¿Mirar al exterior?

En estos últimos años todo el mundo habla de internacionalización, exportación, balanza comercial… Como si antes del estallido de la crisis esas cosas no importaran. Quizás sea eso. hasta 2007 en España no era necesario salir fuera a exportar, eramos “autosuficientes” teníamos una gallina que nos daba huevos pero de ladrillo no de oro. Teníamos unas condiciones favorables para el desarrollo del sector de la construcción, una ley del duelo favorable, unos intereses bajos y una demanda infinita (o casi). Luego llego la crisis y todo se nos despertamos del dulce sueño y comenzó la pesadilla.

Ahora salir al exterior casi es la única opción que le queda a la mayoría de las empresas, y como siempre nos pasa hasta que no estamos al borde del precipicio no reaccionamos, y eso tiene sus riesgos.

Por desgracia mi experiencia, a día de hoy, en internacionalización de empresas y exportación es muy limitada, y casi solo puedo hablar de casos cercanos, de amigos, familiares que se han lanzado al exterior a buscar una salida a su empresa, con mas o menos éxito, en algunos casos les he ayudado en lo que he podido, y casi siempre ha sido con acciones de networking, o como diríamos aquí “tirando de Agenda”, buscando contactos que estén ya implantados en los países destino o tengan relaciones comerciales con los mismo.

Cada vez son mas los casos de empresas españolas que están saliendo al exterior y haciendo las cosas muy bien, también es cierto que cada vez son mas los trabajadores cualificados que se están marchando del país en busca de una oportunidad que no le brinda el país.

Vemos como los políticos se enorgullecen de la evolución de la balanza de pagos en los últimos años y como se les llena la boca hablando de competitividad, y de lo bien que los están haciendo los empresarios españoles en el mundo. Pero frente a todas estas luces yo veo demasiadas sombras.

Hemos visto que el gran éxito del sector exterior es la innovación y la competitividad, dos conceptos inseparables, si eres innovador eres competitivo y la competitividad se mejora gracias a la innovación. Ahora les pedimos a las empresas que salgamos al exterior pero nos olvidamos de invertir en Innovación y recortar en educación, les cerramos las puestas a nuestros talentos y les forzamos a que salgan al exterior, aquí no tienen nada que hacer (movilidad exterior).

La balanza de pagos se ha mejorado, es cierto, pero mas por un descenso de las importaciones fruto de la caída del consumo interno que por un incremento de las exportaciones.

Aun seguimos esperando la ansiada y necesaria ley de emprendedores.

Se pretende que el peso de las exportaciones en el PIB sea del 40% en los próximos años, creo que es un reto asumible, ambicioso, pero asumible, solo falta que todos los agentes implicados pongan los medios necesarios para conseguirlo.


Suscribirse a comentarios Respuestas cerradas, se permiten trackback. |

Comentarios cerrados.


Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies