Creatividad y gestión de las relaciones

Una característica de los procesos de innovación es la creatividad. Ésta necesita de personas creativas y entornos de trabajo motivadores que la hagan florecer y, en ningún caso, la bloqueen. Por citar algunos ejemplos, una empresa creativa e innovadora prefiere una organización flexible, que permita separar las tareas creativas de las productivas, estructuras poco jerarquizadas, el trabajo en equipos pluridisciplinares, procesos de comunicación interna muy fluida e informal y, sobre todo, buenos líderes.

Pero ¿quién es un/a buen/a líder? ¿Qué tipo de líderes somos, tenemos y queremos ser?

Daniel Goleman (autor de “Inteligencia emocional”), en su libro “El líder resonante crea más” habla de líderes disonantes y resonantes. Los primeros son expertos en movilizar las emociones negativas de un grupo mediante actitudes como, excesiva y continua presión, gritos, humillaciones o manipulaciones de los compañeros de trabajo, autoritaritarismo, control excesivo, etc.,de forma que acaba sumiendo al grupo en frustración (o algo peor si estas actitudes permancen en el tiempo). Los segundos muestran empatía, son accesibles, muestran optimismo y, en general,contribuyen a crear un clima de trabajo agradable. Todo esto con el fin de que cada miembro del grupo dé lo mejor de sí mismo.

Daniel Goleman define al líder de un equipo como la persona que establece las normas de un equipo y maximiza la armonía y la colaboración entre sus integrantes para asegurarse así de aprovechar mejor las distintas capacidades de sus integrantes. El líder consigue en el grupo una sensación de bienestar que les lleva a compartir ideas, a aprender uno de otro y a asumir decisiones grupales. Añade también
que el líder puede modelar la conducta de los integrantes de un grupo a través de sus propias acciones o reforzando las acciones de aquellos miembros que contribuyan a aumentar la capacidad emocional del grupo o asegurándose del adeacuado estado emocional de las personas que forman parte del grupo.

¿A cuánt@s líderes hemos conocido con estas características? ¿Con qué tipo de personas queremos trabajar? ¿Queremos ser líderes resonantes o disonantes?

Hoy en día no hay duda de que el arte del liderazgo requiere de una combinación adecuada entre inteligencia y emoción ya que la capacidad intelectual, por sí sola, no hace al líder y tampoco ayuda a la creatividad y la innovación. Al fin y al cabo ¿no es la creatividad una forma de expresión y movilización de emociones?

Para l@s que puedan estar interesad@s en el tema, dejo el enlace al blog de Daniel Goleman http://danielgoleman.info/ y una charla que dio en las TED Talks de 2007 sobre compasión http://www.ted.com/talks/lang/en/daniel_goleman_on_compassion.html


Suscribirse a comentarios Respuestas cerradas, se permiten trackback. |

Comentarios cerrados.


Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies