Crear un eCommerce no es sencillo y requiere de profesionales

Últimamente se habla mucho de la necesidad de emprendedores que revitalicen la economía española y aporten al sistema productivo un cariz diferente y más orientado a los tiempos que corren, sin embargo emprender un negocio no es una tarea fácil y hacerlo en internet no tendría por qué ser menos, a pesar de lo que se pueda pensar.

El auge de creación de tiendas online durante los últimos años está siendo exponencial debido a dos motivos fundamentales: la necesidad de ampliar mercado o como una oportunidad de negocio que ofrezca una salida a la crisis. Cuantos más negocios mucho mejor, qué duda cabe, sin embargo crear un eCommerce conlleva habitualmente mucho más trabajo del que puede aparentemente presuponerse y éste trabajo implica tiempo y dinero.

Primero, antes de crear una tienda online de venta del producto que sea necesitamos llevar a cabo unos trámites burocráticos que aparte de tediosos son costosos. El registro mercantil, notaría, denominación social, etc. suponen un gasto superior a los 500 euros siempre que se realicen por cuenta propia, en el caso de la necesidad (más que probable) de intermediarios como gestores, etc. el precio se pude disparar más de lo que esperábamos.

Segundo, nos encontramos la necesidad de encontrar proveedores que aunque puede parecer simple, hay sectores donde surgen problemas habitualmente debito a las reticencias que existen sobre todo aquello referente a internet (por suerte estas opiniones van cambiando). En el caso de sectores relacionados con la alimentación y productos similares es posible encontrarse con pegas. Hay casos en que los proveedores no quieren vender sus productos a través de internet. Otros problema puede ser que tengamos diferentes proveedores y necesitemos de un almacenaje que también cuesta dinero o simplemente que tengamos que hacernos con un stock de productos que supongan una carga considerable. Por poner un ejemplo, supongamos una tienda online de jamones ibéricos cuyo coste medio supera los 100 euros por pieza. Además en este caso, los jamones si son de calidad necesitarán de condiciones de almacenaje concretas, etc. Ése es el ejemplo de productos alimenticios, si fueran no perecederos sería más sencillo.

Por otro, crear una plataforma de venta de productos conlleva la necesidad de un CMS. De manera sencilla y sin tecnicismos, necesitamos una “página web” para vender y además que esta página tenga un panel de control (a ojos del administrador, propietario, etc.) para gestionar las compras, etc. Este punto también cuesta dinero, a no ser que se sepa programar (cosa que no suele ser habitual) pues aunque las plataformas como Prestashop son gratuitas “en general” hay módulos o partes que deberemos comprar o si queremos realizar modificaciones necesitaremos de un programador, un diseñador gráfico, etc. En definitiva, el coste de crear esta plataforma de venta, si lo dejamos en manos de terceros, será superior a los 3.000 euros y en función del nivel de espeficificación (aunque no es lo habitual) puede rondar los 6.000 euros (en comercios no muy grandes). Es decir, todo tiene un precio que debemos tener planificado antes de comenzar a nuestro negocio.

Una vez que tenemos la plataforma de venta, tenemos que pensar varias cosas relacionadas tanto con el negocio como con el ecosistema online. Tenemos que plantearnos qué venderemos y cómo lo haremos para de este modo poder establecer la estructura interna de nuestro sitio web. Por ejemplo, qué categorías tendrán nuestra web o cómo organizaremos las listas de productos. Estas son tareas que a priori pueden parecer simples pero que una vez que nos ponemos con ellas, pueden ser bastante tediosas y complejas. Además, cuestiones como las categorías, etc. son puntos fundamentales a tener en cuenta para cuestiones de marketing online posteriores. Aquí es donde surge el acrónimo SEO, o lo que es lo mismo, posicionamiento orgánico en buscadores (es decir, intentar salir en los buscadores como Google, cuanto más arriba mejor). El SEO en sí es una profesión, por lo que no basta con leer cuatro artículos en internet para llegar a obtener buenos resultados en el posicionamiento de nuestro sitio web. Y en este caso, optimizar nuestra web supondrá de nuevo más tiempo y más dinero si lo que queremos hacer bien. Este punto es fundamental porque por aunque tengamos los mejores productos del mundo, los mejores precios y el comercio más bonito, sino nos encuentran los posibles compradores, de nada nos valdrá.

Nuestros productos pueden ser de muchísima calidad pero como comentaba, es posible que no nos encuentre nadie sino aparecemos en posiciones altas en los buscadores. Es por eso que además de tener en cuenta nuestro comercio, tenemos que tener en cuenta a la competencia e intentar prever nuestras capacidades futuras para hacernos un hueco dentro del mercado en el que queramos competir. Volviendo al caso de los jamones ibéricos del que hablaba antes, y porque una imagen vale más que mil palabras, si buscamos “comprar jamon” en Google ¿Cuántas tiendas online de jamones nos aparecen? ¿Seremos capaces de competir con nuestros productos ibéricos? En este caso ya no sólo sería cuestión del precio del jamón en nuestra tienda y en las tiendas de la competencia, sino que tendrías que ser coherentes a la hora de analizar nuestras posibilidades de hacernos un hueco entre tantas tiendas de jamones ibéricos, cosa que no es fácil. Tenemos que ponernos en la mente del consumidor y plantearnos, por ejemplo, qué búsquedas hacer a la hora de comprar jamon online en una tienda online o cómo podemos incitarle a que compre en internet y no en un comercio tradicional.

Ahora bien, si el posicionamiento de nuestro sitio web no es el que esperábamos, también podemos hacer publicidad para aparecer en los primeros resultados de Google, sin embargo, eso implica una inversión que puede ser elevada y que además no tiene por qué implicar ventas. Podemos tener visitas pero no vender. Y es posible que no vendamos no sólo por cuestiones competitivas (precios, productos, calidad, etc.) sino por otras más técnicas como la usabilidad de nuestra tienda (UX se denominan a estas cuestiones). Supongamos que la gente está interesada en comprar pero nuestro carrito de la compra es larguísimo de rellenar o genera dudas por las que la gente desiste. Además que este tipo de publicidad también requiere de especialistas sino queremos malgastar nuestro dinero, pues no es simple gestionar campañas publicitarias de este tipo. A la publicidad de Google con una plataforma de venta adecuada se le puede sacar mucho partido pero pensemos que conllevará más que una inversión, un gasto directo sobre el producto pues por cada visita que recibamos mediante este sistema de publicidad, tendremos que pagar. Continuando con nuestro ejemplo de los jamones ibéricos, el precio por clic durante casi todo el año, para las búsquedas más competidas como “comprar jamón”, “comprar jamón ibérico” o “venta de jamones online”, ronda los 70 céntimos de euro sin embargo en Navidad, como el producto del jamón ibérico es muy estacional, el coste de clic para aquellas palabras más competidas dentro del nicho del jamón ibérico puede duplicarse lo que supone un incremento de costes importante si además atendemos a que los márgenes de según de que tiendas de jamones son bajos.

Otro problema que podría surgir a la hora de abrir un eCommerse podrían ser los referentes a conseguir una plataforma de pago, un TPV virtual. Pues en muchos casos, hay que dotar con un fondo de reserva dicho TPV a modo de seguro. En el caso, nuevamente de los jamones que son un producto caro, lo posible que el banco te obligue a tener una dotación de 20.000 euros aproximadamente, contra contingencias. Si el producto que vendemos es más barato que los jamones ibérico, probablemente el fondo de contingencia será menor o incluso no sea necesario. Otra cuestión serían por ejemplo, las fotografías ¿Crees que es fácil conseguir fotografías para un eCommerce? No vale cualquier fotografía pues lo recomendable es que sean originales (no las que manda el proveedor) o ¿pensante en que una web tiene que tener contenido original?  Google penaliza a las web que duplican contenido tanto de otras webs como dentro de la misma web en diferentes fichas de producto. Volviendo a nuestro ejemplo, si una tienda vende 40 tipos de jamón ibérico ¿Pensaste cuanto trabajo puede llevar generar contenido diferente para cada una de las fichas de esos 40 tipos de jamón? Es más y si a los jamones le sumas variantes del tipo paletillas, o tipologías como jamón de bellota, jamón de recebo ¿Y pensantes cómo categorizar todo esto?  (es complicado). Y esto si hablamos de 40 productos, imagina que tienes cientos…

Después de todo esto piensa que sería interesante que no sólo fueses un comercio online que vendiese y ya está. Lo óptimo sería crear una marca, una reputación que al final se traduzca en ingresos o márgenes mayores y aquí ya hablaríamos branding desde el lado del producto y del consumidor (por ejemplo con el uso de redes sociales).

En definitiva

Si quieres abrir un comercio adelante pero antes plantéatelo todo bien pues emprender no es sencillo al menos en este caso.

 


Suscribirse a comentarios Respuestas cerradas, se permiten trackback. |

Comentarios cerrados.


Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies