Asi es…

“No importa cuan estrecho sea el camino, ni cuan cargado de castigo la sentencia, soy el amo de mi destino soy el capitán de mi alma.”

Es como termina el poema Invictus del poeta Ernest Henley. Cuyas frases sirvieron  de aliento y sostén a quien con lucha inquebrantable no se doblego ante las circunstancias, ni adversidades de la vida, sino que siguió adelante, y sin deparar  en lo difícil del camino alimentó su espíritu indomable con los golpes crueles de la vida y formó un carácter firme e intachable . Y entonces al final de la lucha; con espíritu perdonador y reconciliador se acerco a sus opresores.

Esto es para aquellos que creen en la GRANDEZA  de sus sueños y están dispuestos a pagar el precio y luchar por ellos.

 

Zernys C. P.


Suscribirse a comentarios Respuestas cerradas, se permiten trackback. |

Comentarios cerrados.


Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies