#CambiemosElJuego

Fuente: Cambiemoseljuego.com

Fuente: wwww.cambiemoseljuego.com

Llega Navidad, y con ella se dispara el consumo. Nuestras televisiones emiten más anuncios que informativos y tanto peques, como mayores redactan a los Reyes cartas donde plasman sus mejores deseos de cara al cada vez más mágico 6 de enero.

Este año una de las principales marcas del sector automovilístico ha lanzado la promoción de su nuevo modelo de alta gama, hasta aquí no hay nada nuevo dadas las fechas en las que nos encontramos. La novedad reside, más bien, en el mensaje que trasmite. El vehículo pasa a un segundo plano para dar vida a un corto de animación, y concienciar a una población cada vez más estereotipada.

Al llegar la noche los juguetes cobran vida, al menos así nos lo hizo ver la saga de Toy Story, y Audi ha sabido coger el relevo para centrar su historia en una juguetería.  Desde la primera escena se puede apreciar bien la distinción, pasillo iluminado en rosa para los juguetes de niña y azul para los de niño. Muñecas vestidas de princesa a un lado, y coches y soldados al otro.

Cuando el establecimiento cierra sus puertas y las luces se apagan, los estantes se llenan de vida con cada uno de los juguetes. Una de las muñecas decide romper las reglas, y buscando algo de acción decide pasar al estante donde se encuentran los coches, que en forma de piropo hacen sonar el claxon a su paso.  Ninguno llama la atención de la protagonista, salvo el rugido del motor del modelo promocionado en cuestión, el Audi Coupé R8, que la invita a subir, ella desafiante elude el puesto de copiloto para pasar al mando. Tras bajar del estante, montada en el vehículo, es donde descubre un mundo paralelo. Asombrada, aprecia que son las princesas las que juegan a fútbol y los soldaditos los que toman café en el jardín. Una ruptura de estereotipos que desafortunadamente, en los tiempos que corren, sigue siendo noticia.

La publicidad debe cumplir funciones importantes en la sociedad, y Audi ha sabido plasmar a la perfección esta necesidad. Con un spot apto para todos los públicos y bajo el mensaje de “Jugar, como conducir no debería entender de género”, nos indica que no existen juguetes de niño o de niña, como tampoco coches para hombre o para mujer. Ya basta de clasificar productos, que todos tenemos derecho a utilizar aquello que mejor nos convenga sin necesidad de ser juzgados.

Gran iniciativa de Audi, ante la que debemos de descubrirnos y quitarnos el sombrero. Porque no solo con el sexo se puede vender un producto. Así que ésta Navidad está en nuestra mano que #CambiemosElJuego para evitar que este tipo de spot sean noticia por el mensaje que trasmiten.


Suscribirse a comentarios Respuestas cerradas, se permiten trackback. |

Comentarios cerrados.


Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies