El ecosistema de la igualdad de género: La riqueza de la diversidad

De vuelta de mis vacaciones, me he puesto a revisar las fotografías que he realizado. En ellas aparecen distintos espacios naturales, que son auténticos ecosistemas. Estos están formados por un conjunto de diversidad de seres vivos y de un medio físico que interaccionan entre ellos y se condicionan.

Mientras me recreaba en estas imágenes, recordé que en el ordenador tenía unos archivos relacionados con la igualdad de género de hombres y mujeres, que estoy consultando para preparar mis clases del Programa de Desarrollo Directivo.

Mientras leía los documentos, me encontré que la mayoría están enfocados a la necesidad de que la mujer alcance altos puestos en la dirección de las empresas. En estos análisis también se insiste que la diversidad  de género genera innovaciones de productos y servicios. Y son estas innovaciones las que permiten la supervivencia de las empresas en el escenario global y competitivo del siglo XXI. Las organizaciones empresariales se están asemejando a “Espacios Vivos” para adaptarse a los retos y desafíos del entorno, y en esta línea las más pioneras conocen muy bien que es clave que desarrollen su ecosistema para la igualdad de género, donde converjan los siguientes factores:

– Que desde la Dirección se impulse que tanto mujeres como hombres estén presentes en los niveles más altos de la organización (CEO´s).

– Existencia de programas que estimulen el liderazgo de las mujeres, pues tradicionalmente están escasamente representadas en los Consejos de Administración.

– Programas de Coaching y Mentoring, que permite desarrollar el potencial de las mujeres.

– Apoyo de Networking, pues el escenario mundial requiere estar presente en redes sociales para el intercambio de información.

– Políticas de RRHH que establezcan actuaciones que favorezcan la igualdad de oportunidades a través de la implantación de un Plan de Igualdad que analiza la selección, promoción, formación, o los salarios, etc. tanto de hombres como mujeres. Y establecimiento de indicadores que nos permitan realizar seguimiento de las acciones que se establecen.

– Que el entorno de infraestructuras que hagan posible la flexibilidad horaria y espacio, que favorecen medidas a favor de conciliación de la vida profesional, personal y familiar.

– Eliminación a las barreras culturales y sociales que impiden la igualdad de género.  Pero estos facilitadores no deben estar aislados, sino como ocurre en los ecosistemas naturales, es necesario que existan interacciones que crearan sinergias trabajando juntos hombres y mujeres.

Para finalizar, me gustaría indicar que las empresas que no valoren la diversidad de género en todos los niveles de la organización favoreciendo un ecosistema adecuado, no estarán preparadas para el desarrollo de innovaciones que den respuesta a los importantes retos actuales y futuros. Pero para ello también es fundamental que las propias mujeres asuman que ellas son verdaderas protagonistas, con capacidad de liderazgo para dirigir empresas en este mundo tan competitivo de los negocios. En esta línea, Programas como el de Desarrollo Directivo para Mujeres Predirectivas de EOI son sin duda fundamentales en el viaje de las mujeres a la Dirección empresarial.

Carmen Vallejo

Directora de Programas de Igualdad de EOI


Suscribirse a comentarios Respuestas cerradas, se permiten trackback. |

Comentarios cerrados.


Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies