Orgulloso de ser de Castellón, una “Smart City”

Castellón de la Plana se encuentra situado en la costa mediterránea de la península ibérica, justo al norte del Golfo de Valencia. Tal ciudad ha ido evolucionando, siendo originalmente una población agrícola y, tras la instalación continua de diversas instituciones políticas, judiciales, económicas, culturales y sociales, se ha transformado en una ciudad industrial y de servicios, hasta conseguir llegar a tal punto de considerarse una Smart City.

Algunos os preguntareis qué es esto de “Smart City” (traducido al español “Ciudad Inteligente”), pues significa gestión y eficiencia energética relacionado con el desarrollo urbano sostenible, que representa la manera de satisfacer las necesidades presentes sin perjudicar las generaciones futuras.

Teniendo en cuenta la finalidad del tema a tratar como es el sector del transporte, como no podía ser de otra manera, el TRAM (Transporte Metropolitano) de Castellón tomará su especial protagonismo, al suponer una alternativa moderna y ecológica a la hora de vetebrar la ciudad, uniendo sus principales polos de actividad como son la Universidad Jaume I (UJI), la estación, el centro y el Grao de Castellón, donde se concentra toda la actividad marítima.

Dicho esto, en qué se basa el TRAM?

Es una especie de autobús que emplea ruedas de caucho normales alimentándose a través de un tendido aéreo eléctrico, que funciona de forma semiautónoma al circular mediante el seguimiento (esta es la parte más ingenieril del sistema) de unas marcas especiales pintadas sobre la calzada, por medio de una cámara situada sobre el parabrisas de tal modo que la dirección se ajusta automáticamente siguiendo el trazado de las líneas discontinuas de color blanco que coinciden perfectamente con los cables que van sobre ellas (salvando las distancias, el mismo sistema es el que me recuerda al funcionamiento del “Scalextric”).

Cuál es la finalidad del TRAM? Esta innovación pretende mejorar la calidad de vida de los habitantes de la ciudad. Cómo?

Reduciendo el índice de contaminación medioambiental, aumentando la eficiencia de los servicios públicos, paliando los problemas del tráfico y mejorando la movilidad urbana mediante, y este es un tema muy importante que quiero resaltar, la participación e involucración de los ciudadanos. Se debe añadir que, al reducir costes energéticos se reduce, obviamente, gastos en la administración pública. Ese millón de euros que la ciudad consiguió ahorrar en la factura de la luz durante 2012, va a ir, seguro, en beneficio de otros servicios y prestaciones.

En cambio, hay ciertas controversias y polémicas que ha causado el modelo en una parte de la sociedad debido a que no ha satisfecho las necesidades iniciales para las que se había planteado: generar un transporte público que cubriera toda el área metropolitana de Castellón y que uniera los principales municipios. De momento, a pesar de los 5 millones de euros que ha costado la obra, aunque cofinanciada por Europa, la cantidad es desorbitada para haber acometido solo una ínfima parte de su trazado.

Qué ha supuesto la implantación del TRAM?

A parte de que se ahorra la pericia del conductor para circular tal vehículo, limitando su función a acelerar y frenar así como a despachar los billetes a los viajeros, concretamente la reurbanización de 17 calles de la ciudad que se están beneficiando de la reposición de servicios (alcantarillados, canalizaciones de agua potable, red telefónica) mejorando así la calidad de vida de los castellonenses, peatonalizando diversos ejes comerciales de nuestra ciudad reduciendo la contaminación ambiental y acústica, todo ello tras haberse adecuado y ampliado aceras en estas zonas, reducido al mínimo el volumen del tráfico y, en consecuencia, apostando también por consolidar comercialmente la capital de la Plana.

Me gustaría mostrar, si clicais en el siguiente link, un vídeo sobre el

Plan Integral de Movilidad Urbana de Castellón

Y, para finalizar, mi opinión personal…

Más allá de la polémica que ha habido sobre el coste del sistema y el uso que se le está dando actualmente, creo que es una apuesta de futuro moderna, elegante, ecológica y muy capaz de desplazarnos de una punta a otra de la ciudad en muy poco intervalo de tiempo, si se desarrolla adecuadamente e insisto con la colaboración de toda la ciudadanía.  Ahora falta que se añadan nuevas líneas a la actualmente existente, pues hay zonas de la ciudad (como el hospital general o el centro comercial La Salera) a las que vendría muy bien contar con una parada de TRAM. Si bien el verdadero reto es trazar una infraestructura plenamente funcional con sus transbordos, para ser una alternativa real al transporte clásico de viajeros.

Este sistema de transporte es ejemplo de europeísmo, de modernidad, que nos sitúa entre las ciudades de nuestro continente que afrontan el futuro de la movilidad urbana desde la constatación de que es posible llevarla a cabo y hacerlo mediante un servicio de transporte urbano puntual, accesible, limpio y respetuoso con el medio ambiente.


Suscribirse a comentarios Respuestas cerradas, se permiten trackback. |

Comentarios cerrados.


Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies