Estrategias, tácticas y otros de Spainair

No podía dejar pasar más módulos de este master sin hablar del caso de Spainair. Y aprovechando los ya terminados, y el módulo en el que estamos, creo que este es un buen momento.

La compañía fue fundada en 1986 por Gerardo Díaz Ferrán y Gonzalo Pascual (puede que alguien asocie estos nombres a Air Comet o Grupo Marsans). En el año 2007 se deshicieron de ella dejando al mando al grupo SAS. Un año después se produjo el trágico accidente de Barajas y meses después, el grupo escandinavo consiguió vender la companía a inversores catalanes que vieron la oportunidad de tener una aerolínea propia que liderase las operaciones de El Prat y compitiese con Iberia. Sin embargo, los nuevos dueños no contaron con el negocio low cost que ya estaba dañando la industria aérea tradicional en Europa.

Los nuevos dueños quisieron hacer de Spainair una compañía similar a Iberia, con los mismos costes operativos, pero con vuelos operados por empresas de bajo coste. Dieron un vuelco a la imagen de la compañía. Cambiaron el logotipo, renovaron la flota de aviones, firmaron acuerdos comerciales con aerolíneas europeas y estadounidenses, y tiraron los precios. En estos momentos el principal accionariado (75% aproximadamente) correspondía a instituciones públicas, que han financiado a la compañía en varias ocasiones con capital público.

En el ejercicio 2010 Spainair obtuvo unas pérdidas de 115,7 millones de euros y 185,4 millones del año anterior. A estos resultados y otras complicaciones financieras (créditos) hay que sumar el aumento de los precios de los carburantes y la cada vez más agresiva competencia de las compañías low cost (segmento en el que Spainair no ha entrado).

Esta compañía, además, estaba en negociaciones con varios inversores internacionales (Qatar Air y el grupo chino HNA, entre otros). Ninguna de las negociaciones llegó a un acuerdo satisfactorio. Representantes de la Generalitat y el Ayuntamiento de Barcelona se desplazaron a Doha para conocer de primera mano la oferta de la aerolínea de los Emiratos Árabes. Qatar Air estaba dispuesta a comprar el 49% del capital de Spanair. No obstante, los planes de la Generalitat no convencieron a la empresa de los Emiratos Árabes ya que, por un lado, el control de Spainair seguía en manos públicas y, por otro,  Qatar Air temía que la UE considerara como ayudas de Estado las aportaciones que habían hecho las instituciones públicas y reclamara la devolución de estos fondos.

Qatar Air debía relizar una aportación de 150 millones para obtener el control de la compañía y, sin los cuales, la compañía no podía afrontar su futuro. Ante esta situación, el consejo de administración de Spanair, decide el cese de las operaciones y presenta concurso de acreedores (tema discutido recientemente en muchos blogs del EMBAON 2011). El concurso de acreedores está ya en marcha. También el ERE para los trabajadores de la compañía.

¿Y qué pasa con los viajeros que habían comprado sus billetes? Recientemente (La Razón, 9 de febrero) se ha publicado que el Ministerio de Fomento creará un fondo que asegure a los viajeros la percepción de las indemnizaciones correspondientes en el caso de cese de actividad de cualquier compañía de transporte.

Ante estos hechos me pregunto si, en algún momento y sobre todo cuando la compañía no consigue beneficios, hubo una planificación estratégica, si se hizo un análisis interno y prognosis del entorno (creo que esta parte no porque nadie se dio cuenta de la amenaza da las low cost), se formularon estrategias y se elaboró un plan estratégico y se hicieron los controles, revisiones y actualizaciones oportunas.

 

 


Suscribirse a comentarios Respuestas cerradas, se permiten trackback. |

Comentarios cerrados.


Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies