LA BURBUJA BIOTECNOLÓGICA

LA BURBUJA BIOTECNOLÓGICA
La fiebre biotecnológica podrían explicarse debido, en parte, a la idiosincrasia del negocio biosanitario y a ciertas tendencias observadas en los últimos años. En primer lugar la agencia estadounidense de medicamentos y alimentos, la FDA, responsable de la aprobación y regulación de nuevos fármacos, parece haber relajado en los últimos años los requisitos para la aprobación de nuevas drogas. Por otro lado las grandes farmacéuticas han reducido sus gastos en I+D, apostando por la subcontratación de servicios y por el modelo de innovación abierta, mucho más rentable para ellas. Este modelo colaborativo de innovación a su vez ha supuesto un repunte en la creación de startups muy especializadas, en algunos casos constituidas en torno a una o pocas moléculas que han mostrado algún resultado esperanzador en fase preclínica, y que tienen como principales clientes a las grandes farmacéuticas, lo que ha reavivado el interés de los inversores por las startups biotecnológicas. Está aún por ver si finalmente este sistema funciona para todos los agentes implicados, pero de momento los principales beneficiados del mismo son las startups que están viendo como sus valorizaciones alcanzan niveles estratosféricos.
Este modelo de innovación tiene sus inconvenientes y riesgos. Por un lado las grandes farmacéuticas hacen cada vez más hincapié en sus programas de innovación abierta y de colaboración con pequeñas compañías, aunque luego la realidad es bien distinta y a la hora de la verdad las vías de colaboración entre una startup y una gran farmacéutica son mucho más limitadas y complejas de lo que podría parecer. Generalmente la gran empresa solo se fijará en una droga o compuesto que esté en fases muy avanzadas del desarrollo, lo cual no suele ser el caso en muchas de las startups que surgen de la investigación básica o académica. De hecho la mayor parte de estas empresas surgen como una herramienta para llevar al mercado un compuesto concreto descubierto en el ámbito de la investigación básica que ha mostrado un buen comportamiento en fases preclínicas o en fases iniciales de ensayos clínicos. Estas compañías buscan en la mayoría de los casos el apoyo de alguna gran farmacéutica precisamente para llevar a cabo los ensayos clínicos y los trámites legales, cuyo coste no es asumible directamente por la startup. Sin embargo jugárselo todo a una carta no suele ser una buena estrategia, y si la droga o la pequeña familia de compuestos que desarrolla la compañía falla en alguna fase del ensayo clínico, el valor de la empresa se pierde. Este es el punto que quizás actualmente estén pasando por alto los inversores, al no tener en cuenta el riesgo a la hora de valorizar las empresas, generando unas expectativas que si no se cumplen podrían pinchar la burbuja.
Este escenario es sin embargo muy diferente al que encontramos en el Estado Español respecto al mismo sector. Por desgracia el volumen de inversiones en startups biotecnológicas en nuestro país no es suficiente como para que se dé una concentración de riesgo alta. No solo eso sino que además el perfil del inversor es muy especializado, no habiéndose dado aún, de forma significativa, la entrada de inversores relevantes que desconozcan el sector y que puedan ser sorprendidos por una repentina caída de las compañías biotecnológicas. Si bien en los últimos años parece se observa una tendencia hacia una mejora en el sector, con una mayor inversión en startups biotecnológicas españolas por parte de fondos de capital riesgo (en su mayor parte extranjeros), como el caso de Sanifit, la situación está todavía lejos del boom que vive actualmente el sector en EEUU. Actualmente las principales vías de financiación por parte de una startup en el Estado Español son muy limitadas y mucho más cuando nos referimos a financiación privada, si bien la tendencia observada en los mercados internacionales puede estar haciendo que esto cambie. Exista o no burbuja biotecnológica en EEUU, la actual tendencia podría tener un efecto muy favorable en el frágil tejido empresarial biotecnológico del Estado, generando un entorno propicio para que aumenten las inversiones en innovación.


Suscribirse a comentarios Respuestas cerradas, se permiten trackback. |

Comentarios cerrados.


Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies