Los acuíferos y su repercusión

Vivimos en una sociedad rodeada de mil herramientas para estar cada día más informados y actualizados de  las distintas temáticas que más preocupan a la sociedad. Muchas de ellas son relacionadas con las repercusiones que tiene el ser humano en el medio ambiente.

Por ejemplo numerosas son las actuaciones que hemos realizado al entorno para que a nuestro grifo llegue el agua necesaria para mantenernos vivos. Agua procedente de embalses, desaladoras, ríos y de pozos subterráneos.

Fuente: Flickr
Fuente de Segorbe                                                                Fuente: Flickr (Carlos García)

Estos últimos han captado mi atención significativamente, ya que, los acuíferos son la fuente de agua dulce más grande de la tierra, pero a diferencia de las aguas superficiales se antojan más complicadas de gestionar por el simple hecho de que no se observan a simple vista. Aun así muchos son los países que abastecen sus demandas por dicha vía y que gracias a ellos el agua puede llegar a multitud de poblaciones o parcelas de riego que carecen de acceso a una posible fuente superficial.

Poza Azul en Cuatro Ciénegas Coahuila México          Fuente: Wikipedia

Sin embargo, tal como le pasa a los embalses es una fuente que se va agotando si no se tiene un control de la demanda. Además a diferencia de los anteriores esta no cuenta con contadores que nos indiquen quien es el captador y cuanto es lo que explota. Por dicha razón se sobreexplotaron de tal manera que alguno de ellos dejó de ser de utilidad. Por suerte actualmente eso está mucho más mediado que antes y se intenta gestionar de tal manera que vayan poco a poco recargándose y sigan una etapa lo más natural posible.

Aún de esta manera, no se llega a tener los resultados esperados por lo que se están desarrollando numerosos procesos e investigaciones para ayudar al entorno a disminuir el tiempo de recarga de manera artificial, sin alterar en la medida de lo posible al medio. Este proceso consiste en la introducción de agua en los acuíferos subterráneos mediante zanjas, bombeos, balsas etc. Esta actividad debe ser realizada con agua pretratada y de muy buena calidad para no modificar las condiciones naturales de las aguas subterráneas. Dicho método es costoso y difícil pero supone una ayuda tremenda para los acuíferos y los modelos de gestión de agua ya que, en muchos casos, los pozos son una herramienta estratégica para casos extremos de sequía que pueden alterar significativamente la rutina de poblaciones y regantes.

Recarga artificial de acuíferos                                            Fuente: Wikimedia Commons

 

Como conclusión creo que los acuíferos son una fuente importantísima de recursos hídricos que debe ser planificado y gestionado lo mejor posible intentando que las fluctuaciones de recarga y de salida de agua estén balanceadas. Además es importante apoyar la investigación de dichas recargas puesto que supone un proceso básico para muchas explotaciones de acuíferos que poco a poco se van debilitando.

 

Esta entrada fue publicada en magua, Sin categoría. Guarda el enlace permanente.