¿Estoy controlando los costes de mi PYME?

¿Puede sobrevivir a largo plazo una PYME sin la implantación de un modelo adecuado de contabilidad de costes y un cuadro de mando que se apoye en la información resultante de costes y resultados?

Probablemente la clave de la pregunta anterior se haya en la especificación del plazo. A corto plazo y en circunstancias de abundancia un proyecto empresarial sin un control adecuado de los costes puede sobrevivir, e incluso ser muy exitoso, gracias a dos factores principales:

¿Pero qué ocurre cuando analizamos estas situaciones a largo plazo? No cabe duda de que cuando una PYME ha de superar los sucesivos ciclos globales macroeconómicos y también los de su entorno más cercano tarde o temprano aparecerá el fenómeno de “la crisis”. Entrecomillo la palabra crisis en este contexto porque me refiero en esencia a un periodo para la PYME en el que ya no hay margen de error y la situación sólo se convierte en una auténtica crisis cuando diversos errores en la dirección y gestión de la organización, que antes eran “asumibles”, ahora son fatales.

Rehaciendo la pregunta de modo más general: ¿puede sobrevivir una PYME sin un modelo adecuado de costes? Mi respuesta sería: sólo si tiene mucha suerte y no durante mucho tiempo. Sin un modelo adecuado de costes se está dirigiendo la organización sin la información necesaria para la gestión. Es decir, se va a la deriva. Aún así, me temo que todos conocemos muchos ejemplos de pequeñas empresas que no tienen un modelo adecuado de contabilidad analítica o de costes.

Últimamente se habla mucho de la competitividad, por lo que corresponde aquí hacernos otra pregunta: ¿podemos ser competitivos sin un control adecuado de los costes? Obviamente no. El coste está íntimamente ligado al rendimiento. Aunque el rendimiento productivo no sea un aspecto contable resulta que el conocimiento que nos brinda la contabilidad analítica permite saber qué está fallando en nuestra estructura productiva y cómo solucionarlo. Insisto de nuevo, sin un modelo de costes adecuado no puede haber un cuadro de mando eficaz, se dirige a ciegas.

Siendo tan patente la necesidad de un buen modelo de contabilidad de costes, ¿cómo es posible que haya tantas PYMES que no lo tengan explícitamente en cuenta, o no le den la importancia que se merece? Me atrevo a suponer que hay un factor psicológico clave: la contabilidad financiera es bien conocida, siempre se aplican las mismas reglas y es de obligado cumplimiento. Sin embargo, la contabilidad de costes, para ser efectiva, debe ser un traje a medida para cada organización. Dicho de otro modo, su diseño requiere un esfuerzo muy superior. Pero en cualquier caso, conviene no olvidar que sin una adecuada contabilidad de costes, la contabilidad financiera está coja. ¿Qué utilidad tiene el análisis de unos estados financieros que se basan en una cuenta de resultados mal estimada?

La contabilidad de costes es un traje a medida porque analiza íntimamente nuestros procesos productivos, que son únicos. Por lo tanto, es muy importante ser consciente de que es algo que no puede abarcar un contable sin salir de su oficina. El diseño de un sistema de contabilidad de costes para la gestión implica por lo tanto analizar variables específicas de nuestro sistema productivo, a lo largo de toda nuestra cadena de valor, para poder obtener la información necesaria para la toma de decisiones.

Teniendo siempre en cuenta que el objetivo es obtener un cuadro de mando integral de costes y resultados para realizar una mejor gestión de la empresa, es patente que la confección de un buen modelo de costes no es fácil. La dificultad no reside en la complejidad matemática o técnica, en realidad el verdadero problema es que requiere la cooperación, concienciación y el alineamiento de toda la organización. En este sentido, nos encontramos con multitud de factores que afectan al diseño, desde la propia estructura organizativa de la empresa hasta la motivación de cada una de las personas que la forman. Por eso es importante involucrar a todos los equipos y comunicar la importancia de los procesos de análisis y control de costes. Para esto, nada mejor que una divertida clase sobre los principales modelos de contabilidad de costes:

Como decía antes, el modelo de contabilidad de costes de una empresa es necesariamente un traje a medida, porque implica el análisis y control de las actividades que se realizan en la organización. También por esto es importante conocer ejemplos específicos de los diferentes modelos de costes aplicados en diferentes empresas (tal y como se ilustra en la clase anterior).


Suscribirse a comentarios Respuestas cerradas, se permiten trackback. |

Comentarios cerrados.


Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies