Economía Circular: Cradle to Cradle (de la cuna a la cuna)

La economía circular se basa en el concepto “Cradle to cradle”, una manera diferente de idear, diseñar y producir de forma que los elementos que componen los productos puedan ser 100% reutilizados o reciclados. Esto supone un cambio radical del concepto tradicional de nuestro sistema de producción porque exige poner la idea de ecoefectividad y del equilibrio entre la economía, la equidad y la ecología en el centro del diseño y desarrollo.

El concepto “cradle to cradle” se basa en tres principios:

  1. Residuo = Recurso. Todo se debe diseñar para que una vez acabada su vida útil, el 100% de los elementos que lo componen puedan ser aprovechados como recursos. Este sistema elimina el concepto de desecho porque estos equivalen a recursos.
  2. Energías renovables.  Este sistema depende de fuentes de energía renovables (solar, eólica, hidráulica, biocombustibles). Siempre que cumplan el principio anterior.
  3. Diversidad. Los sistemas naturales funcionan y prosperan a través de la complejidad. En lugar de crear soluciones genéricas como hacía el sistema tradicional, hay que apoyar la diversidad de diseños con un enfoque local, que cumplen mejor su función original al tener en cuenta las interacciones con los sistemas naturales en los que se enmarcan.

Os dejo un vídeo de una conferencia sobre diseño “de la cuna a la cuna” que dio el arquitecto Willian McDonough, que junto al químico Michael Braungart publicaron en 2002 el libro Cradle to Cradle: Remaking the Way We Make Things (De la cuna a la cuna. Rediseñando la forma en que hacemos las cosas)Ver video con subtítulos en castellano.

Ejemplo de economía circular aplicado al sector textil:

La marca de ropa deportiva PUMA lanzo el año pasado la colección InCycle, la primera colección de calzado, ropa y accesorios basada en el concepto cradle to cradle. Los productos de esta colección son totalmente reciclables o biodegradables. En este post os hablaré sobre dos productos de esta colección, una chaqueta de chándal y las zapatillas deportivas Puma Lifestyle.

La chaqueta está fabricada con poliéster reciclado procedente de botellas de PET usadas, al igual que la cremallera, esto es así para garantizar la homogeneidad de los materiales pensando en que sean totalmente reciclables al final de su vida útil. Esta chaqueta puede convertirse de nuevo en granulado de poliéster.

En cuanto a las zapatillas Puma Lifestyle, la parte superior está fabricada de una mezcla de algodón y lino orgánico y la suela está compuesta de un moderno bioplástico APINATbio©. Está composición esta ideada para que la zapatilla pueda ser desmenuzada en los materiales que la componen y transformada en humus mediante compostado natural volviendo de esta forma a los ecosistemas.

Además para ayudar en el proceso de recogida y reciclaje, Puma ha instalado contenedores de reciclaje en las tiendas para recoger zapatos, ropa y accesorios de cualquier marca, bajo la iniciativa “Bring Me Back”(devuelveme) en cooperación con la empresa de reciclaje I:CO.

 

Esta entrada fue publicada en Economía circular, medio ambiente, MIGMAMAD, residuos y etiquetada . Guarda el enlace permanente.