era gestionar los recursos para el crecimiento de la producción de la manera más eficiente posible. Las organizaciones adoptaron estructuras organizativas jerárquicas para ayudar a escalar la producción de bienes y servicios. Esta estrategia ha funcionado bien en un mundo relativamente determinista donde las mismas acciones llevaron los mismos resultados, y existían modelos predictivos más o menos exactos.

Pero, en el mundo actual en el que todo cambia rápidamente, ésta estrategia hay que mejorarla. Mejorar la fidelidad de los clientes es un tema clave en el mundo de la transformación digital. Una empresa puede diferenciarse de sus competidores de dos formas fundamentalmente, proporcionando una experiencia superior al cliente u ofreciendo precios más bajos. Para las empresas que prefieren la primera y quieren evitar la competencia en precio, las tecnologías digitales son la mejor manera de relacionarse con los clientes y darles un valor superior a precios asequibles.

Pero, proporcionar una experiencia superior no es suficiente. Las nuevas ofertas llegan al mercado más rápido que nunca, la lealtad a las marcas sigue disminuyendo, y el aumento de la competencia es constante. Los consumidores tienen más opciones que nunca en casi todas las categorías de productos y servicios, así como en los canales utilizados para adquirirlos. Los clientes aprovechan toda la información a la que tiene acceso para buscar la mejor opción.

Se trabaja más que nunca para lograr una mayor eficiencia y, sin embargo, se sigue tratando de adaptarse a las nuevas tecnologías, manteniendo los antiguos modelos de negocio. Esta estrategia se queda corta en la economía digital, en la que todo cambia más rápido. Las empresas deben centrarse en su propia transformación digital para estar al tanto de las demandas de sus clientes, cada vez más digitales. Es aquí donde entran las herramientas Lean, para ayudar a la empresas a sus transformación digital.

En el informe mencionado, enumera varios principios de gestión Lean utilizados por las mejores empresas en estos años, que no son más que los objetivos perseguidos en la Gestión de las Operaciones que deben mantenerse en toda empresa, como son:

Todas las filosofías Lean enfatizan el concepto de mejora continua, un esfuerzo continuo que busca sistemáticamente lograr cambios para conseguir a largo plazo mejorar significativamente todos los productos, servicios y procesos, así como la gestión global de la organización. Sin duda, volvemos a los conceptos no tan conocidos (desafortunadamente) de la gestión de Operaciones, que tienen entre otros objetivos conseguir esa mejora continua y que en estos momentos de la era de la economía digital, pasa por dar una mayor importancia a las herramientas Lean.


Supply Chain Top 25 de Gartner para el 2014

La empresa Gartner, como todos los años, ha publicado recientemente los resultados de la 10ª edición de su Top 25 de su análisis de mejores prácticas respecto a cadena de suministro. Uno de los objetivos principales de este ranking es concienciar de la importancia de la cadena de suministro y cómo esta afecta en las empresas.

Las 5 primeras posiciones de 2014 las ocupan organizaciones que ya encabezaron la lista el año pasado (Apple, McDonalds, Amazon, Unilever y P&G).

El profundo conocimiento del cliente, el aprovechamiento del negocio digital como parte de las soluciones al cliente y una cadena de suministro dirigida al crecimiento sostenible son las tendencias más comunes de este año entre los líderes de la cadena de suministro. Comento brevemente cada una de ellas:

1. Conocimiento del cliente

Un rasgo permanente de las grandes empresas es que las necesidades de los clientes y sus comportamientos sirven de punto de partida para las estrategias de lanzamiento y de sus operaciones. Su liderazgo les permite ofrecer experiencias sencillas y a medida de alta calidad, teniendo en cuenta las expectativas de sus clientes. Se trata de entender a los clientes de una manera más profunda e integrada en sus rutinas diarias.

2. La convergencia digital y física en las entregas de la cadena de suministro ofrece a los clientes soluciones globales.

Las grandes empresas han ido más allá de la venta de productos/servicios diferenciados y se han centrado en las entregas. Estas empresas quieren que sus clientes sean fieles suscriptores de sus servicios, para lo que ofrecen suscripciones de e-commerce para sus productos en colaboración con los minoristas. Este enfoque ofrece comodidad y privacidad a los clientes finales que normalmente comprarían estos productos en una tienda física con el consiguiente riesgo de que puedan comprar un producto de otra marca en su visita a la misma.

Las empresas industriales más avanzadas han sugerido sistemas de reposición de pedidos a través de sus redes de distribución, argumentando la capacidad superior del fabricante para pronosticar la demanda de su distribuidor. Algunos han ido más allá y están actuando como consultores virtuales para sus clientes planificando sus organizaciones. Reconocen que ayudar a mejorar las capacidades internas de los clientes es parte de una solución global para que los proveedores sean más competitivos.

3. Cadena de suministro fiable e integrada

El crecimiento es una prioridad para la alta dirección. Los líderes en cadenas de suministro están consiguiendo este crecimiento, tanto en su propia estructura como a través de fusiones y adquisiciones. Su enfoque al crecimiento rentable deriva en una toma de decisiones más conscientes, y más control para maximizar los ingresos.

Sin embargo, en la búsqueda del crecimiento, muchas empresas se han dado cuenta que los modelos de negocios más famosos están siendo atacados por la competencia. La cadena de suministro tiene un papel importante para que las empresas sean más competitivas en el futuro, coincidiendo con la protección de los negocios existentes.

En algunos casos, esto ha llevado a una mayor integración vertical, donde los líderes están consiguiendo atraer a clientes y proveedores en un intento de controlar la una mayor parte de su cadena de valor.


Mejora de las Operaciones en la fabricación de una Harley

Harley Davidson

Antes de la crisis, Harley-Davidson no tenía que preocuparse por analizar las operaciones de montaje de sus motocicletas. Había poca competencia, y se cobraba un precio elevado por sus motos, llegando a tener una lista de espera de 18 meses. De hecho, la improductividad era parte de su encanto y los trabajadores comentaban que podían montar las motocicletas a su propio ritmo, con música a todo volumen, mientras estaban sentados haciendo el montaje. Además, como dato, el absentismo era del 30%. Sin embargo, en el año 2009, la ineficiencia dejó de ser parte del encanto y la empresa estaba al borde del colapso como consecuencia de la bajada drástica de valor bursátil.

En las últimas décadas, la respuesta general para reducir costes en la industria manufacturera fue suprimir mano de obra en beneficio de los robot en las cadenas de montaje. La Dirección de Harley no comulgaba con esta idea, por lo que no le quedaba más salida que aumentar su competitividad rediseñando el sistema de producción de forma que cada trabajador creara más valor del que costaba a la empresa.

Para ello, derribó la antigua planta y construyó una nueva, donde a diferencia de otras muchas fábrica no hay robots en la línea de montaje, sino cientos de trabajadores trabajando en equipos de cinco o seis personas construyendo manualmente cada motocicleta. Se formó al personal en técnicas Lean para monitorear continuamente su lugar de trabajo y buscar mejores formas de hacer las motocicletas resolviendo problemas y evitando importantes ineficiencias

La planta hace alrededor de 1.200 configuraciones diferentes, y una moto comienza su camino a través de la línea de producción cada 80 segundos. Prácticamente cada modelo es único, y los trabajadores no saben lo que viene 80 segundos más tarde.

De cuestionarse la fábrica de York en 2009, hoy en día es un ejemplo de superación con la mejora de las Operaciones de producción. Los trabajadores están completamente identificados con la empresa hasta el punto que la mayoría tiene tatuado el logo de la empresa en el brazo. Aunque tienen unos salarios relativamente más altos que la media, los costes se han reducido en $ 100 millones en la planta como ahorro de las ineficiencias, además de que la calidad ha mejorado de forma significativa. La demanda ha aumentado, sobre todo ahora que la gente puede tener su moto en un par de semanas en lugar de tener que esperar un año y medio


Necesidad de Productividad Industrial

En artículos anteriores hemos hablado repetidamente sobre mejora de productividad, y algunas ideas de cómo alcanzarla en nuestras empresas. En este artículo recojo ideas sobre un libro que he leído recientemente (La Revolución Industrial Oculta, de Gerardo Ibañez) en el que se comenta la importancia de conseguir aumentar dicha productividad en especial en el sector industrial.
Para ello, nos basamos en que normalmente existen tres tipos de empresas o sectores, esto es, Empresas Industriales de producto final (que generan los productos de consumo), Empresas Comerciales (que distribuyen o venden a consumidor final), y Empresas de Servicios y Proveedoras de las anteriores (que prestan servicios y suministran materia prima y componentes a empresas industriales y comerciales). ¿Cuál de los tres tipos de empresa sostiene la economía de un país?.
Para empezar, se sabe a través del análisis de los diferentes sectores a nivel macroeconómico que, en los países desarrollados, el sector servicios es el de mayor volumen (como ocurre en España), con gran diferencia sobre los demás en número de empresas y población activa trabajando en él. Esto nos puede llevar inicialmente a pensar que las empresas de servicios son las que sostienen la economía.
Por otro lado, los países desarrollados suelen llamarse también “industrializados” y, si nos fijamos bien en número de trabajadores por empresa, podremos observar que una empresa pequeña/mediana industrial emplea a mucha más gente que una empresa pequeña/mediana de servicios, lo cual puede llevarnos intuitivamente a pensar que las empresas industriales pueden estar relacionadas con un mayor empleo, aunque sí es verdad que el sector industrial es mucho más pequeño en número de empresas.
Por otra parte, las empresas comerciales son las que existen siempre que haya consumidores y son las típicas a las que vamos a comprar: las tiendas de barrio, los centros comerciales, los bares y restaurantes, etc., siendo en general un grupo muy elevado aunque con pocos empleados por empresa.
Los tres tipos de empresas coexisten en el mismo entorno, aunque a priori no nos atreveríamos a decir cuáles son las que sostienen la economía. Realicemos por tanto el análisis inverso por reducción al absurdo.
Supongamos que comienzan a desaparecer las empresas industriales, que es lo que está pasando en España (como ejemplo es suficiente ir a cualquier tienda de electrodomésticos, electrónica o concesionario de automóvil para darnos cuenta de que es prácticamente imposible encontrar un producto “made in Spain”). ¿Qué efecto provoca este hecho?.
Cuando caen las empresas industriales de producto final (incluyendo la construcción), cae el empleo de las mismas que, recordemos, es muy elevado por empresa. Al mismo tiempo, y directamente vinculadas a las empresas industriales, caen las empresas de servicios de las industriales (como transportes, consultoría, asesoría, etc.), así como las empresas proveedoras de estas industriales, cayendo el empleo de servicios y empresas proveedoras, que también es muy elevado (como ejemplo de orden de magnitud: una fábrica de automóviles genera en proveedores y empresas de servicios del orden de 4 veces el número de empleos que genera el fabricante del producto final). Esto nos lleva a la quiebra y cierre de gran número de estas empresas, y al incremento drástico del desempleo.
¿Qué ocurre a continuación? Se produce el efecto dominó siguiente: la caída drástica del empleo de las empresas industriales, de sus servicios y de las empresas proveedoras nos lleva a una caída del consumo, que afecta directamente a las empresas comerciales, reduciendo ventas en todas ellas y llevando a un porcentaje de las mismas al cierre (sólo hay que ver la cantidad de comerciales con el cartel “se alquila/se vende”), generando más desempleo rápidamente. En ese momento, todas las empresas de servicios y las empresas proveedoras de las comerciales comienzan a verse afectadas (seguridad, limpieza, asesorías, etc.), generando más desempleo todavía. Todo este nuevo desempleo vuelve a afectar al consumo, afectando a las empresas comerciales otra vez, a sus servicios y a las empresas proveedoras. Como vemos, una “caída en barrena” de empresas y empleo.
Conclusión: la sostenibilidad de la economía de cualquier país está vinculada directamente al desarrollo y sostenibilidad de sus sectores industriales. Aunque son ideas que pueden ser matizadas en algún término, para apoyar todo este razonamiento, podemos afirmar algunas “simples verdades”:
1. El estándar de vida de un país, está directamente relacionado con su productividad.
2. La Productividad de un país está directamente relacionado con su base industrial.
3. No hay países de “clase mundial” no industrializados.
Esto, unido al aumento de la competitividad como consecuencia del fenómeno de Globalización, nos hace concluir que la única forma de aumentar nuestro desarrollo es a través de una mejora de productividad de las empresas del sector industrial.


La necesidad de gestionar proyectos en la empresa

Durante una conferencia de Gestión de Operaciones dedicada a la mejora de los procesos operativos, hubo varios asistentes que intervinieron haciendo alusión a cómo aplicar los conceptos tratados a aquellas empresas de servicio que no producen un producto o no realizan servicio estándar. Efectivamente, estas empresas no siguen unos procesos idénticos con unas operaciones repetitivas, realizadas por unos recursos estables asignados a la realización de dichas operaciones, que aplican unos métodos y emplean unos tiempos bastante fijos. Tampoco se le generaban en su actividad los típicos stocks de materiales o de clientes (colas) que esperan en muchos momentos del proceso a ser transformados o atendidos.
Lo que preocupa en estas empresas es producir servicios de acuerdo con las características pactadas con el cliente, entregarlos en la fecha comprometida, y mantener los costes dentro del presupuesto previsto para ganar dinero en el contrato.
Lo cierto es que en la actualidad hay muchos negocios, y cada vez son más numerosos, cuyos productos son únicos y singulares, con unas especificaciones particulares de calidad y funcionalidad, con un plazo y un precio diferente para cada pedido o encargo de los clientes, ya que éstos son cada vez más individualizados en sus necesidades y expectativas. Es el caso de las empresas constructoras, instaladoras, ingenierías, consultoras, industrias navales y aeronáuticas, productoras de cine y televisión, etc.
Para producir productos o servicios singulares, no valen los procesos estandarizados con operaciones repetitivas, con tiempos y métodos de trabajo definidos a priori, y con recursos fijos asignados para realizarlas. En cada caso se necesita estudiar un proceso particular, definiendo las actividades, su secuencia de realización, los recursos necesarios, los tiempos y plazos requeridos, y los costes totales del proceso. Este tipo de proceso son los proyectos que tienen características propias y parámetros de gestión específicos.
Como consultor de empresas en el área de Mejora de Productividad y con la certificación PMP, pienso que la metodología del Project Management basada en el PMBoK del PMI, que se imparte en la Escuela como un curso superior, es una metodología de planificación, organización y gestión de recursos que busca cumplir con éxito con las metas de un proyecto, entendiendo como proyecto un esfuerzo coordinado que se extiende por un período limitado de tiempo para lograr un cierto objetivo bajo ciertas especificaciones y recursos. El Project Management permite conseguir un objetivo (en general, de alta complejidad) a través del cumplimiento de una serie de metas; así permite completar el proyecto dentro de los límites preestablecidos de tiempo y dinero, con un uso más eficiente de los recursos.


Lean Manufacturing en el sector de la Restauración

Aunque los términos Six Sigma y Lean Manufacturing se asocian más al sector industrial, la aplicación de estos principios se pueden ofrecer a cualquier empresa que ofrezca un producto o servicio, es decir al 100% de las mismas.

Six Sigma y Lean Manufacturing comparten el principio de proporcionar a los clientes productos de máxima calidad utilizando metodologías eficientes que permiten mejorar la productividad y eliminar tiempos muertos, desperdicios, etc. Dichas metodologías se basan en el concepto de mejora continua, es decir, que cada proceso puede ser mejorado continuamente, y en que la utilización eficiente de todos los recursos involucrados en los procesos disminuirá las mermas y los desperdicios.

Por nuestra experiencia como consultores, en el sector de la restauración, y en concreto en las áreas de cocina y preparación de alimentos, la aplicación de las técnicas Lean comienzan a ser comunes.

Desde el almacenamiento de las materias primas hasta la zona de envasado o servicio, las oportunidades para racionalizar las fases del proceso y eliminar los residuos son grandes.

Se comienza a analizar los procesos de preparación de las recetas de cada menú, de forma que se encuentran formas de simplificar los pasos y eliminar el desperdicio de ingredientes. Un ejemplo es el cálculo de la cantidad de materias primas necesarias para una gama de producto. Si la cantidad exacta de los ingredientes se miden y se ajusta a lo largo de la línea de montaje, exactamente cuando y donde sea necesario, los residuos deben reducirse y eliminarse. Este proceso también asegura que el producto es fresco, lo que se traduce en producto final de mayor calidad para el consumidor.

Además, otra mejora es analizar en detalle la demanda de los clientes. Con ello, conseguiremos que las compras puedan ajustarse y conseguir ahorros cómo consecuencia de la aplicación de nuevas políticas de gestión de inventarios. Se consigue pedir en cantidades que permitan mejorar la rotación de alimentos (sobre todo los perecederos), con el consiguiente aumento de eficiencia en costes y en espacio.

Otras mejoras añadidas en el sector son las que se refieren al personal de atención al público, como camareros. En este caso, se hace importante la formación continua de los mismos, que se traducirá en una mejor entrega del producto y un mejor servicio. Todo ello se consigue además analizando los procesos entre cocina y las áreas involucradas de almacenamiento y servicio. Se debe analizar y optimizar el flujo de movimientos, de tal forma que se realicen los mínimos traslados e interrupciones entre el personal, asegurando además que no haya duplicidad de esfuerzos y funciones entre los mismos.


Empresas que mejoran a través del Lean Manufacturing

Siguiendo con la anterior lectura sobre los cambios futuros en la “forma de hacer las cosas” en las empresas, es decir, en la parte operativa de las mismas, he leído un artículo que viene a colación sobre una empresa representativa como es Nike y cómo han hecho para mejorar y optimizar sus operaciones y por consiguiente su productividad.

Hasta hace pocos años, las operaciones en la industria textil no se caracterizaban por el uso de alta tecnología, y su forma de producir se vinculaba a mano de obra poco cualificada en países emergentes. Este modelo está cambiando, aunque aún lastra con un sistema de proveedores locales inmaduros y políticas de recursos humanos que no ponen en el valor al trabajador.

Un ejemplo de que esto está cambiando es la definición de la cadena de suministro de Nike. Para este cambio, Nike ha centrado su estrategia en conceptos de Lean Manufacturing en sus procesos productivos con el objetivo de aumentar eficiencia. En concreto, ahora está centrado en trabajar con todos sus proveedores para que adopten la misma metodología Lean Manufacturing, ya que su aplicación garantiza la máxima calidad del producto y elimina todo tipo desperdicios, ya sean en tiempo o materias primas.

Asimismo, Nike ha puesto en marcha lo que ha llamado “Culture of Empowerment Model” que consiste en formar a los trabajadores en las habilidades y capacidades necesarias para gestionar la producción y solucionar cualquier asunto que puede surgir de forma inmediata, ya sean mejoras en la calidad o en el proceso. Para Nike, Lean representa la base de la “Culture of Empowerment Model” ya que da a los trabajadores la oportunidad de mejorar sus habilidades y contribuir a la mejora continua de los procesos.

El caso de Nike es extrapolable a empresas de cualquier sector y tamaño. Por mi experiencia como Director de IMP Consultores, la adopción de la metodología Lean independientemente del tamaño de la empresa o sector, impacta directamente en la reducción de costes y en el incremento de la productividad y competitividad.


Cambios en las Operaciones en el futuro

Después de leer un buen artículo en “The Economist” acerca de los futuros cambios en la fabricación, os resumo los puntos que a mi parecer son importantes.

En primer lugar, hay que decir que los cambios no ocurrirán de un día para otro. Ya sabemos que en el mundo de las Operaciones hay mejoras, sobre todo a partir de nuevas metodologías, pero son lentas. Henry Ford estuvo experimentando años hasta poner en marcha la producción en cadena con su Modelo T. La fabricación en cadena le permitió ahorrar pérdidas de tiempo y por tanto reducir costes.

Muchos años más tarde, los japoneses perfeccionaron la cadena de montaje con su sistema de producción JIT. Más tarde, países con bajos salarios como China o India atrajeron la producción llevándosela de los países ricos, lo que les ha convertido en la actualidad estar por ejemplo a la cabeza en producción con Estados Unidos.

En estos momentos, y como consecuencia del aumento de los costes salariales en China, algunas de sus líneas de ensamblaje están comenzando ya a emigrar a otros países con menores costes. Otra parte comenzará a volver a sus países de origen, como Estados Unidos o Europa, e incluso, Boston Consulting Group calcula que hasta el 30% de las importaciones de Estados Unidos procedentes de China volverán a su país de origen para 2020.

Estos cambios traerán como consecuencia una “nueva revolución en la fabricación industrial”. Las líneas de montaje ahora son muy eficientes pero exigen grandes economías de escala. El propio Ford lo resumió muy bien cuando dijo que los clientes podían solicitar cualquier color que quisieran siempre que fuera el negro. Los clientes actuales, sin embargo, quieren mayor variedad y a un menor tiempo, aspectos contrarios a las operaciones actuales de enviar los diseños al otro lado del mundo, esperar que devuelvan los prototipos, y después enviar el producto final a los mercados locales. En este mundo tan globalizado y cada vez más competitivo, será importante tener gran variedad de producto y corto tiempo de suministro.

Algunas ideas que están sobresaliendo para adaptarse a los nuevos tiempos son innovadoras, como mayor uso en tecnología digital. Es el caso de los software inteligentes de diseño, que aceleran el desarrollo de productos y reduce costes. Muchos de los nuevos coches a la venta en estos meses han sido producidos a partir de prototipos digitales en un simulador. El mismo software se puede utilizar como automatismos para programar máquinas y robots, cada vez más sensibles en sistemas de visión y sensores, que implica tener cadenas de producción mucho más eficientes. Cada vez más, la innovación de productos va de la mano de los avances de producción.

Otra idea innovadora es la impresión en tres dimensiones, que puede construir objetos a través de la súper posición de capas de material. Aunque es una tecnología que está aún iniciándose, ya vamos a tener impresoras 3D de alta gama que no sólo hará prototipos, sino también productos terminados, desde piezas de aviones a utensilios de cocina o implantes médicos.

Estos ejemplos y otros más, como la continua mejora de procesos, de planificación, de automatización, de virtualización, de nuevos materiales, de logística, de interacción con los clientes on line, de calidad… revolucionaran la manera de fabricación, al igual que lo hizo hace ya cien años el modelo T de Ford.


Objetivos de implantar un sistema de planificación y control de la producción en Plantas industriales

La mejora del sistema de planificación y control de la producción de una empresa es un requisito necesario si queremos ser más productivos.

Pero, ¿qué implica la mejora del sistema de planificación y control de la producción?, ¿qué objetivos se consiguen?. Entre otros, los siguientes:

Indudablemente, estos son objetivos primarios, pero no son únicos, ya que unidos a estos, podemos establecer otra serie de objetivos que debe contemplar el futuro sistema de gestión que se implante, como pueden ser también los siguientes:


Optimización de la Cadena de Suministro para las devoluciones postvacacionales

Según un estudio realizado recientemente en Reino Unido, un 68% de las empresas encuestadas reconoce que el período postvacacional representa el momento más difícil del año, debido al elevado número de devoluciones.

A pesar de todo, el 52% de los gerentes de los centros de distribución reconocen no disponer de los procesos y herramientas adecuadas para determinar si los productos devueltos deben ser desechados, devueltos al proveedor o deben incluirse de nuevo en el inventario.

Además, la encuesta realizada a 250 gerentes de centros de distribución y responsables de la cadena de suministro en el Reino Unido, Francia, Alemania y Estados Unidos, reveló:

Para hacer frente a la creciente presión de las devoluciones y minimizar el impacto de la temporada de vacaciones en el balance anual, el 60% de los gerentes están recurriendo a la “logística inversa” o gestión inversa del stock para devolver los artículos a la cadena de suministro tan pronto como sea posible.

Para muchas empresas, la temporada de vacaciones ofrece desafíos únicos en comparación con cualquier otra época del año; son sin duda períodos más desafiante para mejorar nuestras Operaciones.

Con el desafío los plazos de entrega, los mayores volúmenes, personal temporal y el diluvio de devoluciones post vacacional, las soluciones que podamos diseñar para mejorar nuestra cadena de suministro y en concreto los referidos a la logística inversa, serán de gran ayuda para satisfacer las demandas de los clientes y mejorar la rentabilidad en estos periodos postvacacionales.



Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies