Principios Lean en la Economía Digital

Econmia digitalEn un reciente informe elaborado por McKinsey, The Lean Management Enterprise, se hace referencia a una serie de conceptos que me parecen interesantes para reflexionar. Podemos decir que los principios Lean tienen como principal objetivo combinar la flexibilidad y la calidad del trabajo manual con los costes reducidos de la producción. Cuando hablamos de Lean, hablamos de Just in Time y todo lo que conlleva el control de la calidad de los procesos involucrados en la producción, así como los métodos para reducir los costes asociados al exceso de inventario y mejora continua.

En la actualidad, los principios Lean han estado jugando un papel clave en gran variedad de industrias más allá de la fabricación, que ahora debe adaptarse a las nuevas tecnologías y mercados cambiantes en la Era de Internet. En la transición de las empresas desde la era industrial a la economía digital, la Filosofía Lean está presente en casi todos los aspectos de sus operaciones, estrategia, organización y cultura. La idea central Lean como maximizar el valor del cliente y reducir al mínimo los residuos, es particularmente aplicable a nuestro tiempo. Las organizaciones deben entender mejor lo que los clientes realmente valoran, organizar sus actividades de manera eficiente y ofrecer los productos y servicios adecuados. Esto se puede resumir en mejorar continuamente el valor del cliente y la eficiencia basada en la retroalimentación del mercado real.

En la economía industrial, las empresas se han organizado principalmente en torno a estrategias push, que incluyen previsiones de detalle, planes operativos y procesos estándares para identificar los recursos necesarios para satisfacer la demanda de forma anticipada. El reto principal era gestionar los recursos para el crecimiento de la producción de la manera más eficiente posible. Las organizaciones adoptaron estructuras organizativas jerárquicas para ayudar a escalar la producción de bienes y servicios. Esta estrategia ha funcionado bien en un mundo relativamente determinista donde las mismas acciones llevaron los mismos resultados, y existían modelos predictivos más o menos exactos.

Pero, en el mundo actual en el que todo cambia rápidamente, ésta estrategia hay que mejorarla. Mejorar la fidelidad de los clientes es un tema clave en el mundo de la transformación digital. Una empresa puede diferenciarse de sus competidores de dos formas fundamentalmente, proporcionando una experiencia superior al cliente u ofreciendo precios más bajos. Para las empresas que prefieren la primera y quieren evitar la competencia en precio, las tecnologías digitales son la mejor manera de relacionarse con los clientes y darles un valor superior a precios asequibles.

Pero, proporcionar una experiencia superior no es suficiente. Las nuevas ofertas llegan al mercado más rápido que nunca, la lealtad a las marcas sigue disminuyendo, y el aumento de la competencia es constante. Los consumidores tienen más opciones que nunca en casi todas las categorías de productos y servicios, así como en los canales utilizados para adquirirlos. Los clientes aprovechan toda la información a la que tiene acceso para buscar la mejor opción.

Se trabaja más que nunca para lograr una mayor eficiencia y, sin embargo, se sigue tratando de adaptarse a las nuevas tecnologías, manteniendo los antiguos modelos de negocio. Esta estrategia se queda corta en la economía digital, en la que todo cambia más rápido. Las empresas deben centrarse en su propia transformación digital para estar al tanto de las demandas de sus clientes, cada vez más digitales. Es aquí donde entran las herramientas Lean, para ayudar a la empresas a sus transformación digital.

En el informe mencionado, enumera varios principios de gestión Lean utilizados por las mejores empresas en estos años, que no son más que los objetivos perseguidos en la Gestión de las Operaciones que deben mantenerse en toda empresa, como son:

Todas las filosofías Lean enfatizan el concepto de mejora continua, un esfuerzo continuo que busca sistemáticamente lograr cambios para conseguir a largo plazo mejorar significativamente todos los productos, servicios y procesos, así como la gestión global de la organización. Sin duda, volvemos a los conceptos no tan conocidos (desafortunadamente) de la gestión de Operaciones, que tienen entre otros objetivos conseguir esa mejora continua y que en estos momentos de la era de la economía digital, pasa por dar una mayor importancia a las herramientas Lean.


Suscribirse a comentarios Respuestas cerradas, se permiten trackback. |

Comentarios cerrados.


Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies