Comentario final: Y, antes de la internacionalización, ¿Qué?

Creo que todos estamos de acuerdo en que el proceso de Globalización ya es imparable y que debemos de subirnos al tren de la internacionalización de nuestras pequeñas y medianas empresas como la forma de mantener y aumentar nuestro tejido industrial.  El cerrarnos las puertas a esa búsqueda de oportunidades en otros países puede suponer primero el estancamiento y después de la desaparición de la empresa, si no para todas, si para la gran mayoría.

Pero antes de lanzarnos a la búsqueda de nuevos mercados donde vender nuestro producto, comprar ventajosamente parte de los insumos e incluso aprender nuevas formas de gestión, debemos atender a aquello que estaba escrito en el pronaos del templo de Apolo en Delfos, “Conócete a ti mismo”.

Nada mejor para encontrar una definición de nuestra empresa, para saber quiénes somos, que responder a todas las preguntas que nos haga saber cuál es nuestra misión como empresa, que hacemos, como lo hacemos, quienes lo hacemos, si tenemos ventajas competitivas, como las definimos, etc.; cual es nuestra visión de los objetivos que queremos alcanzar, objetivos por otra parte ambiciosos pero realizables y, por último, nuestros valores. Los valores vendrán definidos por nuestra ética interna, con las personas que formamos la empresa, y por la ética con nuestros clientes.

Es muy importante tener claro todos estos puntos, y no importa que en el ejercicio de llegar a una definición debamos de rellenar muchos papeles, puesto que el formularnos preguntas y escribir las respuestas, nos dará pie a realizar una profunda y objetiva reflexión de nuestro status quo.

Seguramente, en este ejercicio de introspección nos hayamos dado cuenta de que tener un DAFO de la empresa puede ser una valiosísima herramienta que pueda ayudarnos a definir qué podemos  y que debemos hacer.

Conocer nuestras debilidades nos hará ser prudentes, saber cuáles son nuestros actuales límites, que vías son inadecuadas para alcanzar nuestros propósitos; conocer nuestras fortalezas nos dará seguridad, nos orientará a cerca de nuestras ventajas competitivas y lo mejor de todo es que, a la hora de analizar las amenazas y oportunidades que tenemos en el mercado, estaremos mejor posicionados, mejor orientados.

Los edificios se comienzan por los cimientos, y nuestros cimientos estarán entonces bien construidos para tener una presencia sólida y relevante en nuestro mercado interno, y utilizar las herramientas aprendidas para, de una manera ilusionante, enfrentarnos al reto que supone abordar mercados exteriores.

 

 


Suscribirse a comentarios Respuestas cerradas, se permiten trackback. |

Comentarios cerrados.


Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies