Habitar, el gran truco

Todo truco de magia –dice un maestro de magos– consta de tres momentos: primer acto, la Promesa, o presentación del objeto, el mago presenta como normal algo que puede no serlo; segundo acto, su desaparición, o el Cambio, y la reaparición del mismo, es la Actuación propiamente dicha, el mago presenta lo que aparentemente era normal como algo extraordinario, intentas averiguar el secreto, pero no puedes, por eso queda un tercer acto, momento llamado el Prestigio, lo imposible se convierte en posible.

La mayoría de las veces uno busca el secreto, pero no lo encuentra porque, claro está, en realidad no está mirando, uno no quiere saberlo realmente…, uno quiere que lo engañen…, porque espera un final ilusionante, mágico y que lo imposible, se haga real y posible; pero yo personalmente empiezo a  estar un tanto cansado de tanto trilero, porque nuestra élite política y empresarial ya no se molesta ni siquiera en seguir el protocolo y simplemente «perpetran» su numerito, no ilusionan y para colmo el resultado es nefasto, lesivo e incluso ofensivo a la inteligencia del público…

El Banco malo

Por el camino que lleva…, truco malo donde los haya…; fue barajado como opción por el Gobierno socialista en su última etapa, descartado por el popular nada más aterrizar tras su victoria electoral y de nuevo aparece como solución que todo resolverá reportándonos un 15%…, en 15 años!, con el permiso de la Señora Inflación claro está…, que eso pocos lo dicen…; a claras luces el Sareb va a cumplir todos las cánones del truco clásico malo…, de lo que se llama fraude…, vamos;  ¿será por eso que cada vez que oigo hablar de él, tengo la sensación de que algo chapucero se cuece entre bambalinas?, me permito utilizar las palabras de otro para evidenciarlo:

«…Una vez más se trata de una operación de salvamento en toda regla de las entidades bancarias utilizando para ello el dinero público e intentando disimular sobre el pequeño detalle de quien pagará la fiesta. No hay que ser muy listos para pensar que la factura no estará a cargo de los responsables de la quiebra sino de los ciudadanos.» Carlos Sánchez Mato.

Con el agravante de que, por ahora, el Sareb adquiere activos de entidades bancarias por valor aproximado de 40.000 millones, que en sus balances figuran con valor de 80.000…, a lo que podría pensarse que no está mal…, que no vamos a pagar la broma…; pero es que no es cierto…, muchos de esos activos , sobre todo el suelo, no van a a ser adquiridos por los «fondos buitres», sus cliente naturales…, por más del 20% del valor que hayan tenido en libros…, volveremos a perder «los mismos» y «los mismos» a ganar…, y ni siquiera se preocupan de adornarse con un truco de magia creíble, «fino», que nos mantenga en la ilusión…, o más simple, si no se puede hacer magia, que nos digan la verdad…; aunque pensándolo bien, quizás sea lo mejor que nos puede pasar…, que de una vez la calaña y la catadura moral de estas élites queden al descubierto…, el problema es que llegados a este punto, ¿qué hacemos con ellos…?, pregunta retórica claro…; que me contesto fácil y rápido; no habremos hecho nada, habrán pasado 15 años…, ¿se pilla, no?

Como dice Juan Tamariz, «La magia es el arte que colma nuestros deseos imposibles. Por eso nos fascina»…, joder, magistral Tamariz…, a mí lo que me gusta es la magia…; a ver como nos enteramos…, quién corresponda…, móntenselo como quieran, pero no más malos trucos, no más fraudes!.


Suscribirse a comentarios Respuestas cerradas, se permiten trackback. |

Comentarios cerrados.


Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies