Fomentando la innovación y la creatividad en los MBA

Innovación es una palabra que está en boca de todos y a la que se le atribuyen valores mágicos. Hace unos días leía el post “A brief history of inventing innovation” en HBR donde se hacía eco de como en los años 80 de la pasado siglo no se hablaba de innovación si no de diversificación. Curioso como, con el tiempo, desde el concepto de diversificación hemos llegado a la innovación como la palabra (o más bien la actitud) que debe estar presente en todas las empresas.

En cualquier caso, la innovación en diferentes ámbitos, producto, servicio, procesos o gestión, se ha convertido en una necesidad para la supervivencia de las empresas…y si no que se lo digan a Nokia o a los fabricantes japoneses de electrónica, que se han visto desplazamos de la situación hegemónica que tenían hace unos años al perder el paso de la innovación. Frente a ellas, compañías como Apple, Google o Amazon, por citar algunas ligadas, de una u otra manera al sector tecnológico, están en la cabeza de todos como compañías que innovan y que avanzan.

El gran propósito de nuestros MBA es que logremos generar una actitud emprendedora entre nuestros alumnos y uno de los aspectos de dicha actitud está ligado con la creatividad y la innovación. Por ello, tampoco es casual que en las primeras semanas del MBA realicemos un taller de Innovación y creatividad (cuyo facilitador es Nestor Guerra) en el que pretendemos sentar las bases sobre dicha actitud.

Enlace permanente de imagen incrustada

Pero el desarollo de la innovación y creatividad no se pueden limitar a la realización de un taller aislado en el MBA. Una pieza capital es el desarrollo del proyecto de emprendimiento en el cual los alumnos, a lo largo de todo el curso, deben buscar la manera de contribuir a mejorar el mundo con su proyecto de emprendimiento. En esto somos especialmente insistentes y facilitamos las herramientas para que nuestros alumnos piensen en un proyecto que incorpore alguna innovación tecnológica y, adicionalmente, tenga un alcance internacional (los dos grandes vectores para competir a día de hoy en el mundo).

Y además debemos conseguir que nuestros alumnos sean permeables a todo el cambio que se está produciendo, a cómo las tecnologías y el diseño están cambiando la forma de concebir los negocios y las relaciones. Personalmente, la lectura de blogs como los de Harvard Business Review antes citado, o la lectura de los estupendos artículos de la revista Fast Company (para mi imprescindible),  o la visita periódica al Management Innovation Exchange de Gary Hamel, o el blog Design Thinking de Tim Brown (CEO de Ideo) por citar algunos, son fuentes de inspiración diaria para darse cuenta que el mundo cambia a una velocidad extraordinaria y que nada mejor como la innovación para poder seguir adelante.


Suscribirse a comentarios Respuestas cerradas. |

Comentarios cerrados.


Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies