Holocracia: organizaciones más ágiles y creativas

La innovación se ha convertido en una actividad altamente colaborativa, que está produciendo un enorme cambio en la cultura y la organización del trabajo de muchas organizaciones: estilos de liderazgo más flexibles, equipos de trabajo multidisciplinares, modelos de empresa más transparentes, abiertos y colaborativos, en los que personas con distintos conocimientos, experiencias y habilidades, comparten ideas.

Una de las tendencias que está revolucionando el mundo de los recursos humanos es la Holocracia, que consiste en la organización en círculos de trabajo semi-autónomos y auto-regulados, rompiendo con la tradicional estructura basada en la jerarquía.

El término Holocracia, derivado del griego holos, define una organización en la que todas las partes trabajan juntas para crear un todo autónomo. El sistema está diseñado de manera que los círculos pueden ser creados y disueltos en cualquier momento. Las personas tienen múltiples funciones y se desplazan de forma fluida en todos los círculos, haciendo que la organización se mueva de manera más eficiente.

El objetivo general es crear un ambiente de “transparencia consciente”, explica Brian Robertson, fundador de HolacracyOne, consultora que ayuda a las empresas a implementar este nuevo ideal corporativo.

Según HolacracyOne, Holocracia es una práctica integral de estructura organizacional. Se trata de un nuevo “sistema operativo” que infunde una rápida evolución en los procesos básicos de una organización.

 

Este sistema ha sido implantado por el gigante de comercio electrónico Zappos. Su fundador Tony Hseih, ha sustituido la estructura jerárquica tradicional, eliminando los títulos de sus 1.500 trabajadores y creando equipos auto-organizados que participan activamente en la organización.

“Estamos estructurando a Zappos como una ciudad y no como una corporación burocrática. En una ciudad, la gente y las empresas se auto-organizan. Tratamos de hacer lo mismo, al cambiar de una estructura jerárquica normal a un sistema que permita a los empleados actuar más como empresarios y auto-dirigir su trabajo, en lugar de informar a un gerente que les dice qué tienen que hacer.” Tony Hseih

Los cuadros y líneas, en el organigrama Zappos, han sido sustituidos por los “círculos”, que representan equipos más fluidos. Al ser grupos de trabajo por proyectos o áreas y no departamentos estancos, es posible modificar la estructura para adaptarla a las nuevas condiciones de la organización. Círculos de ir y venir a las necesidades y proyectos de cambio.

Como resultado, se trabaja de forma más productiva, ágil y creativa, asegurando la adaptación rápida a un entorno tan cambiante como el actual.

Hollie Delaney, directora de recursos humanos en Zappos, explica cómo se ha implantado el sistema en la compañía.

Una ola que otras organizaciones, muchas de ellas nuevas empresas de tecnología, están igualmente tratando de aplicar.


Suscribirse a comentarios Respuestas cerradas, se permiten trackback. |

Comentarios cerrados.


Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies