Habitar, 268

Hace poco tiempo no hubiese sido noticia…, hoy, el acto de colocación de la primera piedra de una promoción de 268 viviendas, congrega a los medios de comunicación, a las fuerzas sociales de una ciudad, alcalde incluido y por supuesto, a los ilusionados futuros propietarios de una Comunidad de Propietarios que dan un paso más en la esforzada andadura que debieron de iniciar hace bastante tiempo atrás…, desgraciadamente, también congrega cada mañana a decenas de ex-empleados del sector de la construcción en busca de trabajo…, doy fe de ello.

Todo, he tenido la impresión, viene a confirmar que ésta crisis no es una nube de verano,  más bien se trata de un cambio en el clima…, y en el sector de la vivienda, quizás, permanente.

Esta reflexión, reflejo de la percepción de lo evidente, paradojicamente va acompañada de la constatación de que el sector inmobiliario en España, lejos de un replanteamiento estratégico de su negocio, está a la espera de la digestión del stock de vivienda existente y/o del retorno del fluir crediticio…, sin más, simple y llanamente…, con la intención de volver a lo mismo; a enfrentarse a la necesidad del cliente desarrollando su actividad de la misma forma que antes de la crisis y esperando obtener los mismos resultados.

Sinceramente creo que están en un error, a poco que se detengan a pensar, ni el macro, ni el microentorno son los mismos, ni siquiera el cliente responde a la oferta por la mismas necesidades y a falta de financiación, el mercado ha disminuido drásticamente de tamaño; ante esto, o innovan, o terminarán por desaparecer las pocas empresas que aún resisten…, más allá, si no incluyen el pensamiento Global en sus esquemas de actuación futura, ni siquiera las más potentes saldrán airosas del envite.

Pero ¿entienden las empresas inmobiliarias de innovación y de estratégia?; no pretendo ser yo el presuntuoso que conteste a esta pregunta, ni en positivo, ni en negativo, pero sí me atrevo a afirmar que, el acceso a la vivienda ha sido y seguirá siendo un problema no resuelto satisfactoriamente y que si siempre precisó de innovación, ahora esta necesidad es más perentoria aún.

Muchas sectores han sido ya partícipes de innovaciones de carácter disruptivo, ¿Para cuándo en el de la vivienda?

Para aquellos a los que el tema de las innovaciones disruptivas les interese, abajo un enlace a un interesante enfoque en el sector de la educación, que lo disfruten…

http://www.filosofitis.com.ar/2009/06/02/innovaciones-disruptivas-en-educacion-primera-parte/

 


Suscribirse a comentarios Respuestas cerradas, se permiten trackback. |

Comentarios cerrados.


Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies