Nuevo tiempo para las emprendedoras: Hacia un escenario 2.0

El lunes 7 de noviembre comienza en Almería el Curso de Creación de Empresas dirigido a mujeres emprendedoras. Participarán 25 mujeres con visión emprensarial capaces de crear su propio proyecto de empresa.

Cuando me he puesto a pensar en ellas,  y en que durante unos meses comenzarán a visualizar sus futuros negocios, tan necesarios en el escenario socioeconómico actual, he pensado: ¿Cuántas de ellas ya nacieron con espíritu emprendedor? y ¿Quiénes se convertirán a través de las materias y tutorías de este curso en autenticas mujeres empresarias?.

Durante los siguientes meses estas mujeres diseñaran sus proyectos empresariales, en los que tendrán también que integrar  innovaciones que den respuesta a las demandas presentes y futuras, además de asumir nuevas responsabilidades económicas, ambientales y sociales.

Esta reflexión me ha llevado a releer el interesante libro The Age of Responsibility: CSR 2.0 and The DNA of Business, donde se habla de la necesidad de una RSC 2.0, en el mundo de los negocios, y que integra los principios: Creatividad, Escalabilidad, Capacidad de respuesta, Glocality y Circularidad. Mientras lo volvía a analizar, pensaba que las emprendedoras también tienen que diseñar sus proyectos propios del escenario 2.0. Esto supone un tránsito de negocios tradicionales a otros propios de la era digital y de conocimiento. Para ello las mujeres deben hacer suyos los 5 principios anteriores. Veamos:

Creatividad: los retos sociales y ambientales son complejos, por lo que resulta vital que las mujeres aporten innovaciones a productos y servicios, pues como consumidoras conocen muy bien nuevas necesidades. Sin duda asignaturas, como creatividad o marketing deben responder a esta exigencia.

Escalabilidad: los proyectos empresariales deben concebirse con amplitud para llegar al mayor número de mercados.

Capacidad de Respuesta: las emprendedoras deben presentar capacidad de reacción ante las situaciones cambiantes y a veces complicadas, como pueden ser poder salir a mercados internacionales, y valorar su capacidad financiera para hacer frente a nuevas demandas.

Glocality:  .El término “glocal” – un acrónimo de global y local – se dice que proviene de la palabra japonesa dochakuka, que significa simplemente la localización global. Implica “pensar globalmente y actuar localmente”, y su origen se encuentra en la Cumbre de Rio de Janeiro 1992. Las empresas que quieran mantenerse en este mundo competitivo deberán asumir esta máxima y por supuesto sus líderes, sean mujeres y hombres.

Circularidad: concepto que incluye análisis del ciclo de vida de los productos y servicios, favoreciendo la sostenibilidad fundamental para la propia supervivencia de los negocios. Es importante integrar los análisis del ciclo de vida.

Todo comienzo es siempre apasionante. Para mí como profesora de RSC e Igualdad de oportunidades, estoy segura que estas mujeres integrarán los principios anteriores en las ideas que se convertirán en proyectos empresariales de éxito.

Para finalizar este post, quiero volver a incidir en la pregunta que formulaba en su principio: si estas mujeres nacieron ya con “ADN” de emprendedoras o el entorno económico les ha llevado a ser emprendedoras. Considero que por ahora este tema no es significativo, ya que realmente creo que lo verdaderamente importante serán sus futuros negocios en esta sociedad del conocimiento 2.0.


Suscribirse a comentarios Respuestas cerradas, se permiten trackback. |

Comentarios cerrados.


Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies