No sé yo ese sushi

Félix López – 21 de marzo, 2015

Estamos de enhorabuena. No solo los amantes del sushi. Tenemos ya traducida al español la obra de Gregory Clark A Farewall to Alms. No han encontrado mejor traducción que Adios a la Sopa de Pan, Hola al Sushi. Supongo que el editor considera más comercial este título que elaboraciones sobre Adios a las Limosmas, Ya no hay limosna, o Deslimosnados; se entiende, aunque el título desenfadado no pega con una obra tan seria.

A farewall to almsUn minibestseller histórico alabado y criticado. Así que vamos bien. Esta breve historia económica del mundo es ciertamente breve para los estándares al uso. El modelo de guión en tres actos de la humanidad -éramos todos tan pobres, luego algunos nos hicimos ricos, ¿por qué no todos somos ya ricos?- está dando mucho juego a los historiadores de la economía. Clark no se aparta del mismo, aunque al último acto no le dedica mucho pensamiento. El análisis es a nivel de naciones o sociedades. El acto primero, a nuestro juicio, es el más logrado. Hasta 1800 eramos tan pobres como nuestros antepasados cavernícolas, romanos o chinos de la época Ming. La trampa malthusiana.

El capítulo 2 La Lógica de la Economía Maltushiana es la mejor exposición de un modelo con características malthusianas que puedan encontrar; en contra de las simplistas exposiciones que sobre él se hacen, comprobarán cuan sutil puede ser en manos de Clark, por ejemplo analizando equilibrios en sociedades con clases aristocráticas suntuarias frente a sociedades más frugales.

Luego, nos hicimos ricos gracias a que nuestros tata… tatarabuelos, dentro de la miseria general de su época, eran de los más ricos. Alégrense, sí; descienden Uds. de gente de nivel. Sobre todo si se apellidan en inglés. Aunque es un libro sobre historia económica mundial al final resulta mayoritariamente un libro de historia económica inglesa. Normal, trata de explicar la revolución industrial. Los ricos en Inglaterra tenían mucha mayor fertilidad y menos mortalidad que los de clase baja. Así que se propagaron con celeridad transmitiendo a sus descendientes un conjunto de valores que facilitaron el desarrollo de la Revolución Industrial. Ética de esfuerzo y trabajo, ahorro, educación, capacidad de posponer el disfrute, etc.; este tipo de cosas. Nos lo transmitieron genética y culturalmente (dando ejemplo). En otros países este diferencial de propagación virtuosa no se produjo. Los pobres seguían reproduciéndose mayoritariamente y así han seguido pobres hasta ahora.

20150321_120443

Esta es una original explicación, una más de como milagrosamente la revolución industrial emergió con fuerza. Ni que decir tiene que esto es lo controvertido del libro, por lo cual ha recibido críticas a diestro y siniestro. Deirdre McCloskey, nos sirve como ejemplo; ejemplo ejemplar, como todo lo de McCloskey. Toda esta parte del libro dedicada a su tesis es quizás algo aburrida para el lector ocasional, con demasiado ejemplo estadístico demográfico, evaluación de progreso técnico, rentas, tipos de interés. Pero le entendemos; necesita todos estos datos para apuntalar su tesis.

También rebate otras serie de teorías competencia suya a la hora de explicar el despegue industrial. Es muy divertido todo su análisis sobre la comparación de la situación institucional entre la edad media inglesa y el siglo XVIII, tratando de evaluar que influencia ha podido tener el desarrollo institucional para servir de base a la industrialización. Existencia de mercados competitivos, protección de los derechos de propiedad, fiscalidad limitada, gasto público limitado, etc., estaban más desarrollados -sorpréndanse- en la época de Ivanhoe.

No sabemos por qué al final del libro se mete en una guerra sobre la ironía que el estudio de la acumulación de riqueza nos termine proporcionando datos sobre lo de el dinero no trae la felicidad. Tema interesante sin duda, pero que creemos sobra en este libro. En conjunto, es un libro extraordinario; aunque tratan de venderlo como de fácil lectura, cuasi novelesco, no lo es. Pero para los interesados en la historia económica e historia en general es todo un regalo.


Suscribirse a comentarios Respuestas cerradas, se permiten trackback. |

Comentarios cerrados.


Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies