El Silicon Valley y su apuesta por las mujeres

Cuando se habla del Silicon Valley a todos nos viene a nuestra mente: creatividad, innovación, tecnología, etc. Esta tecnópolis se extiende a lo largo del Camino Real, la ruta de los misioneros españoles del siglo XVIII. Hoy, en los márgenes de la Interestatal 101, que une San José con el puente del Golden Gate, se asientan gigantes de la era digital como Google, Twitter, Oracle, Apple, Adobe, eBay, HP, Yahoo!, Intel o la NASA.

Pues bien, en este espacio dedicado a la generación de múltiples proyectos y empresas revolucionarias en la mayoría de los sectores tecnológicos y de la nueva economía, se encuentra, la prestigiosa Universidad de Stanford y su Centro para la Investigación sobre la Mujer. Éste fue creado en 1974 (Clayman Institute for Research), y su actividad se centra en la creación de conocimiento y en la implementación del cambio que promueva el avance en la igualdad de género. Su enfoque se dirige a innovaciones de género en la ciencia, la medicina y la tecnología. Son muchos los informes que se han generado al respecto, pero más recientemente, Cecilia Ridgeway profesora de Stanford, ha dado una vuelta de tuerca, dando un paso más allá sobre el potencial y nuevas aportaciones de las mujeres en el Silicon Valley. En él se contempla que ellas, son o pueden ser las artífices de una nueva ola de proyectos innovadores, diferentes a los que hasta ahora se han generado, y que van a resultar tan necesarios ante los desafíos económicos, sociales y medioambientales actuales y futuros.

Otros proyectos que van en la misma línea es  Thought Leadership Greenhouse desarrollados por The OpEd Project del Instituto Clayman junto con un equipo de líderes y expertos en género, que desean abordar la capacidad de liderazgo de las mujeres en las tecnologías de Internet, es sin duda una magnifica iniciativa que permitirá analizar el potencial e innovaciones que pueden aportar las mujeres a la nueva economía del conocimiento.

Los anteriores proyectos  me han parecido de lo más sugerentes, y hacen que me surjan las siguientes cuestiones en relación al talento femenino, en este siglo XXI:

1ª ¿Las mujeres apuestan por innovaciones más sostenibles?

2ª ¿La creatividad generada por mujeres se dirigen a proyectos más sociales?

3ª ¿Se crearán más start-up vinculadas a tecnologías que permitirán reducir la brecha digital de género, que persisten aún?

4ª ¿Cuáles serían los focos de atención del emprendimiento liderado por mujeres?

Evidentemente no conozco las respuestas. No obstante las iniciativas desarrolladas en la Universidad de Stanford me han puesto en la pista de un desafío que les lanzo (tanto a hombres como mujeres). Se trata de intentar responder a las 4 preguntas anteriores, pero aplicado al ámbito español. Estoy convencida que sus opiniones serán interesantes y reveladoras. Además permitirán extraer interesantes conclusiones. Solamente hay que tener presente que el Silicon Valley, a través de la Universidad de Stanford lleva años acogiendo y difundiendo las iniciativas de género. Tengámoslo presente y no lo olvidemos.!!

Imagen de previsualización de YouTube

Para finalizar, me gustaría recoger lo afirmado por  Eleanor Roosevelt, “El futuro pertenece a quienes creen en la belleza de sus sueños”.  Y que  yo no puedo estar más de acuerdo.

Aprovecho para dar la bienvenida a las Predirectivas del  Programa de Desarrollo Directivo , EOI, que comienza el día 28 de septiembre de 2011.


Suscribirse a comentarios Respuestas cerradas, se permiten trackback. |

Comentarios cerrados.


Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies