Medidas para ahorrar energía en tu oficina

ahorro

De los resultados obtenidos por las auditorías energéticas realizadas por EOI Escuela de Organización Industrial a las empresas pertenecientes al sector Oficinas y Despachos, se han obtenido una serie de resultados y recomendaciones que os dejamos aquí ya que seguro son de utilidad para ahorrar energía en tu empresa.

Hemos observado que los principales consumos energéticos en una oficina provienen en primer lugar de la climatización, hasta un 55% teniendo en cuenta refrigeración y calefacción; seguidos de la iluminación y los equipos elécticos (hasta un 40%).

Algunas medidas para la reducción del consumo en climatización serían:

Instalación de sistemas centralizados de climatización. Éstos son los más recomendables desde un punto de vista energético y económico, ya que consumen mucho menos que los sistemas de equipos independientes como estufas, radiadores y convectores eléctricos.

Regulación adecuada de la temperatura de climatización. El IDAE recomienda mantener la temperatura de los equipos de climatización a 21ºC en invierno y 26ºC en verano, y estima que existe un ahorro de energía del 7% por cada grado que se baje la climatización.

Instalación de sistemas de climatización alimentados por fuentes de energía renovables, como la energía solar térmica (para sistemas de calefacción que trabajen a temparaturas por debajo de los 60ºC, como el suelo radiante o los fan-coil), y la biomasa. En caso de optar por fuentes de energía distitntas a las renovables, se recomienda el uso de gas natural frente a otros combustibles fósiles, como el gasóleo y los sistemas eléctricos deben ser la última opción a considerar dado su elevado impacto ambiental.

Mejora del aislamiento del edificio que evite ganancias y pérdidas térmicas gratuitas. Para evitar las pérdidas a través e techos se puede bajar su altura mediante galso techo o cubrirlo con manta aislante, en el caso de muros y paredes se pueden instalar aislantes rígidos de fibra de vidrio y placas de yeso y en el caso de las ventanas, sería conveniente instalar dobles acristalamientos. Además se pueden evitar las infiltraciones de aire que se producen a través de puertas y ventanas sellando las rendijas con silicona o burletes. Con estas mejoras de aislamiento se pueden reducir los consumos hasta en un 60%.

La iluminación compone otra gran gasto energético en edificios y oficinas (alrededor del 25%), que se podrían reducir llevando a cabo las siguientes prácticas de ahorro:

– Utilización de equipos de iluminación eficientes, sustituyendo las lámparas incandescentes por lámparas fluorescentes o de bajo consumo. Las bombillas de bajo consumo ahorran hasta un 80% de energía y duran hasta 15 veces más manteniendo el mismo nivel de iluminación.

Aprovechamiento de la luz natural orientando los puestos de trabajo de manera que se aproveche al máximo la iluminación natural o manteniendo levantadas las persianas, toldos o cortinas consiguiendo ahorros de hasta el 30% en el consumo eléctrico. Para la aplicación de estas medidas se debe tener siempre en cuenta que no se produzcan deslumbramientos.

– Instalación de sensores de luz que ajustan automáticamente la cantidad de luz emitida por la lámpara en función del aporte de luz natural que haya en la zona donde se encuentre ubicada. Estos equipos permiten alcanzar ahorros de entre el 45 y el 75% en el consumo eléctrico de las lámparas y aumenta su vida útil.

En lo referente a los equipos eléctricos, que engloban todo tipo de equipos informáticos (ordenadores, impresoras, escáneres,…), y que generan en torno al 15% de consumo energético de una oficina, es conveniente seguir algunos de estos consejos para reducirlo:

– Utilización de ordenadores portátiles frente a los de sobremesa. Éstos tienen pantallas de cristal líquido, que consumen mucho menos energía que los monitores de equipos convencionales, e inorporan más opciones de ahorro de energía.

– Uso de monitores con pantalla LCD que consumen entre un 50-70% menos de energía en modo encendido que los monitores convenicionales de tubo catódico (CRT)

– Uso de regletas múltiples con interruptor y/o enchufes programables, con esto se consigue evitar el consumo de energía que generan los equipos eléctricos en modo stand by.

Además, es muy importante la formación y sensibilización de los empleados a través de medidas como la creación de una guía de buenas prácticas a seguir en el puesto de trabajo. Esto sirve para garantizar la correcta gestión energética de la organización, ya que depende directamente de los hábitos de consumo y de uso que los empleados hacen de los equipos y de las instalaciones.

Estos servicios han sido realizados de manera gratuita a las PYMES gracias al Fondo Europeo de Desarrollo Regional (FEDER).


Suscribirse a comentarios Respuestas cerradas, se permiten trackback. |

Comentarios cerrados.


Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies